La Fundación Mediterránea dio su diagnóstico de la economía de Macri: optimismo con varios peros

Compartí esta noticia !

La delegación NEA de la Fundación Mediterránea cerró el año con un balance de la realidad económica matizado con un cocktail con empresarios de toda la región. El presidente del Instituto de Estudios Económicos sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana, Marcelo Capello rompió el hielo con una mirada sobre las últimas reformas del Gobierno nacional y su impacto en la economía. “Hay optimismo, pero con muchos peros”, deslizó sobre las medidas de Mauricio Macri, sobre quien advirtió, camina haciendo equilibrio “en una delgada línea roja”.

Capello mostró que los indicadores económicos revirtieron la caída de 2016, pero todavía los brotes verdes no llegaron al consumo masivo, que se refleja en las ventas de supermercados, ni a los autos nacionales, ya que la suba en las ventas se explica casi con exclusividad por las marcas importadas.

El especialista reconoció que la mejoría no llegó a la “masa”, ya que el salario real creció apenas por encima de la inflación y el consumo se mantiene en los mismos niveles del año pasado y podría estancarse también en 2018.

Sin embargo, sostuvo que la economía de Misiones creció 1,8 por ciento en el segundo trimestre de este año. “Con la economía Macri, le fue mejor a la Pampa Húmeda”, comparó.

Después, pasó a enumerar algunos puntos flacos que deberían ser señales amarillas. “El déficit financiero es de 6.8 por ciento del PBI, lo mismo que en 2016, mientras que en 2015 era de 5 puntos”, graficó.

“Es más del doble del déficit de los 90 y se financia con deuda, lo que plancha el tipo de cambio”, explicó.

Capello reveló que no hay un ajuste de fondo en las cuentas públicas, que apenas bajó 0,4 por ciento del PBI en dos años, aunque el gasto en subsidios se redujo uno por ciento. Lo que aumentó fue el pago de los intereses de la deuda y los fondos previsionales, que ahora se pretenden achicar con la reforma que tiene media sanción del Senado.

El déficit se explica también por una menor recaudación a raíz de la baja de retenciones a la soja y algunos otros impuestos que han bajado.

El otro punto sobre el que alertó el economista fue el déficit comercial, que es igual al de 1997. “Es un problema por el tipo de cambio apreciado y los altos costos laborales en dólares”.

Te puede Interesar  Empresas tecnológicas misioneras podrán acceder a beneficios de Amazon a través de Silicon Misiones

Capello coincidió con la mirada de los empresarios misioneros que advierten que la reforma impositiva debe contemplar la situación de economías de frontera afectadas por las asimetrías. “Es negativo que se elimine las compensaciones por zonas alejadas de la Capital”, sostuvo. Por caso, si se sostiene la exención de aportes patronales hasta 12 mil pesos, en realidad, los empresarios misioneros terminarán pagando más, ya que actualmente hay una reducción de aportes que llega al 9.7 en Posadas y 10.5 en el interior. Con la reforma impositiva, habrá que pagar 17 por ciento de aportes patronales. Capello reveló que le planteó este problema a los funcionarios de Hacienda, pero la respuesta fue que “no es bueno discriminar por regiones”, misma respuesta que recibieron autoridades de la Confederación Económica de Misiones cuando hicieron el mismo reclamo.

Otra crítica que hizo Capello es al ajuste sobre los jubilados. Indicó que con el sistema actual, de actualización por inflación, los jubilados deberían cobrar el año que viene cerca de 25 por ciento más. Ahora se reducirá a 20 o 21 por ciento, lo que supone un ahorro del 0,3 por ciento del PBI, en un monto equivalente a los 40 mil millones de pesos. Pero, advirtió, con la reforma, que se aplicará desde marzo, los jubilados perderán tres meses de cálculo de inflación.

Después, Gustavo Reyes, mostró algunas señales de optimismo. Indicó que mejoró la confianza del consumidor, pese a que el consumo “no explota”.

Para el economista mendocino, Argentina tiene acceso al financiamiento externo por un bajo riesgo país, por debajo del seis por ciento. Sin embargo, el déficit de cuenta corriente es el doble de los países emergentes, lo que revela un nivel de gastos por encima de los ingresos, con déficits gemelos que se financian en el 80 por ciento por toma de deuda externa.

“La inflación está bajando, pero menos de lo que proyectaba el Banco Central”, aseguró. Reyes advirtió que “hay un éxito relativo del Central” en sus políticas antiinflacionarias, ya que las tasas altas atraen el ingreso de dólares y eso plancha el tipo de cambio, lo que a su vez, esconde una tasa de inflación mucho más elevada. “Las puertas abiertas a la entrada de dólares generan un Deja Vu de la historia argentina, que todos sabemos cómo termina”, dramatizó.  

Te puede Interesar  El Banco Central compró US$118 millones y acumuló en la semana compras por US$754 millones

El economista advirtió que hay riesgos de corto plazo en el financiamiento del gasto vía endeudamiento, ya que el país queda expuesto a una eventual suba de las tasas de interés de los mercados financieros o un shock como el Tequila en los 90.

También puso el alerta en el riesgo de que exploten los pasivos del Banco Central, ya que la deuda en Lebacs, puede superar a las reservas de la entidad.

A mediano plazo, alertó sobre el déficit fiscal, cuya reducción “gradual” expone al país a una elevada deuda, cuyo grifo puede cerrarse en cualquier momento. “Si se financiara en pesos, necesitaríamos una emisión que equivaldría a un 70 por ciento de inflación”, advirtió.

Reyes explicó que el gasto solo bajó en subsidios, pero el gasto financiero aumentó 28 por ciento, lo que revela un “cero ajuste” real. “Las reformas impositivas no parecen muy ambiciosas, ya que tendrán impacto recién en cinco años”, argumentó.

“Hay cero plan de Argentina. No hemos visto planes”, de reformas estructurales, cuestionó. Ante una consulta de Economis, Reyes sostuvo que los riesgos de mediano plazo no están demasiado lejos en el horizonte. “Si no hay cambios profundos en 2018, 2019 puede ser un año complicado”, pronosticó.  

Antes de los brindis, el economista misionero Gerardo Alonso Schwarz dio un panorama sobre la región. Contó algunas flaquezas de la economía regional, como los salarios bajos y la pérdida de empleo en los últimos dos años, que se recuperó levemente en los últimos meses. Sin embargo, la construcción, el sector más afectado, todavía está cuatro mil puestos debajo del pico de los quince mil obreros en blanco de agosto de 2015.

 

About The Author

Compartí esta noticia !

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin