Software made in Misiones, la industria del presente

Compartí esta noticia !

Misiones está en el podio de las provincias donde más creció el empleo en la industria del software. Algo impensado hace algunos años. Sin embargo, no fue una sorpresa que la industria del software se haya transformado en la de mayor crecimiento relativo en los últimos dos años, con 74,5 por ciento, superando a industrias tradicionales y al sector comercial. Es una realidad que obedece al impulso que se le ha dado en los últimos años al desarrollo tecnológico desde la más temprana edad. La escuela de Robótica fue el primer paso. El Silicon Misiones, cuya primera etapa podría inaugurarse este mismo año, será el nido que cobije a más empresas. Algunos unicornios ya han puesto su mirada en la tierra colorada para tener oficinas propias en el Silicon.

Pero más allá del impulso del Estado, Misiones cuenta con 88 firmas tecnológicas reconocidas, aunque se estima que debe haber más de un centenar, con distinto grado de formalización.

Computadoras, celulares, navegadores de automóviles, hasta electrodomésticos de uso diario, es difícil imaginarse un presente sin el funcionamiento de diferentes softwares que agilizan la cotidianeidad de las personas o el funcionamiento de una cadena productiva de un aserradero.

La clave en la expansión de las empresas de base tecnológica es la constante demanda, local e internacional, ya que los servicios se pueden contratar y Argentina es hoy “barata” en comparación de China o India, los proveedores globales de servicios similares. Alta demanda y salarios superiores a la media son ingredientes seductores. En la Argentina el sector no para de crear empleos, con 137.431 puestos de trabajo en enero, un 39% más que en el mismo mes de 2017 y con una suba de casi 30.000 puestos respecto de tres años atrás. En Misiones en los últimos dos años se crearon 232 empleos en la industria del software. Pero pueden ser incluso más, porque “en el mercado hay mucha gente que trabaja para afuera”, detallan los conocedores del sector. 

Buenos Aires, CABA, Córdoba y Santa Fe fueron las de mayores subas absolutas”, respectivamente con 8.537, 5.074, 2,178 y 1.081 trabajadores más que en enero de 2020.  En la nómina siguen en orden decreciente Mendoza, con 761 empleados de incremento bianual, Tucumán (441), Entre Ríos (384), Chaco (233), Misiones (232), San Juan (215) y Salta (201). Los salarios reales del sector vienen siendo de los más dinámicos de la economía y en enero alcanzaron el mayor nivel en más de cinco años.

Una de las principales empresas de desarrollo de software de Misiones, es Sirius que se dedica particularmente al rubro de servicios, es decir, que no programan un producto propio, sino que forman equipos para ser partners de otras empresas que están armando un producto digital y necesitan a alguien que se encargue de la parte software desde el comienzo. De esta manera, desde Sirius se encargan del lenguaje a utilizar para programar, cómo lo hacen, la cantidad de gente que va a necesitar, presupuesto y conseguir los ingenieros y desarrolladores para poder llevar a cabo el producto.

Ignacio Núñez es el CEO de la empresa y explica que una de las particularidades del mundo de hoy es que las cosas funcionan más con software que en forma manual. “Antes un auto se dañaba y lo llevaba a un mecánico que se daba un poco de maña y lo arreglaba y hoy es más común escuchar la frase: “Hay una falla en la computadora”. Entonces, ¿Qué es esa falla en la computadora? Bueno, tiene que ver con algo que sucedió en el software o algún hardware que falló y trabó el software”, explicó.

Te puede Interesar  A 27 años, Diego Maradona recordó su paso por Posadas

Núñez advierte que, por estos motivos, la cantidad de mano de obra en el rubro es cada vez mayor y seguirá creciendo, debido a que todas las industrias se encaminan hacia la transformación digital en sus procesos productivos, donde el software es totalmente dominante.

Una de las particularidades de esta industria es el bajo promedio de edad de quienes la integran y la llevan adelante. Este fenómeno se explica, entre otras cosas, a la vertiginosa escalada de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC´s) y el interés por parte de la juventud que nació y creció con ellas, los famosos “nativos digitales”.

Sirius no es la excepción de la regla. El promedio de edad de los trabajadores es de 23 años, de un total de 80 programadores. A pesar que la “era digital” se inició en los años 90´, todo el desarrollo web y de aplicaciones avanza a pasos agigantados, por lo que los contenidos de currícula de las carreras de informática de hace diez años, ya son obsoletos, en su mayoría. “Yo tengo 30 años y ya quedé desactualizado, de lo que aprendí en la facultad hace 6 o 7 años. No tiene nada que ver con lo que se da ahora, entonces también eso da una oportunidad enorme a los jóvenes”, puntualiza. “Cuando tenía 15 años, recién tenía internet banda ancha en casa, mientras que hay chicos que ya me miran como cuando mi abuelo me contaba que pasaba el lechero y les servía la leche”, compara. 

Núñez sostiene que en este mercado laboral no existe el cartel en la solicitud de trabajadores que demande diez años de experiencia, porque en esos años no existían las tecnologías que hoy se usan cotidianamente. “¿Cómo medimos el talento con ese desarrollo? Nos pone a todos y principalmente a los más jóvenes, en un nivel de competencia enorme”, detalla.

Lo único que necesitás es una computadora para poder ponerte a trabajar, no hacen falta demasiadas oficinas ni mucho más. Es tu habilidad, tu cabeza, con la computadora como aliada y no mucho más que eso. Además, la demanda es globalizada, pero se puede trabajar desde lo microlocal -la casa- para Estados Unidos o China. 

La otra ventaja es que Argentina es hoy competitiva en dólares. “Entre tener a una persona en San Francisco por 12.000 dólares al mes y tenerlo a 10.000 kilómetros por 4.000 dólares (que acá es un flor de sueldo) me quedo con el de 4000 dólares”, enumera Nuñez. Si a eso se le agrega talento, se puede competir con cualquier país. 

La educación formal del rubro, es decir las carreras de programador, analistas e ingeniería en sistemas, existen, pero cubren todo lo nuevo, que surge en el día a día, por lo que se debe complementar con cursos, talleres o hasta de manera autodidacta.

Francisco Gianotti, es licenciado en Diseño Industrial y trabaja para la firma Yacaré, una fintech con base en Misiones. Advierte que la industria es un rubro con mucha demanda y con salida laboral rápida, pero que depende también de la base personal para escalar en el mercado. “Actualmente estamos contratando gente que está capacitándose y a la vez estamos capacitando en desarrollo para que puedan moverse en el ámbito laboral”, revela.   La empresa contrató a nueve personas en Misiones en estos últimos dos meses, con sueldos de base de entre unos 120.000 pesos brutos en un perfil junior training. De ahí para arriba depende de la formación de cada seniority y de cada desarrollador. 

Te puede Interesar  La Coneau acreditó por seis años la carrera de Ingeniería Forestal

En esa línea, los profesionales del área coinciden en que hay una cultura de mantenerse actualizado y vigente, porque lo aprendido hace cinco años ya no sirve. Por ese mismo motivo, la persona que no está actualizada queda también fuera del mercado laboral muy rápido, algo que también es bueno para la gente joven, que busca ese dinamismo.

El mercado

La industria cuenta con muchas ventajas: lo redituable, la amplia salida laboral que tiene y lo práctico que es para trabajar. Lo único que se necesita es una computadora para poder trabajar, no hacen falta demasiadas oficinas, sólo la habilidad, la cabeza, con la computadora como aliada y no mucho más que eso.

El software es un sector hiper dinámico y de altos salarios. Pero hay algo que mejorar: está muy desarrollado en Capital Federal (como en casi todo lo demás) pero mucho menos en el resto del país. Un elemento clave es la velocidad de internet: la conectividad. En Misiones, por ejemplo, la zona oriental todavía tiene baja conectividad telefónica y muchas veces depende de operadores brasileños para internet o el acceso a la televisión. Por eso será clave la extensión de la red de fibra óptica federal que depende de Arsat y también la expansión de antenas satelitales que prometió su presidente, Matías Tombolini, durante su paso por la provincia. Sería una buena forma de agrandar el círculo virtuoso. La demanda, así como el empleo, está en alza.

En 2021, Silicon Misiones capacitó a más de 11.000 alumnos en 2.000 horas cátedra. En 2022 ya inició capacitaciones acerca de la Introducción a la programación, mecatrónica, la nube Amazon, la Ciencia de Datos y la Biotecnología aplicada. Así también el armado de una escuela de negocios que permita nutrir a los emprendedores de herramientas para posicionar su producto.

El objetivo es, cada tres meses, tener sucesivas camadas de programadores formados en tres niveles consecutivos y en distintos puntos del territorio misionero.

En la misma línea, el Polo TIC Misiones educa con la finalidad de cambiar la matriz productiva orientándola a las nuevas tecnologías, y con ese objetivo más de 20.600 alumnos se capacitaron a lo largo de 2021.

Este año ya está abierta la inscripción a  nueve  cursos como Programación desde cero, Electrónica aplicada, Marketing digital y Base de datos entre otros, para seguir potenciando a la juventud en la expansión de la Economía del Conocimiento. En paralelo, la subsecretaría de Biotecnología se creó en 2021 y en ese año se realizaron cuatro capacitaciones virtuales en temas específicos de Biotecnología con más de mil inscriptos. Este año, se comenzó a dictar el primer curso presencial en Biotecnología vegetal, con 30 inscriptos que realizarán prácticas en tecnologías de punta. Debido al interés que la comunidad mostró en capacitarse en Biotecnología, se proyecta replicar este curso y están programadas capacitaciones presenciales y virtuales en otras áreas de la ciencia y la Biotecnología, así como su divulgación y el emprendedurismo.  

No es sólo pensar en el teléfono celular o en la computadora. La chacra también se moderniza. Se puso en marcha el programa EFA 4.0 en el cual se abordarán tres líneas principales en las 28 EFAs y 4 IEA  de la provincia. Por un lado, se destinarán materiales de laboratorio para realizar experiencias específicas en el área de la Biotecnología y se capacitará a los docentes. Por otra parte, se desarrollará, junto con la escuela de Robótica, el proyecto de huertas hidropónicas automatizadas.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin