La transición de China hacia una economía baja en carbono y la resiliencia climática necesita cambios en los recursos y las tecnologías

El cambio climático representa una amenaza importante para la prosperidad a largo plazo de China. Al mismo tiempo, el país está bien posicionado para cumplir con sus compromisos climáticos y hacer la transición a una economía más verde mientras cumple con sus objetivos de desarrollo, según un informe del Grupo del Banco Mundial publicado hoy.

Compartí esta noticia !

El cambio climático representa una amenaza importante para la prosperidad a largo plazo de China. Al mismo tiempo, el país está bien posicionado para cumplir con sus compromisos climáticos y hacer la transición a una economía más verde mientras cumple con sus objetivos de desarrollo, según un informe del Grupo del Banco Mundial publicado hoy.

El Informe sobre el clima y el desarrollo del país (CCDR) del Grupo del Banco Mundial para China analiza los cambios fundamentales en la energía, la industria, el transporte, las ciudades y el uso de la tierra que permitirían a China cumplir sus compromisos nacionales para alcanzar las emisiones máximas de carbono antes de 2030 y lograr la neutralidad de carbono. para 2060. El informe destaca la urgencia de la acción, debido a la gran emisión de gases de efecto invernadero de China, la fuerte exposición de la población y la infraestructura económica de China a los riesgos climáticos, y el papel fundamental de China en los esfuerzos globales para combatir el cambio climático.

Los impactos del cambio climático amenazan las ciudades costeras bajas densamente pobladas y económicamente críticas de China, que albergan aproximadamente una quinta parte de la población de China y contribuyen con un tercio de su PIB. China ya experimenta frecuentes inundaciones costeras, marejadas ciclónicas, erosión costera e intrusión de agua salada. El cambio climático constante podría conducir a pérdidas estimadas del PIB de entre 0,5 y 2,3 por ciento ya en 2030, según el informe.

Sin que China haga una transición exitosa hacia una economía baja en carbono, será imposible alcanzar los objetivos climáticos globales. China emite el 27 por ciento del dióxido de carbono global y un tercio de los gases de efecto invernadero del mundo. Esta transición requerirá un cambio masivo en los recursos, la innovación y las nuevas tecnologías para mejorar la eficiencia energética y la productividad de los recursos. Sin embargo, las capacidades tecnológicas avanzadas de China significan que el camino hacia la neutralidad de carbono abrirá nuevas vías para el desarrollo.

“Las perspectivas de crecimiento a largo plazo de China dependen cada vez más del reequilibrio de la economía desde la inversión en infraestructura hasta la innovación, desde las exportaciones hasta el consumo interno, y desde la asignación de recursos impulsada por el estado a la impulsada por el mercado”, dijo el vicepresidente del Banco Mundial para Asia Oriental y el Pacífico. Manuela V. Ferro. “Este informe muestra que las reformas que China necesita para cambiar a un crecimiento de tan alta calidad también reducirían significativamente el costo de la acción climática”.

El informe enumera una serie de ventajas que permitirían a China convertir el desafío climático en una oportunidad: aumentar los rendimientos de la producción y el desarrollo de tecnologías bajas en carbono, como el almacenamiento de energía eólica y electricidad; una alta tasa de ahorro interno y una posición de liderazgo en finanzas verdes; y la capacidad de crear empleos altamente calificados en industrias de alta productividad. China ya tiene un estimado de 54 millones de “empleos verdes”, con más de 4 millones de empleos en energía renovable. China también ha anunciado que dejará de construir centrales eléctricas de carbón en el extranjero y aumentará el apoyo a otros países en el desarrollo de energía verde y baja en carbono.

Te puede Interesar  Desde la CEM repudian la retención anticipada de Ingresos Brutos en tarjetas

La participación del sector privado es crucial en el camino de China hacia la neutralidad de carbono. El informe destaca la importancia de que los sectores público y privado trabajen juntos para abordar el desafío. Un entorno regulatorio más predecible, así como un mejor acceso a los mercados y las finanzas, permitirían que el sector privado desempeñe un papel central en la entrega de soluciones de mercado, mejorando la productividad, reduciendo costos, estimulando la innovación tecnológica y llenando la brecha financiera.

 Para alcanzar emisiones netas cero para 2060, el informe estima que China necesita entre 14 y 17 billones de dólares estadounidenses en inversiones adicionales para infraestructura y tecnología verdes solo en los sectores de energía y transporte  , dijo Ruth, vicepresidenta regional de IFC para Asia y el Pacífico. Horowitz. “Dado el enorme precio, las inversiones públicas no serán suficientes para satisfacer estas necesidades, por lo que China necesita reformas políticas y regulatorias para estimular el sector privado y aprovechar al máximo el potencial de inversión e innovación ”.

El informe contiene un conjunto completo de recomendaciones de política a nivel de sector y de toda la economía, incluidos los sectores de la energía, la industria, la construcción, la agricultura, el transporte y otros. Éstos incluyen:

  • Acelerar la transición del sector eléctrico aumentando la capacidad de generación de energía solar y eólica para 2030 a 1700 gigavatios desde el objetivo actual de 1200 gigavatios, y mejorando la integración de las energías renovables invirtiendo en almacenamiento de energía.
  • Acelerar la electrificación en vehículos privados y comerciales y proporcionar una infraestructura de carga adecuada.
  • Garantizar una transición justa para aquellas regiones y comunidades más afectadas por el abandono de los combustibles fósiles, por ejemplo, mejorando la movilidad laboral y desarrollando un paquete integral de políticas laborales que incluya capacitación y capacitación, así como compensación para los trabajadores despedidos.
  • En el sector de la construcción, desarrollando requisitos de divulgación y mejorando los estándares ecológicos.
  • Reformar los subsidios para el uso del agua, el uso de energía en el riego y la producción de fertilizantes para apoyar el uso de la tierra con bajas emisiones de carbono en la agricultura.
  • Usar pagos de compensación por ecosistemas, desarrollar un mercado de compensación y seguros de riesgo de desastres relacionados con el clima para fomentar una mayor inversión en sumideros de carbono y resiliencia climática.
  • Ampliar el Sistema de Comercio de Emisiones actual en el sector eléctrico a otros sectores con alto contenido de carbono, como el acero, el hierro y el cemento, y hacer una transición gradual a límites absolutos de emisiones.
  • Fomentar estrategias corporativas bajas en carbono en empresas estatales, incluso mediante la adopción de contabilidad y objetivos de carbono para apoyar los objetivos nacionales.
  • Establecer un sistema de contabilidad de emisiones corporativas de alta calidad y exigir informes financieros relacionados con el clima.
Te puede Interesar  Misiones cierra noviembre con desabastecimiento de combustible

Los modelos realizados para el informe indican que, si bien la transición de China a la neutralidad de carbono sería un desafío, los costos económicos a largo plazo seguirían siendo manejables. Sin embargo, habrá pérdidas de puestos de trabajo en sectores intensivos en emisiones como la industria del carbón. Para abordar esto, el informe brinda recomendaciones sobre una transición justa hacia una economía baja en carbono. Esto podría lograrse mediante el apoyo a los hogares pobres ante el aumento de los precios de la energía, capacitando y capacitando a los trabajadores del sector de los combustibles fósiles y brindando asistencia específica a las comunidades locales más afectadas.

Los Informes sobre el clima y el desarrollo por países (CCDR) del Grupo del Banco Mundial son nuevos informes básicos de diagnóstico que integran consideraciones sobre el cambio climático y el desarrollo. Ayudarán a los países a priorizar las acciones más impactantes que pueden reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) e impulsar la adaptación, al tiempo que cumplen objetivos de desarrollo más amplios. Los CCDR se basan en datos e investigaciones rigurosas e identifican las principales vías para reducir las emisiones de GEI y las vulnerabilidades climáticas, incluidos los costos y desafíos, así como los beneficios y oportunidades de hacerlo. Los informes sugieren acciones prioritarias concretas para apoyar la transición resiliente y baja en carbono. Como documentos públicos, los CCDR tienen como objetivo informar a los gobiernos, los ciudadanos, el sector privado y los socios para el desarrollo y permitir compromisos con la agenda climática y de desarrollo. Los CCDR se incorporarán a otros diagnósticos centrales del Grupo del Banco, compromisos de país y operaciones, y ayudarán a atraer financiamiento y financiamiento directo para la acción climática de alto impacto.

About The Author

Compartí esta noticia !

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin