Los estacioneros reclaman participar de una mesa tripartita junto a petroleras y funcionarios

Compartí esta noticia !

Las Estaciones de Servicio de Argentina cierran un año en el que debieron afrontar varias adversidades, tales como períodos de quiebres de stock (principalmente gasoil), desfasajes en los precios en surtidor, baja rentabilidad, o diferencias por paritarias salariales, entre otros aspectos.

Y considerando que restan poco días para que concluya el 2022 y que 2023 será año electoral, Carlos Gold, expresidente de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos (CECHA) y actual secretario de Relaciones Institucionales, analizó qué se puede esperar para el próximo año, al tiempo que planteó que se puede optimizar el funcionamiento de las Estaciones de Servicio siempre y cuando mejoren ciertas condiciones y relaciones entre distintos sectores.

Hay que tener en cuenta cuatro variables: relaciones con el Gobierno, con el sindicato, con las petroleras y las que se dan entre las distintas cámaras expendedoras. Si alguna de esas patas se quiebra o está endeble, repercute en todo el andamiento. Y lamentablemente, durante 2022 hubo algunas que estuvieron débiles”, sostuvo en diálogo con surtidores.com.ar.

Es por ello que para el directivo podrían aparecer viejos fantasmas que reediten los problemas previamente mencionados, aunque reconoció que para afrontarlos será “fundamental” zanjar las diferencias, en primera instancia con el sindicato de trabajadores para que los estacioneros y empleados trabajen con estabilidad y tranquilidad.

Mientras que en segunda instancia, planteó la importancia de fortalecer aún más el diálogo con las petroleras y el Estado en una mesa tripartita, donde se consensuen políticas para evitar los desabastecimientos y fijar un sendero de precios “equilibrados, justos y previsibles”.

“Es decir, que no nos sorprenda la situación, porque no tener combustible es, para una boca de expendio, el peor flagelo. Hay mucho para trabajar y lo que se pueda hacer en el diálogo con el sindicato, las petroleras y el Gobierno, es lo que marcará la cancha”, manifestó Gold.

INNOVACIONES

El empresario no fue ajeno a que poco a poco se visualizan más tecnologías y formas de llevar adelante el negocio, ya sea por la modernización o re-acondicionamiento de las tiendas de conveniencia, los nuevos combustibles que entran en el radar del futuro o, incluso, métodos de pago que antes eran impensados.

Te puede Interesar  Las exportaciones crecieron 18,6% en 2021 y Misiones es la más exportadora del NEA

“Las tiendas desde hace tiempo que transitan un proceso hacia una imagen ultra moderna, de equipamiento que sin duda está a los niveles de las grandes potencias del mundo. Camino que seguirá consolidándose durante el 2023, porque en el escenario de competitividad, aparecen como un elemento suplementario, y de muchísimo valor a las ventas de combustibles”, afirmó.

Y si bien no ve mucho auge o tan factible la implementación de combustibles alternativos durante el 2023, como la electromovilidad o el hidrógeno, sí vaticinó que “no hay que perder la mirada sobre lo que pueda seguir ocurriendo con ellos”.

“También, hay que estar atento a las tecnologías menores que surjan, como por ejemplo las billeteras electrónicas o aplicaciones móviles, que tienen un desarrollo y son tendencia, por lo que no hay que desatenderlas”, concluyó.

Desde el sector plantearon que si se logran conjugar algunas variables, se evitarán los problemas de este año y se podrá optimizar el funcionamiento de las bocas de expendio.

Las Estaciones de Servicio de Argentina cierran un año en el que debieron afrontar varias adversidades, tales como períodos de quiebres de stock (principalmente gasoil), desfasajes en los precios en surtidor, baja rentabilidad, o diferencias por paritarias salariales, entre otros aspectos.

Y considerando que restan poco días para que concluya el 2022 y que 2023 será año electoral, Carlos Gold, expresidente de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos (CECHA) y actual secretario de Relaciones Institucionales, analizó qué se puede esperar para el próximo año, al tiempo que planteó que se puede optimizar el funcionamiento de las Estaciones de Servicio siempre y cuando mejoren ciertas condiciones y relaciones entre distintos sectores.

Hay que tener en cuenta cuatro variables: relaciones con el Gobierno, con el sindicato, con las petroleras y las que se dan entre las distintas cámaras expendedoras. Si alguna de esas patas se quiebra o está endeble, repercute en todo el andamiento. Y lamentablemente, durante 2022 hubo algunas que estuvieron débiles”, sostuvo.

Te puede Interesar  La PIAP quiere volver a producir agua pesada en 25 meses y ser exportador de alto valor agregado

Es por ello que para el directivo podrían aparecer viejos fantasmas que reediten los problemas previamente mencionados, aunque reconoció que para afrontarlos será “fundamental” zanjar las diferencias, en primera instancia con el sindicato de trabajadores para que los estacioneros y empleados trabajen con estabilidad y tranquilidad.

Mientras que en segunda instancia, planteó la importancia de fortalecer aún más el diálogo con las petroleras y el Estado en una mesa tripartita, donde se consensuen políticas para evitar los desabastecimientos y fijar un sendero de precios “equilibrados, justos y previsibles”.

“Es decir, que no nos sorprenda la situación, porque no tener combustible es, para una boca de expendio, el peor flagelo. Hay mucho para trabajar y lo que se pueda hacer en el diálogo con el sindicato, las petroleras y el Gobierno, es lo que marcará la cancha”, manifestó Gold.

Innovaciones

El empresario no fue ajeno a que poco a poco se visualizan más tecnologías y formas de llevar adelante el negocio, ya sea por la modernización o re-acondicionamiento de las tiendas de conveniencia, los nuevos combustibles que entran en el radar del futuro o, incluso, métodos de pago que antes eran impensados.

“Las tiendas desde hace tiempo que transitan un proceso hacia una imagen ultra moderna, de equipamiento que sin duda está a los niveles de las grandes potencias del mundo. Camino que seguirá consolidándose durante el 2023, porque en el escenario de competitividad, aparecen como un elemento suplementario, y de muchísimo valor a las ventas de combustibles”, afirmó.

Y si bien no ve mucho auge o tan factible la implementación de combustibles alternativos durante el 2023, como la electromovilidad o el hidrógeno, sí vaticinó que “no hay que perder la mirada sobre lo que pueda seguir ocurriendo con ellos”.

“También, hay que estar atento a las tecnologías menores que surjan, como por ejemplo las billeteras electrónicas o aplicaciones móviles, que tienen un desarrollo y son tendencia, por lo que no hay que desatenderlas”, concluyó.

Fuente: Redacción Surtidores.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin