Los gobiernos necesitan políticas fiscales ágiles a medida que aumentan los precios de los alimentos y los combustibles

Escriben Jean-Marc Fournier, Vitor Gaspar, Paulo Medas y Roberto Accioly Perrelli – Los imperativos de gasto de la pandemia y la guerra cumplen con la alta deuda y las estrictas restricciones presupuestarias.

Así como el aumento de las vacunas ofreció esperanza, la invasión rusa de Ucrania interrumpió la recuperación económica mundial. Uno de los efectos globales más visibles ha sido la aceleración de los precios de la energía y los alimentos, lo que generó preocupaciones sobre episodios de escasez de alimentos y aumentó los riesgos de desnutrición y malestar social. Los precios mundiales de los alimentos aumentaron un 33,6 por ciento en marzo respecto al año anterior, según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación.

Nuestro último Monitor Fiscal analiza cómo los gobiernos, que enfrentan una deuda récord y costos de endeudamiento crecientes, pueden responder mejor a las necesidades urgentes. Enfatiza el llamado a una mayor cooperación global.

Perspectiva fiscal altamente incierta

Las economías de todo el mundo han acumulado capa tras capa de legados de crisis pasadas desde la crisis financiera mundial. Las acciones fiscales extraordinarias en respuesta a la pandemia llevaron a un aumento de los déficits fiscales y la deuda pública en 2020.

Además, la perspectiva siguió siendo incierta mientras el mundo navegaba por un entorno sin precedentes, con una inflación en aumento y una divergencia cada vez mayor en las recuperaciones, y luego Rusia invadió Ucrania, lo que aumentó considerablemente los riesgos geopolíticos.

Los déficits y la deuda mundiales están cayendo desde niveles récord, pero los riesgos en torno a las perspectivas son excepcionalmente altos y las vulnerabilidades están aumentando. Se espera que la deuda pública global caiga en 2022 y luego se estabilice en alrededor del 95 por ciento del producto interno bruto a mediano plazo, 11 puntos porcentuales más que antes de la pandemia. Las grandes sorpresas de inflación en 2020-21 ayudaron a reducir los índices de deuda, pero a medida que la política monetaria se endurece para frenar la inflación, los costos de los préstamos soberanos aumentarán, lo que reducirá el alcance del gasto público y aumentará las vulnerabilidades de la deuda.

En las economías avanzadas, se proyecta que los déficits disminuyan y las políticas están pasando del apoyo pandémico a la transformación estructural. Las perspectivas fiscales en Europa se enfrentan a una incertidumbre excepcional dada la guerra en Ucrania y sus efectos secundarios. En la mayoría de los mercados emergentes, los déficits se reducirán, pero con grandes variaciones entre países. Los países de bajos ingresos, que ya sufren las cicatrices de la pandemia, tienen un espacio fiscal muy limitado, ya que se ven muy afectados por los efectos secundarios de la guerra.

Los distintos shocks también han traído nuevos riesgos a las finanzas públicas. Los gobiernos están bajo presión para hacer frente al aumento de los precios de la energía y los alimentos. Para aliviar la carga de los hogares, garantizar la seguridad alimentaria y evitar el malestar social, la mayoría de los gobiernos han anunciado medidas para limitar el aumento de los precios internos. Sin embargo, tales acciones podrían tener grandes costos fiscales y exacerbar los desajustes de la oferta y la demanda global, ejerciendo más presión sobre los precios internacionales y posiblemente provocando escasez de energía o alimentos. Esto perjudicaría aún más a los países de bajos ingresos que dependen de la energía y los alimentos importados.

Además, la lucha contra la pobreza ha sufrido un revés, especialmente en los mercados emergentes y los países de bajos ingresos. En relación con las tendencias previas a la pandemia, la crisis de la COVID-19 empujó a 70 millones de personas más en todo el mundo a la pobreza extrema en 2021. En muchas economías avanzadas, los hogares estaban protegidos por apoyo directo del gobierno o esquemas de retención de empleo. Los hogares gastaron menos y ahorraron más debido al distanciamiento social, las restricciones de movilidad y la incertidumbre sobre el futuro. Estos ahorros en exceso son un amortiguador importante pero, si se gastan rápidamente, podrían aumentar aún más el impulso de la inflación. La situación es mucho más grave en otros países con un gran número de personas pobres, donde el aumento de la inflación podría empujar a más personas a la pobreza y exacerbar la crisis alimentaria.

Gestionar crisis tras crisis

Los gobiernos se enfrentan a decisiones difíciles en este entorno altamente incierto. Deben centrarse en las necesidades de gasto más urgentes y recaudar ingresos para pagarlas.

Recomendamos estrategias fiscales ágiles adaptadas a las circunstancias de cada país:

En las economías más afectadas por la guerra en Ucrania y las sanciones a Rusia, la política fiscal debe responder a la crisis humanitaria y las perturbaciones económicas. Dado el aumento de la inflación y las tasas de interés, el apoyo fiscal debe dirigirse a las áreas más afectadas y prioritarias.
En las naciones donde el crecimiento es más fuerte y las presiones inflacionarias siguen siendo elevadas, la política fiscal debería continuar su cambio de apoyo a normalización.
En muchos mercados emergentes y economías de bajos ingresos que enfrentan condiciones financieras difíciles o el riesgo de sobreendeudamiento, los gobiernos deberán priorizar el gasto y aumentar los ingresos para reducir las vulnerabilidades.
Los exportadores de materias primas que se benefician de precios más altos deberían aprovechar la oportunidad para reconstruir las reservas.
Las respuestas gubernamentales al aumento de los precios internacionales de las materias primas deberían dar prioridad a la protección de los más vulnerables. Un objetivo crítico es evitar una crisis alimentaria manteniendo la cohesión social. Los países con redes de seguridad social bien desarrolladas podrían implementar transferencias de efectivo específicas y temporales a grupos vulnerables mientras permiten que los precios internos se ajusten. Esto limitará las presiones presupuestarias y creará los incentivos adecuados para aumentar la oferta (como invertir en energía renovable). Otros países podrían permitir un ajuste más gradual de los precios internos y utilizar las herramientas existentes para ayudar a los más vulnerables durante esta crisis, mientras toman medidas para fortalecer las redes de seguridad.

Los aumentos en los precios de los combustibles fósiles resaltan aún más la urgencia de acelerar la transición a la energía limpia y renovable, lo que aumentaría la seguridad energética y ayudaría a cumplir con la agenda climática urgente: estamos dramáticamente fuera del camino para limitar el calentamiento global a 2 grados centígrados.

Alrededor del 60 por ciento de los países de bajos ingresos corren un alto riesgo de sobreendeudamiento o ya lo están experimentando. Se enfrentan a cicatrices persistentes de COVID-19. Son especialmente vulnerables a los aumentos de precios de los alimentos, dada la gran proporción del gasto en alimentos en los presupuestos de sus hogares. Estos países necesitan el apoyo de la comunidad internacional.

Pero la necesidad de una acción colectiva es más amplia. La cooperación global es necesaria para abordar los problemas apremiantes y urgentes que enfrenta el mundo: crisis energética y alimentaria, pandemias actuales y futuras, deuda, desarrollo y cambio climático.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password