Lula anuncia millonario paquete de reconstrucción de Rio Grande do Sul que ya tiene 107 muertes por las inundaciones

Compartí esta noticia !

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, dijo este miércoles que las graves inundaciones en el sur del país, que dejan ya 107 muertos y una vasta destrucción en 425 municipios afectados, son “un aviso para el mundo” y “una factura que le está pasando el planeta” a la humanidad. Las operaciones de rescate en la castigada Porto Alegre, capital del estado de Rio Grande do Sul, fueron suspendidas por nuevas lluvias.

“Tenemos que parar esto a tiempo”, declaró Lula en un acto en el que fue presentado un paquete de inversiones en áreas de infraestructura y prevención de desastres naturales, que apuntan a “corregir décadas de ocupación desordenada de las ciudades de este país”. Se trata de proyectos por un valor inicial de 18.300 millones de reales (3.560 millones de dólares), que serán ejecutados en 532 ciudades de todas las regiones del país. En todos los casos, son iniciativas que estaban en estudio antes del desastre que las lluvias de los últimos días provocaron en el sur del país.

Para el plan de reconstrucción, el gobierno de Brasil prometió unos 10.000 millones de dólares.

El ministro de Finanzas, Fernando Haddad, prometió una “inyección de recursos del orden de 50.000 millones de reales”. El paquete de medidas contempla principalmente la entrega de créditos para ayudar a trabajadores, empresas y municipios afectados.

Te puede Interesar  La religiosidad popular, uno de los temas que tratan los obispos del Nea reunidos en Oberá

“Vamos a tener que prepararnos porque veremos el tamaño de los problemas cuando el agua baje y los ríos vuelvan a la normalidad”, dijo Lula.

“Mucha gente perdió mucho y tenemos que tener eso en cuenta”, añadió.

Más temprano, Leite había estimado el monto de la recuperación en 19.000 millones de reales (3.700 millones de dólares), según dijo en X.

El agua cubrió ciudades enteras como Porto Alegre, capital de Rio Grande do Sul, estado fronterizo con Argentina y Uruguay, declarado en estado de calamidad y donde 1,5 millones de personas de unos 400 municipios sufren con la falta de agua y alimentos y serios problemas en el suministro de energía. También fueron destruidas miles de viviendas e infraestructuras, como puentes o rutas, y se vieron perjudicadas la producción agropecuaria y toda la actividad económica de uno de los estados más prósperos de Brasil.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin