Marcelo Elizondo: “Si Milei cumple, veremos una Argentina más dinámica y más próspera”

Compartí esta noticia !

Marcelo Elizondo es especialista en negocios internacionales, consultor de empresas y asociaciones empresariales, trazó un panorama sobre qué esperar de los primeros pasos de la era Milei.  En una entrevista con Open1017, describió el impacto de una eventual apertura y dolarización de la economía.

¿Cuál es, a su entender, la Argentina que se viene ahora?

Primero hay que decir que la Argentina tenemos todavía estos días, obviamente está ya en una situación de un desgaste muy profundo, lo vemos en la inflación, en el incremento de la pobreza, en una economía que no crece desde hace 10 años, en un aislamiento internacional, que hace que las exportaciones caigan rotundamente. Por lo que la Argentina que se viene es distinta de esta, porque esta que tenemos hoy ya está en una situación de caída. Mi impresión, por lo que hemos escuchado del presidente electo, Javier Milei, es que viene una Argentina con un cambio muy sustancial, habrá que ver si lo puede implementar, pero su propósito es una Argentina con una economía abierta al mundo, muy basada en los criterios del mercado, por lo tanto, con mucha iniciativa privada, con mucha competencia, con una reducción de la intervención del Estado. Y sobre esto yo diría, el Estado ha sido demasiado intervencionista en la Argentina y eso ha sido muy pernicioso, ha desalentado la inversión, ha generado un excesivo regulacionismo, ha atrasado tecnológicamente a la Argentina. Por lo que da la impresión de que, si el gobierno que viene pudiera implementar lo que dice, que eso tendremos que verlo, veremos una Argentina más dinámica, más libre en materia económica, más vinculada con el mundo, y si eso se cumple, yo creo que va a ser más próspera.

¿De qué va a depender justamente este éxito que plantea Javier Milei para los próximos años?

En primer lugar, va a depender de la capacidad de gestión del gobierno, de que se conforme un equipo eficaz, que pueda llevar adelante transformaciones que son complejas, en la gran capacidad técnica. En segundo lugar, un liderazgo político, porque estas cosas no las hace el Ejecutivo solo, tendrá que conseguir la adhesión, en algunos casos del Congreso, en otros de los gobiernos provinciales, y en otros de organizaciones no gubernamentales, factores de poder, para que al menos no haya obstaculización. En tercer lugar, creo que es muy importante la comunicación con la sociedad. Milei ha tenido un gran éxito en su relacionamiento público, es el candidato con mayor porcentaje de votos en la historia de la democracia moderna argentina, nunca nadie sacó tanto como él en los 40 años de democracia, y eso creo que tiene que ser aprovechado en términos de explicarle a la gente, porque lo que viene en una primera instancia va a ser duro, los ajustes después de tanto desarreglo, van a generar, por lo menos inicialmente, una elevación de la inflación, una corrección cambiaria, algunas dificultades en términos de pérdida de ciertos privilegios que algunos tienen, sobre todo de parte de concesiones estatales. Ahí hay un tercer punto. Va a depender de la adaptación que tengamos nosotros en la sociedad, la actividad privada, las inversiones de las empresas, las nuevas estrategias. Yo creo que viene una Argentina en la que, si se cumple lo que se promete, veremos, también todos los que estamos en el sector privado vamos a tener que mejorar nuestra eficiencia, ser más competitivos y adecuarnos a criterios más internacionales.

Con respecto justamente a las relaciones internacionales de la Argentina, sabemos que Milei hace pocos días nada más, inclusive antes de llegar a la presidencia, habló acerca de China y de Brasil como países que no serían socios suyos. Apunta mucho a los Estados Unidos e Israel ¿Qué opinión tiene al respecto?

Me voy a basar en lo que he leído y he visto. En relación a China, yo nunca escuché que Milei dijera que él quiere romper relaciones. Lo que siempre escuché que dijo es que no va a privilegiar una asociación entre países, y que sí va a decir que las empresas hagan negocios entre sí. Si esto es así, yo no veo mucha diferencia en relación a lo que pasa hoy. La Argentina hoy no tiene un acuerdo de libre comercio con China, como sí tiene Chile con China. Hoy las importaciones desde China están restringidas por las SIRA, y las exportaciones a China pagan arancel de ingreso allá. No veo una relación privilegiada hoy. Probablemente lo que Milei está diciendo es que tampoco la habrá en el futuro. No habrá una asociación estratégica entre países. Sí habrá empresas que compran y venden, como pasa entre tantos países en el mundo que tienen cierta tensión con China, sin ir más lejos de Estados Unidos. Tensiones con China, pero empresas que compran y venden desde los dos lugares. Yo diría que además, considerando las últimas noticias, que la futura canciller Diana Mondino se reunió con el embajador de China en Buenos Aires. Probablemente no vamos a tener conflicto, controversia, tensión. Quizás tengamos frialdad. Y eso no me parece que sea algo tan grave como pudo haberse imaginado antes. El caso de Brasil es distinto, porque sí tenemos una alianza, tenemos el Mercosur. Y ahí creo que lo primero que hay que hacer es considerar que la relación con Brasil no solamente es estratégica en términos institucionales por el Mercosur, sino también que es nuestro principal mercado en el mundo y hay mucha inversión brasileña en la Argentina, y hay muchas pymes que venden en Brasil, y que Argentina es el principal destino de las exportaciones industriales brasileñas. Allí yo creo que hay que encauzar una relación dentro del marco institucional actual, que es el Mercosur. No hay que inventar nada nuevo. Digamos que hoy el Mercosur está muy poco respetado por el actual gobierno argentino, que pone obstáculos al comercio bilateral, que afecta inversiones, por lo que también hoy hay dificultades. Yo diría, lo ideal es corregir hacia lo normal lo que ya hoy no ocurre, y confío en que eso va a terminar teniendo lugar.

Te puede Interesar  Solmoirago analizó las elecciones y el balotaje: “Hubo miedo a saltar al vacío”

¿El contexto internacional da lugar para este acuerdo entre privados que plantea el presidente electo?

Sí, definitivamente. Yo diría que en el mundo están ocurriendo dos cosas. La primera es que el mundo está generando ciertos alineamientos geopolíticos entre países que se van acercando entre sí y que van generando distancias con otros. Hoy vemos en el mundo acercamiento de aliados en Occidente, Estados Unidos-Canadá, Europa Occidental, Reino Unido, Australia. Y, por otro lado, vemos una geopolítica que está acercando a China, Rusia, Irán y algunos otros países en la región. Y entre ellos, en sus grupos, se intensifica el vínculo, pero de cada uno de esos grupos con el resto van apareciendo obstáculos en fronteras, tensiones, sanciones. Por lo tanto, por un lado, vemos un mundo más complicado en términos de políticas públicas que ya no son tan abiertas indiscriminadamente, sino que solo lo son entre amigos. Pero por el otro lado, lo que estamos viendo es que hay una revolución tecnológica en el planeta en la cual las empresas van generando sus propios vínculos, incluso más allá de la geopolítica. Como digo, Estados Unidos y China tienen tensiones, hay obstáculos, hay fronteras, sanciones, pero sin embargo las empresas siguen comprando y vendiendo entre sí. Porque las empresas han logrado en el mundo una dimensión tal que les permite ir generando negocios más allá de lo que pasa en la política. Por lo que en paralelo hay una agenda entre las empresas. Las empresas van generando una revolución tecnológica inédita. Hoy incluso se han transformado en agentes de poder político, casi tan relevantes como los países por esa revolución tecnológica. Hoy son las empresas el ámbito en el cual se genera la mayor novedad, innovación y disrupción en el planeta y yo creo que las dos cosas están ocurriendo en paralelo.

Ahora, a propósito de esto que está diciendo, no está en el vocabulario de Javier Milei por el momento, por ahora, la economía del conocimiento. ¿Cuál central será para el cumplimiento de estos negocios y acuerdos?

Es una excelente pregunta. Ayer conversé con alguien muy importante de una organización destinada a la promoción de la economía del conocimiento y me preguntaba ¿Qué sabemos de lo que va a pasar en la economía del conocimiento? Y todavía hay poca información. Sabemos de nombres que circulan como futuros responsables públicos de infraestructura, de energía, de agricultura, de minerales, pero sabemos poco de otros rubros como comercio, incluso como comercio internacional o como economía del conocimiento. Creo que allí falta todavía alguna precisión. Ahora bien, yo diría dos cosas. Primero, me parece que la economía del conocimiento en realidad está cada vez más metida en todos los demás rubros. O sea, la economía del conocimiento hoy está produciendo las grandes innovaciones en el agro, está produciendo la nueva energía, por ejemplo, en el shale, está produciendo incluso grandes transformaciones industriales. Los autos son hoy computadoras con ruedas. Por lo tanto, la economía del conocimiento es como que es cada vez menos algo aislado y cada vez más algo dentro de las demás actividades. Y lo segundo entonces que digo es, probablemente si se instaura en la Argentina una economía de mercado, como el presidente electo dice, con iniciativa privada y con contratos y competencia entre los particulares, la economía del conocimiento irá emergiendo dentro de los demás sectores porque sin economía del conocimiento, sin revolución tecnológica, sin innovación, es muy difícil competir.

Te puede Interesar  Desde la CESANE rechazan la incorporación del combustible al programa Precios Justos

Sergio Massa había pronosticado un horizonte próspero en cuanto a exportaciones, tanto en el caso de ser él el presidente o también lo avizoró para otro presidente, digamos. ¿Usted coincide con eso?

Depende de lo que hagamos. Yo creo que hay un gran potencial, pero no hay un destino inexorable, no es seguro. Eso de que estamos condenados al éxito, ya lo escuché y me parece que la experiencia indica que no funciona. Uno tiene éxito si hace las cosas acertadas y si no las hace pierde oportunidades. Y la Argentina ha perdido oportunidades por años. Piensen ustedes que en materia de exportaciones nosotros hoy generamos el 25% menos en el mundo que lo que generábamos hace 20 años, cuando empezó el siglo. Nuestra participación en el comercio internacional total mundial cayó 25% en poco más de 20 años y cayó 50% en 50 años. Por lo que depende de lo que hagamos. Y ahí yo creo que hay oportunidades porque nosotros podemos hacer lo que el mundo reclama, alimentos de calidad, energías limpias, minerales generados con respeto a los nuevos requisitos ambientales, la economía del conocimiento que la Argentina desarrolla a través de unicornios. Tenemos gran potencial. Ahora, hay que hacer las cosas acertadas. Hay que eliminar obstáculos en frontera para las exportaciones, aranceles en los mercados a los que no llegamos porque no tenemos libre de comercio, retraso cambiario, retenciones. Hay que eliminar las regulaciones excesivas que impiden la innovación y generar una flexibilidad mayor. Y hay que estabilizar la economía. Y si eso lo hacemos, si generamos una política de acceso a mercados eficaz, que insisto, eso requeriría, en mi opinión, acuerdos con terceros mercados de apertura recíproca, tenemos grandes posibilidades. Yo creo que la Argentina podría duplicar sus exportaciones en breve, pero hay que hacer cosas acertadas.

La pregunta es cómo harán las economías regionales, las economías, por ahí, un poco más pequeñas. En el caso de Misiones, la yerba, por ejemplo

Bien. A ver, primero, yo diría que el Estado en Argentina hoy apoya, pero antes y con mucho más fuerza, desestimula y castiga. Imaginémonos la yerba mate sin retenciones, sin inestabilidad macroeconómica como hay hoy, por lo tanto, con posibilidad de planificar, con acceso a financiamiento. En la Argentina hoy no hay financiamiento, porque claro, como hay una economía inestable, no hay crédito. Imaginémonos la posibilidad de tener un vínculo internacional más libre, entonces poder aliarse con otras empresas, mejorar la capacidad tecnológica, por ejemplo, para certificar trazabilidad, estándares de calidad. Imaginémonos la posibilidad de participar en cadenas de valor internacionales con más libertad y entonces transformar la yerba mate en insumo para otros productos. Hoy que el mundo privilegia insumos verdes, en lugar de químicos en muchos rubros, imaginémonos también la capacidad de acceder a financiamiento internacional, que hoy no tenemos, por nuestros constantes incumplimientos y entonces tener la capacidad de generar más volumen. Yo creo que probablemente va a desaparecer cierto apoyo, entre comillas, del Estado, pero ese apoyo en realidad, en términos de fortaleza, es mucho menor que el castigo que hoy se recibe con retenciones, falta de crédito, inestabilidad macroeconómica, atraso cambiario. Imaginémonos sin atraso cambiario. Hoy el exportador de yerba mate recibe un dólar que hasta hace poco era un tercio del dólar de mercado. Imaginémonos un dólar en condiciones de mercado… No hay que ver sólo una cara de la moneda, hay que ver la otra cara. Creo que hoy el Estado en la Argentina ha sido de gran perjuicio para los sectores que pueden exportar. La Argentina tiene muy buenos productos, pero ¿Por qué no exporta más? Porque no logra que las empresas, por ejemplo, la yerba mate, escalen y logren mayor dimensión y volumen. ¿Y por qué? Y porque no hay financiamiento, porque no se cumplen los contratos, porque hay altísima presión tributaria, porque las reglas cambian todo el tiempo, porque se pagan retenciones, porque hay atraso cambiario. Si se despeja todo eso, la capacidad de competir internacionalmente es enorme. El argentino de por sí es innovador, es ejecutivo, es eficaz, es creativo. Tengo plena confianza en todas las economías regionales y se despejan los obstáculos que hoy desde el sector público se ponen en la actividad privada.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin