“Massa aceptó sumarse a una fuerza provincialista, eso nunca había ocurrido”, remarcó Passalacqua

Compartí esta noticia !

El gobernador electo de Misiones, Hugo Passalacqua destacó en una entrevista en Radio Open 101.7 que en la provincia los electores se acerca a votar y consideró que “el misionero siempre quiso defender su destino y siempre fue a votar“, estimó que en las PASO se repetirá el porcentaje de votos de las generales provinciales de mayo pasado.

Sobre Sergio Massa dijo que “es el único candidato presidencial que ha demostrado una vocación verdaderamente federal al elegir ir con nuestros legisladores nacionales, los del Frente Renovador de la Concordia. Cuando llamamos a votarlo, llamamos en realidad a cuidar los intereses de los misioneros y todo lo conseguido en estos años“.

Remarcó que “el no ir a votar, es autocercenarte el derecho a elegir, por vos y tu comunidad“, por ello puso en valor el ejercer el derecho a voto. Recordó que fue un derecho adquirido y que tuvo un costo muy alto para la ciudadanía.

“Si vos no elegís, no importa que no te gusten los candidatos presentes, porque pueden no ser los mejores. Pero hay que ir a votar, no importa a quien elija la gente, lo valioso es que la gente ejerza su derecho. Porque si no lo ejerces, después no te quejes que te sacan otro derecho”, conceptualizó Passalacqua.

Reconoció que “hoy no hay grandes liderazgos”, por lo que llamó a los que objetan esa situación, que “se metan en política, en el barrio, en la comunidad. Si no te gustan los que están, métanse ustedes a participar”

Al ser consultado sobre el porque “Mandato misionero”, Passalacqua remarcó que “estamos en un espacio provincialista, que surgió hace unos años y rompió con el centralismo de los partidos tradicionales que se asientan en Buenos Aires y tienen sus ramificaciones en las provincias. En esta campaña vimos en las elecciones de las diferentes provincias, que los candidatos de Buenos Aires volaban a las provincias a levantarle la mano a sus candidatos en las provincias y eso raquitiza el federalismo, porque las provincias son preexistentes a la Nación y debemos hacernos valer como provincianos”.

La única fuerza política donde sus candidatos tienen la agenda misionera y no responden la agenda de los intereses de Buenos Aires, es la Renovación, te puede gustar menos o más. No somos un espacio perfecto, pero si autentico, eso es innegable, nadie viene de afuera a decirnos que hacer”, remarcó el gobernador electo.

Fiel a su estilo, Passalacqua cargó contra la conceptualización que “se imponen sutilmente desde Buenos Aires, que en las boletas ponen Senadores de la Nación y Diputados nacionales, siendo que son Senadores y Diputados de Misiones ante la Nación. Su función es ir a llevar los planteos y reclamos de Misiones ante la Nación, no a ser parte del gobierno nacional”.

Al referirse a Sergio Massa, el gobernador electo, planteó que “en ningún lugar del país se dio que un candidato a Presidente acepte o mejor concuerde sumarse a una fuerza provincialista, no es común, no había ocurrido nunca. Y eso a nosotros nos da en Sergio Massa, con sus aciertos y errores, un respeto por su mirada al federalismo. Él con esto nos demostró que al aceptar la frase Renovación, es consiente que los legisladores electos llevarán las propuestas de Misiones, además de acompañarlo en la gestión”.

Afirmó que “Sergio Massa es el único candidato presidencial que ha demostrado una vocación verdaderamente federal al elegir ir con nuestros legisladores nacionales, los del Frente Renovador de la Concordia. Cuando llamamos a votarlo, llamamos en realidad a cuidar los intereses de los misioneros y todo lo conseguido en estos años“.

La primera la primera pregunta que queremos compartir es ¿Por qué ir a votar? A 40 años de democracia, también quizás tiene un condimento muy especial este año porque este compromiso electoral en está contienda electoral y este compromiso del votante. ¿Por qué la importancia?

La pregunta nunca me lo hicieron y creo que es la pregunta, porque estos son argumentaciones de tu escuadría, pero lo más importante en términos conceptuales ¿Por qué votar? o sea ¿Por qué sostener el sistema democrático? Básicamente la pregunta apunta a eso. En misiones por fortuna, la misionera y el misionero siempre quiso defender su destino, ponernos en sus manos, la rienda en sus manos y siempre fue votar. En las últimas, las del siete mayo votó arriba del 70%. Es un número muy importante, yo estimo que será un número más o menos parecido.

Pero, más allá de la cantidad, en términos de concepto el no ir a votar es auto cercenarte el derecho a decidir, no sólo por tu vida, sino por toda tu comunidad. Vos cuando votas, no votas solo por vos, votas por el tarefero de Guaraipo, vos votas por el comerciante de la Uruguay, estas votando por todo el mundo, todo va a una sola caja y de ahí se le un número. Entonces la responsabilidad es muy grande, porque tu voto impacta sobre la vida de un millón y medio de personas, primero. Segundo, costó tanto, tanto, que costó vidas conseguir la democracia, no es un acto divino o por el azar de que: ‘ups apareció la democracia’. Por ahí, los menos avispados, o la gente que vivió menos, o lo que fueron más desinteresados, no evalúan que hubo mucha gente que entregó su vida para que hoy yo, vos y toda la gente que nos escucha, mayor de 16 puede ir a votar.  Entonces, es como un acto de casi de respeto a tanta gente que luchó por el voto, segundo.  El tercero, me parece que lo dije más o menos al principio, me parece un acto de zoncera no ejercer tus derechos, porque te lo estás auto cercenando y cuando uno no ejerce un derecho, el derecho se va evaporando. Si vos no ejerces es el derecho a cruzar la calle por la cebra, digamos, este se va yendo, porque vas naturalizando otro modo de costumbre.

Entonces licuar y desteñir el concepto de poner tu voluntad popular, la voluntad del pueblo en una urna, es un acto de estupidez política, después no te quejes. Si vos no votas, no elegís. Aunque no sean los mejores candidatos del universo, sólo cae lo que se atrevieron, lo que tuvieron ganas, lo que pusieron el cuero, yo respeto a todos los candidatos hasta los más modestos. Ahora no se vota concejales, pero respeto hasta los concejales más modestos, a los suplentes, al pueblo más modesto, a un candidato a presidente. Yo tengo respeto supremo por el que pone su vida, su tiempo, sus ganas para servir a la gente. Yo en eso soy muy ultra respetuoso.

Entonces la invitación, para cerrar el argumento, de todas las elecciones, en este caso dentro de cuatro o cinco días, el 13 de agosto, ir a votar. No importa por quién, no importa hacia quién, no importa por qué, pero anda a votar. Son 40 minutos, una hora, cada dos años. Una hora cada dos años para ejercer un derecho sagrado, que puede marcar el destino, para acá o para allá y tener ese poder en la mano. En mi mente llena de fantasías, siento que los domingos a las siete y media de la noche, cuando empiezan los resultados, misiones empieza a pegar un grito, como ocurrirá en otra provincia por supuesto. Lo siento acá, después lo que se hablará, murmurar, a gritar a las 10 de la noche un sapucai, pero no de victoria, sino de decidimos todos juntos el rumbo.

Todos juntos decidimos el rumbo, ese grito popular que es silencioso, que es del voto y el resultado del voto. Perdérselo es una tontería, es casi un sacrilegio. Está mal no ir a votar, está mal. Más allá de que sea obligatorio, aunque no sea obligatorio -que es otra discusión, si tiene que ser o no-. Pero, perderse un derecho, es el estúpido. Después no te quejes, realmente. Si te sacan otro derecho también, después tampoco te quejes.  70% es mucho, por supuesto que uno alienta siempre que sea más, pero en EE.UU. vota el 30% de la gente y nadie cuestiona la calidad democrática, pero bueno, es un pueblo no habituado a votar, pero el argentino sí, y el misionero sí. Pero siempre que hay que pretender el 100%, esa es la realidad.

 Hugo Passalacqua, un hombre de la democracia de hecho, con una militancia ya de joven. A lo que voy con esto, es que bien decías recién, la gente concurre a votar y elige obviamente a los candidatos, a la oferta electoral. Pero, ahora ya enfocándonos en la oferta electoral del espacio misionerista, ¿Por qué mandato misionero? Para Hugo Passalacqua las palabras no son porque sí.

Este, ¿Está claro lo anterior? ¿El fundamento del voto? Yo invito a la gente, a que también se meta en política. Porque, por ejemplo, hoy no hay grandes liderazgos, no es una elección de grandes liderazgos, eso es verdad. No hay que hacer mucho análisis político y a veces uno se queda aquí, ¿Qué no me gusta? Metete. Metete en tu barrio, en tu lugar, a hacer política desde otro ángulo, hasta que desemboque la partidaria. Podes hacer política en la actividad de fútbol, en la parroquia, ejercer cualquier acción que modifique tu entorno, tu realidad, es hacer política. Si vos te metes, sino es muy fácil opinar con un mate en mano, en la hamaca paraguaya, o en el barrio en el bar de la esquina, es muy fácil, todo el mundo es Gardel. Pero el tema es meterte, por lo que sea, respecto a los candidatos no meterte, poner cuero, no te gustan los que están, metete vos, capaz que lo hace mejor. No es un sarcasmo, hay muchísima gente que haría las cosas mejor de los que estamos. Yo, por ejemplo, fui candidato hace poco. Entonces la invitación también es a participar.

El tema del misionerismo, da bastante tela para cortar. Uno trata de usar su cinto para no aburrir, pero en Misiones se da un caso particular, desde hace unos años el ingeniero Rovira invita a un espacio provincialista. O sea, sin tutoriales, ni jefaturas en Buenos Aires, rompiendo viejos esquemas de los partidos entre comillas nacionales, que en realidad son de Buenos Aires y del AMBA, que tienen ramificación y sucursales en el exterior, lo digo con respeto, pero funcionan así. Yo estoy adentro, funcionan así. Entonces tomamos después, toma él y nosotros acompañamos la decisión, de hacer una geografía política donde el que realmente mande sea la gente. Vos tenés que responder a la gente, no a un 011 que es un teléfono de Buenos Aires, quedar bien con el 011, ponerte la foto con un candidato de Buenos Aires. Esperar, por ejemplo, ahora que hubo varias elecciones a gobernador, o pasos en el resto del país, iban volando, pero volando literal, iban volando los llamados candidatos presidenciales a levantarle la mano a su candidato en la provincia. Eso a mí me parece como ofensivo. Me parece que quita autonomía a las provincias.

Tanto pregonamos al federalismo, después terminamos anclados al puerto de Buenos Aires, al poder central, al que nos vengan a bendecir, o sacando una foto con fulano, a ver si me levantó o me baja. Para mí eso no está bien. Eso debilita, raquitiza el federalismo, que no es una palabra para intelectuales, para historicistas. El federalismo, bueno, eso es lo que hablan los profesores de historia, no, el federalismo es tu derecho, tu determinación, es tu capacidad de poner tu agenda, de gobernarte a vos mismo. Las provincias somos preexistentes a la nación, las provincias hicimos, construimos la nación, decidimos que haya nación, somos los jefes de la nación, las provincias somos la patria, nada menos que eso.

Te puede Interesar  Bonfatti, ex gobernador de Santa Fe: "Ningún empresario de afuera quiere invertir acá"

Entonces hacerte valer como provinciano, para mí es un orgullo. Hacerte valer, tu agenda no la que te ponen de Buenos Aires, sino tu propia agenda. Es lo que nosotros invitamos con todo respeto, con toda humildad, invitamos a votar el 13, a la única fuerza política que tiene todos los candidatos, -obviamente que por ley electoral tienen que ser nacidos, no es un tecnicismo-, sino que tienen agenda misionera, que no responden a los intereses de 011 como yo, los intereses de Buenos Aires, sino a los intereses locales, es la Renovación. Te puede gustar más o menos, pero, le podemos acertar, le podemos errar, no. Nos equivocamos, sí, por supuesto, no es un espacio perfecto, lejos de eso, pero sí auténtico. Eso sí que es innegable.

La agenda nuestra es la que escuchamos todos los días en la calle y nadie viene a decirnos de afuera ni a quién hay que poner, ni en qué lugar hay que poner, no hay interna. No nos enganchamos en ninguna interna nacional, porque no pertenecemos a espacios nacionales. Cuando veo esta escena que te siguen, levantando de brazos, hago una pregunta pública, el 7 de mayo acá hubo elecciones para gobernador, intendente, ¿Quién vino de Buenos Aires a nuestra conferencia de prensa ese domingo a la noche? Te pregunto, ¿Quién vino de Buenos Aires? Nadie. Y nosotros contentos que no viene nadie, no tienen por qué venir, porque no pertenecemos a ningún espacio de los llamados nacionales, nos pertenecemos a nosotros mismos, al pueblo de Misiones. Nosotros no hacemos festejos, por ejemplo. Conferencia de prensa, agradecemos al pueblo que votó, se oficializa poner en la victoria con eso y nos vamos a dormir, porque el otro día hay que trabajar. No hacemos caravana, ni cohetes, ni hacemos un festival afuera. Lo nuestro es muy sencillo, muy austero, es como nuestra marca.

Entonces votar a Carlitos Arce, al senador, al Colo Vancsik, como diputado de los misioneros, es llevar la agenda a Buenos Aires. Y acá te hago una segunda y ante última distinción, en la boleta dice senadores nacionales y después te envían una boleta larga. Esta la lista del Mercosur en la que está Diego Sartori, el senador es nacional y el diputado es nacional, que otra trampa sutil y semántica del país unitario y central. No son diputados nacionales, son diputados de Misiones ante la nación es otra cosa. Si uno es diputado nacional, en términos conceptuales, la nación te los chupa como que son diputados de la nación, no, no son de la nación, siguen siendo diputados de Misiones ante la nación. Llevan los reclamos, intereses, penurias, esperanzas, desesperanzas, alegrías, tristezas de los misioneros ante el poder -vamos a llamarlo central- que es totalmente distinto cuando uno es diputado nacional, no sé si soy claro en el concepto. Cuando uno es diputado nacional lo está mandando a Buenos Aires a que se mezcle la turma y se aparte más del bollo nacional, nosotros no aspiramos a eso, queremos que nuestros diputados sean misioneros y misioneras que lleven la agenda, repito, ante la nación, los reclamos

No es cirujeo, es a reclamar las cosas que la nación nos debe. La nación le debe a Misiones muchísimo. Y estaremos acá, te juro, hasta el próximo programa hasta terminar el próximo programa, hablando de la cantidad de reclamos que hay, Fondo Vial, Fondo Vivienda, en Coparticipación, en el tema de tendido eléctrico. En fin, te juro que no terminamos.

Entonces, ese voto al misionerismo es clave para eso, para los intereses de los propios misioneros. Lo otro es Sergio Massa, en ningún lugar del país se dio que un candidato a presidente -no quiero decir la palabra acepte- pero, concuerde en sumarse a una lista provincialista. No es que no es común, es lo único que hay acá en Misiones, es la única oportunidad y eso a nosotros nos da, por parte de Sergio Massa con su acierto, con sus errores, que es la garantía primaria que necesitamos los misioneros, que es respeto al federalismo a nuestras decisiones, al sumarnos, al permitir entre comillas, sumar más energía, él nos está demostrando a todos los misioneros que aceptar, -olvídate la palabra Renovación- al aceptar una fuerza provincialista, como su lista para senadores y diputados, está diciendo: ‘bueno la palabra y la agenda de Misiones la van a traer los propios misioneros con su agenda provincialista, misionerista’.

Entonces para nosotros es el primer paso real, que nunca había ocurrido y de hecho no ocurrió ahora en todo el país, pero esto va con su esquema nacional, con la tira larga, porque Junto con el Cambio, todo el chorizo, las otras fuerzas de Milei, la del propio Massa, las otras provincias. En este caso se corta esa tradición y nosotros vamos con una fuerza provincialista y que él nos garantice, o sea, ¿Cómo te garantiza un candidato a presidente, el federalismo? Porque todos te hablan de federalismo, no hay quien no te hable.

En los últimos 40 años, todos los presidentes se presentan como un candidato federal, pero a la postrer terminan chupados por el poder central. Con el poder central, no me refiero al verdulero de Buenos Aires, no estoy hablando del taxista de Buenos Aires, sino del sistema centralista, que sigue igual que en la época de los virreyes, que es el mundo financiero, que es el mundo cultural, que es el mundo del transporte. La ruta de kilómetros cero que está en Buenos Aires, los ferrocarriles están en Buenos Aires, todo termina allá. De hecho, el puerto está allá y tienen prerrogativas que nosotros no tenemos, estándar de vida que nosotros no tenemos, todos tienen lujo, todos tienen asfalto, todos tienen… Bueno, hay unos privilegios. 

Les pagamos durante 100 años la policía federal. La policía de Buenos Aires, la pagamos, la pagas vos, la gente que nos está escuchando tiene que pagar con su impuesto, la de Misiones y también la de Buenos Aires. La justicia hasta hace muy pocos años, pagaba la nuestra, el servicio de justicia, el nuestro y también el de Buenos Aires. Los subsidios al transporte en Buenos Aires son alevosos, que es plata tuya también. Los subsidios al gas es plata tuya, ni que hablar de gas, porque ni siquiera tenemos, que es una de las promesas de Sergio. Y yo le termino creyendo por este gesto de aceptar una lista de gente. Doy fe, no sé si mi palabra vale, pero toda la lista nuestra de senadores y diputados, además de ser muy buenas personas y ser buenos profesionales, gente de trabajo con su propia profesión, etcétera. Son gente que está muy metida en el qué es lo que piensa la gente, qué es lo que necesita la gente, muy metida. Yo los conozco de verdad, andan por todos lados, son gente ultra sensible.

Entonces a mí, todo ese esquema a mí me genera confianza. El último argumento, es que un gobernador, por más que uno haya sacado ponele siete que te votaron, qué sé yo, yo agradezco infinitamente el honor, la responsabilidad que el pueblo te da. Te imaginas es un honor inmenso y una responsabilidad que no tiene, no hay comparación, no hay comparación. Pero hacia el poder central, con el poder central y contra el poder central, para pedir lo que te corresponde, lo que es nuestro, lo que es tuyo, lo que los chicos que están atrás del vídeo acá en la radio, la gente que nos está escuchando, vos tenés con el mayor músculo posible. Solito, vos y tu alma no va, no va, la política real se maneja de otra manera. Ahí es donde importa muchísimo que vos tengas legisladores, en el senado y en la cámara de diputados de la nación, que te hagan el aguante, que sean pie y mano, que respondan a intereses de Misiones, no al poder central. 

A veces discuten cosas que hacen a otros intereses, que no son los del misionero a pie, que no son los del barrio Prosol, ni de Garupá, Santa Inés. Que responden a sus intereses, pero no al del pueblo concreto de Misiones, que es lo que a mí me preocupa. Esta todo bien con Catamarca, con provincia de Buenos Aires, a mí me preocupa el millón y medio de misioneros, esa es mi responsabilidad y realmente mi angustia. Pasa por ahí ir a pelo, o ir con senadores y diputados provincialistas, misioneristas atrás, es totalmente diferente, te atienden diferente, te otorgan las cosas que nos deben en forma más veloz. Necesitas un puente para tal lado, necesitas la cantidad de cosas que necesitamos y nos deben que son repito, infinitas.

Y es mucho más poderoso que yo vaya con senadores y diputados allá, porque no es por Passalacqua, no es por mí, yo quiero ir a Buenos Aires que me den cosas para la gente que nos está escuchando, no para mí, yo tengo casa, tengo auto, ya está. El resto de la gente, hay muchísima gente que en este momento no la está pasando bien, que necesita estar con la cuneta en frente, los famosos PROMEBA para mejoramiento barrial, que necesita agua, que necesita mejorar su calidad de vida, su salario, comprarse la motito. Yo te pregunto a vos, vos sos el que pregunta y yo soy el que responde, pero si fuese al revés, te preguntaría ¿A vos que cosas te faltan? Y seguro te faltan cosas. No sé, a vos, a tu familia, a tu vecino, a tu entorno.

Hay cosas que faltan, obviamente, la realidad no es suiza, es una realidad dura. Y para eso necesitas fuerza para conseguir cosas, necesitas fuerza. Si no sería muy fácil mandar un WhatsApp, decir, ‘che, me mandan 100 kilómetros de ruta’, ‘bueno si ya va, el martes está allá’. No, no funciona así. Hay que ir, volver a golpear puertas, tener constancia. Ir una vez, ir dos veces, cinco veces, que vaya al legislador, negociar leyes, es un entramado.

Me resulta difícil explicar porque es como, a la gente le puede parecer abstracto, pero el poder, o no tener mejoramiento barrial, por ejemplo, depende de que vaya a votar. Depende de su voto, pero realmente está totalmente ligado, no es que va a consagrar fulano candidato, no, es su calidad de vida. Tiene que conectar tu vida diaria, tu bajada de luz, los que nos cobran en forma leonina CAMMESA por la luz, etcétera. Todo eso está atado al voto del 13. Por eso, uno con mucho respeto, con mucha humildad, sabiendo que hay libertad de pensamiento, yo no soy quién para, ni siquiera para sugerir nada, soy un ciudadano como cualquiera. Pero me permito, repito, con mucho respeto, pedirle a la gente que vote al espacio de la Renovación, que vote a Carlitos Arce, y el que vote al Colo Vancsik, que eso es bueno para misiones. No es bueno para un espacio político, ni para un esquema nacional, ni para otra cosa que es tu delirio que uno ve por la televisión, es para las cosas concretas de la vida de todos los días.

Te puede Interesar  Passalacqua acompañó a Santiago Marrodán en el lanzamiento de su candidatura a intendente de Oberá

Hace algunos años te tocó plantarte ante el mismo presidente de la nación en ese momento, Mauricio Macri, cuando reflotó la idea de desregular el mercado yerbatero. Hace algunos días atrás Horacio Rodríguez Larreta retomó esa, digamos, esa bandera, y como al pasar dijo que habría que hacer eso, bueno, una opinión.

Yo no soy de nominar que fulano dijo, pero está dicho, no importa por quién, pero ya está dicho.

Sobre todo, como modelo.

No, no, no, está bien, es muy pertinente la pregunta. Cuando uno habla de defender, porque eso lo que sigue la nación, el Instituto Nacional de la Yerba Mate, es eso, nacional, pero con la manera, siendo a veces sí, a veces no, respetuosa de lo que ocurre en la provincia, pero es de la nación. 

Nosotros siempre tuvimos una postura, con respecto al INYM, de protección, defensa y estímulo del pequeño y mediano productor. Eso es para nosotros clave. Liberar eso, que parece muy divertido y todo está de moda, y libremos, liberemos, liberemos. Bueno, cuando vos liberás, el grande se come al chico, es inevitablemente así. Hasta por una ley de fortaleza darwiniana, la naturaleza las cosas te lleva que el grande se coma al chico. Son los grandes, los grandes molinos y se arreglan solos, hermano. Yo sé que la gente del interior me va a entender muy bien.

El Estado debe estar siempre para proteger, estimular al que menos tiene, si no, el Estado no tiene sentido. El rico se arregla solo, pero el sector medio, el comerciante, usted me va a decir, ¿Cuántos comercios hay? Bueno, el comerciante normal que da muchísimo trabajo, sobre todo acá en la ciudad de Posadas, hay que cuidarlo. Al pequeño productor, a través del Instituto de la Yerba Mate. Después van a volar estampillados, después van a…

Obviamente, vos le abrís la puerta a estos pensamientos, vamos a llamarlos ultraliberales, y después lo pagás carísimo, lo pagás con 15.000 productores que van a estar muy mal, y otros 15.000 tareferos que van a estar pésimos. Está bien que la ciudad no se los ve, pero existen y son parte constitutiva de la fortaleza económica de Misiones, son los grandes productores. No te pongo el tema de la foresta industria, porque no me lo planteás, pero te vas al tema de la yerba. Esa cosa a mí como que me ofende, cuando quieren dinamitar otra vez un ente que regula el mercado de la yerba mate. Y esa misma persona también dijo, hablar de los unitarios y federales, es atrasar 150 años ¡Para! ¡Para tu negocio!

Bueno, no quiero volver, pero nosotros somos una fuerza federal, pero federal en términos de realidad. La Constitución dice, somos una república representativa y federal. La realidad, la realidad real, la de todos los días, es que todo gira, en función de los intereses de Buenos Aires y Gran Buenos Aires, el famoso AMBA. Todo gira alrededor de esos intereses. Y si los misioneros y las provincias no nos ponemos firmes y nos vamos, con todo respeto, a hacer los reclamos que son pertinentes, estamos a un lado.

Entonces, querer sacar de la discusión unitario y federal, claro, te suena. Te suena la época de Rosas, te suena Dorrego, te suena Lavalle, te suena a libros de Historia. Pero la realidad es que eso se traslada a hoy. Se traslada a hoy. Hoy hay un esquema unitario y federal.

Y estas elecciones es entre unitarios y federales. Te guste o no. Si te gusta o no, es así. Entonces, que los provincianos seamos cómplices de la mayor concentración, incluyendo de decisiones políticas grandes, otra vez en manos del Poder Central. Amigos, esa cosa me picha, me pone de punta, me pone mal, viste, porque está en nuestras manos, está nuestra posibilidad de meter el voto, re-federalizar toda nuestra concepción de vida y perderla por no ir a votar, o por votar al más lindo, al más marketinero, como el que está de moda, y no votar realmente a lo que a vos te interesa para tu vida cotidiana. Me parece un grave error. Por eso, la invitación que hacemos al voto que te acabo de mencionar.

La última pregunta. Se te escuchó decir muchas veces, las cosas cuando se empiezan están bien, pero mucho más está bien cuando continúan en el tiempo. Hay algunas cuestiones de gestión que nacieron con tu gobierno y que continuaron- continúan de hecho-, los Ahora, el Fondo de Crédito a Misiones, la Dirección de Alerta Temprana. En fin, cosas que te lo habías planteado en su momento, como cosas para hacer, las hiciste. Continúan, bien. ¿Hacia adelante qué se podría esperar de lo que Hugo Passalacqua piensa hacer?

 Primero que hay una persona que está gobernando. Es importante, es un querido amigo, Oscar, le quedan cuatro meses, que es muchísimo tiempo y hay que dejarlo tranquilo. Hay que no amontonarle ideas, ni ansiedades. Lo está haciendo muy bien, en un momento extremadamente difícil, hizo, está haciendo y hará lo que queda, un buen gobierno y hay que ayudarlo. No hay que ponerse ni a cogobernar, ni a tirar ideas. Habrá tiempo después del 11.

Pero el concepto de continuidad de Estado, que es lo que vos estás planteando, eso sí, los Ahora, yo no sé si con otra fuerza política que no sea la que está en el gobierno van a seguir, no lo sé. No sé si la zona aduanera especial va a continuar, no lo sé.

No sé si el INYM va a seguir siendo una fuerza que defiende al pequeño y mediano, no lo sé, yo tengo mis dudas. Entonces, cuidado con el voto, cuidado con el voto. Es cierto, no tenemos un gran presidente, no me gusta el presidente. Nosotros fuimos con boleta corta en la elección pasada a presidente. Creo que no está siendo una gran presidencia, está siendo una mala presidencia. Pero Sergio Massa no es el presidente, el presidente es Fernández, que repito, no es un buen presidente y me hago cargo. Bueno, hay gente que le gustará, está en su derecho, por supuesto. Yo no soy quién, pero quiero ser sincero en mi idea. Por eso, nosotros no nos atamos a un espacio.

Sergio Massa es otra cosa. Sergio es una persona inteligente, guapa, en el mejor de los sentidos, no guapo de andar con un cuchillo en la cintura, no como el guapo del 900. Una persona que se atreve a los problemas, a encararlos, a no esquivar los problemas, a ir a buscarlo con soluciones creativas, de una herencia que no recibió. Acordate, cuando él recibe el ministerio, él es solamente un ministro, nada más que un ministro. Cuando recibe el ministro, el país estaba casi al borde del colapso. Se hablaba que Alberto Fernández renunciaba, que el helicóptero, que había asamblea legislativa, que había nuevo gobierno. O no. Me parece que no lo llaman, pero bueno. Era un momento que se incendiaba el país, era un incendio puro. Y todos los guapitos, ninguno levantaba la mano, yo pongo mi cara. Nadie, nadie, nadie. Todos los distraídos. Bueno, Sergio y él se atrevió. Entonces, ese atrevimiento a mí me gusta. Y sobre todo su creatividad, que eso es importante en las cosas del futuro, en el caso de Misiones, porque tenés que ser creativo.

Esas medidas que vos mencionaste fueron creativas y hay que sumarle otras medidas creativas. El caso de la deuda externa, que es algo que no lo contrajo Sergio Massa, que produjo toda esta inflación que estamos ahora padeciendo infernal, casi 120% anual. Evita la hiper, yo te recuerdo, estamos hablando de 120%, otras medidas 125, otras medidas 116, no importa, un montón. La inflación es mucha. En el último escalabro de hiper, la inflación anual fue de 5.000%. Entonces, él nos evitó eso. La famosa hiper, que era como decía un presidente, más o menos, pero tenía sus simpatías, que era así, en el decir las cosas, que era Carlitos Menem, que decía, a veces los argentinos estamos parados al borde del precipicio, y estamos tentados a dar un paso hacia adelante. Está genial eso. Acá dimos el paso hacia atrás. Él, con su coraje, dio el paso hacia atrás. Y estamos apretados, te acordás, hace 15 días, con el tema de los pagos al fondo, que deuda contraída por el gobierno del ingeniero Macri. Y pagó en yuanes. En 70 años, el Fondo Monetario, a nadie se le ocurrió pagar con otro, no dice que devolviera en dólares, no dice eso. No está escrito. Y él, con mucha, -eso es creatividad- hizo un empréstito con los chinos y le pagó con yuanes. Ahora, esta última cuota de antayer, cuota que hay que pagar por la deuda, repito, de Macri, no es deuda contraída por el gobierno. Y a este le deben los árabes. O sea, está haciendo una salida ingeniosa para no poner dinero de los argentinos y no hacer bajar la reserva, que produce un impacto muy negativo en el mercado. Es largo de explicar, pero no es bueno pagar con reserva. A mí me demuestra que es una persona con creatividad.

Entonces, en lo que viene en la provincia de Misiones, tener un gobierno amigo, tener legisladores propios, que es lo más importante. Tener un concepto de continuidad de Estado. Oscar mejoró muchas las cosas que nos tocó hacer en la gobernatura nuestra, digamos, anterior a Oscar. No solo que las continuó, sino que las mejoró. Bueno, ahí me tocará, si Dios me da el talento, espero que sí, poder mejorarlo más y seguir viendo soluciones creativas a problemas cotidianos de la gente. Me refiero al agua, me refiero a los problemas de todos los días.

¿Cuál es la… y luego tenemos una visión cristiana de la vida, ¿no? ¿Cuál es el objetivo último de la política? Es tratar de ser útil, de ser servidor público, de servirle a la gente, de ser, no digo necesario, pero sí útil, útil, solucionarle cosas y hacerla un poquito más feliz cada día. Algo tan sencillo como eso. Yo lo concibo así a la política, como un acto de entrega, nadie te obliga, nadie te ha designado otras cosas, pero en arreglo común. ¿Hay malos políticos? Sí, hay malas políticas también, hay malos periodistas también, hay malos médicos también. No se trata de eso, se trata de hacerse cargo de lo que te toca y tratar de hacerlo lo mejor posible, que eso no quiere decir siempre bien. Yo me equivoco, obviamente que me equivoco. San Agustín decía, me equivoco mil veces por día, calcula yo. Lo que uno intenta al otro día es corregir esos errores que cometiste, nada más. Ser sencillo, no perder contacto con la gente, la cercanía, esas cosas te van nutriendo y eso es lo que nosotros tenemos como aspiración para Misiones y la Argentina que se viene. Por eso, la invitación al voto a la Renovación. 

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin