Murió un periodista y militante social en medio de una represión de la Policía de Ciudad de Buenos Aires

La policía de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires está siendo acusada de quitarle la vida al periodista FFacundo Molares, en horas de la tarde en inmediaciones del Obelisco. Según el parte oficial del SAME, que atendió al periodista en el lugar, las razonces del deceso se relacionan con un paro cardíaco

Compartí esta noticia !

Durante una manifestación convocada por Votamos Luchar y Rebelión Popular en el Obelisco de Buenos Aires, la policía reprimió y dejó al periodista Facundo Molares herido de gravedad. Tras su traslado al Hospital Ramos Mejía, se confirmó su trágico fallecimiento. El incidente también culminó en la detención de varios activistas presentes en la protesta

La policía de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires está siendo acusada de quitarle la vida al periodista FFacundo Molares, en horas de la tarde en inmediaciones del Obelisco. Según el parte oficial del SAME, que atendió al periodista en el lugar, las razonces del deceso se relacionan con un paro cardíaco

En el marco de un operativo represivo contra una manifestación de agrupaciones de izquierda, que estaba teniendo lugar en vísperas de la elección PASO del día domingo, unos 4 efectivos policiales se habrían abalanzado sobre Molares para intentar detenerlo, asfixiándolo en el proceso.

Varios videos de celulares muestran al hombre desvanecido sobre la vereda, sin los policías sabiendo que hacer para que reaccione.

Luego de media hora recibiendo primeros auxilios, el hombre habría sido retirado por la ambulancia del SAME.

El parte del SAME:

Falleció de un paro cardíaco un hombre que se encontraba manifestando en el Obelisco El SAME reportó que el hombre de entre 40 y 45 años sin documentación fue trasladado al Hospital Ramos Mejia desde el Obelisco. Durante más de media hora se le hicieron maniobras de reanimación hasta que se constató el fallecimiento. Las causas del deceso se relacionan con un paro cardíaco producto de factores de riesgo. El cuerpo fue trasladado a la morgue judicial para la autopsia correspondiente.

Según relatos de testigos presenciales, la situación escaló cuando las fuerzas policiales avanzaron violentamente sobre los autoconvocados. Facundo Molares, quien cubría en el lugar, fue tirado al suelo por los efectivos y, de acuerdo con testimonios, habría recibido golpes en la cabeza.

Este episodio también culminó con la detención de varios activistas que participaban en la asamblea que fueron traladados a la Comisaria nº 13, Av. Avellaneda 1550, Buenos Aires:

  • Jimena Cejas
  • Lucía Machado
  • Alicia Machado
  • Horacio Ferreyra
  • Ruben Yaquet
  • Hernán Loyola
Te puede Interesar  Dudek inauguró el nuevo período de sesiones ordinarias del Concejo Deliberante de Cerro Azul

Las organizaciones Votamos Luchar y Rebelión Popular han señalado directamente al gobierno de Horacio Rodríguez Larreta y al gobierno provincial de Axel Kicillof como responsables de la orden de represión llevada a cabo por la policía. 

Quién era Facundo Molares Schoenfeld

Facundo Molares Schoenfeld fue exmiembro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y uno de los pocos extranjeros que se ganó la confianza de la cúpula para formar parte.

Como Comandante Camilo se hizo conocido cuando se plantó al gobierno de Juan Manuel Santos: “Esperemos que este sea el primer gesto hasta la liberación de todos los retenidos y de todos los prisioneros de guerra que están en las cárceles”. La militante por los derechos humanos, Piedad Córdoba, que participó de la negociación, le agradeció el “gesto de paz” de liberar al concejal tras 21 meses de cautiverio.

Hijo del juez de paz de Trevelin, Néstor Hugo Molares, Facundo nació en 1975 en la localidad bonaerense de San Miguel, pero, según los registros oficiales, partió en 2002 hacia Colombia siguiendo las ideas marxistas leninistas adoptadas por las FARC. Allí comenzó desde abajo, buscó adeptos a la causa en las universidades y escaló muchas posiciones.

“Camilo” buscaba en las universidades a personas que, como él, quisieran abrazar el modelo de Ernesto Guevara. Su primer acercamiento a las ideas revolucionarias fue de hecho cuando leyó un libro sobre el “Che”. Así lo explicó en una entrevista a Resistencia Colombia: “Tenía once años cuando leí su biografía y dije: ‘Quiero ser como él’”.

En mi tierra hicimos un levantamiento en 2001 en el que pude participar. En dos meses de peleas populares pasaron cinco presidentes. Éramos un pueblo efervescente: donde un joven caía muerto a manos de policías, diez se alzaban para seguir peleando. Los comercios de empresas estadounidenses, como McDonald’s, estaban en llamas, como símbolo de rebeldía”, recordó en aquel entonces.

Te puede Interesar  Beck Energie presentó la mitigación de la huella de carbono de sus productos

Esos fueron los últimos días de Facundo en la Argentina y los primeros de “Camilo” en Colombia. “El problema de esos levantamientos espontáneos es la falta de una organización que pueda suplantar al Estado. Esos días saqué una reflexión que marcó mi decisión de estar en Colombia: con unas FARC podríamos haber tomado el poder. No necesitábamos más”, manifestó.

Entonces, en los primeros días del 2002, Molares Schoenfeld viajó a Colombia: “Me era imposible esperar otros cincuenta años para tener una segunda oportunidad. Como dijo ‘Alexandra Nariño’, la revolución si se da, se da en Colombia y entonces hay que estar aquí”. Alexandra era otra de las extranjeras de las FARC.

En 2011, “Camilo” regresó a la selva colombiana, pero ocho meses después esa unidad sufrió un golpe muy fuerte: por orden de la Fiscalía Antiterrorista, la Policía arrestó a diez personas -el rector de un colegio, un campesino y ocho estudiantes universitarios- del Partido Comunista Clandestino (PC3). Uno de ellos era Leidy Paola Soto Tamayo, su novia, acusada de rebelión.

Pero el revés más duro lo recibió de sus propios compañeros de armas cuando las FARC y el Gobierno empezaron el 4 de septiembre de 2012 un alto definitivo al fuego. Las partes finalmente firmaron el “Acuerdo de Paz” el 26 de septiembre de 2016 en Cartagena con el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel como veedor internacional.

Con la desmovilización de las FARC, el argentino buscó otros horizontes. Tras dos años en la clandestinidad, la Inteligencia boliviana lo ubicó en noviembre en Montero. Según el comandante de la Policía de Santa Cruz de la Sierra, Miguel Mercado, “Camilo” fue lastimado durante los enfrentamientos entre el MAS y el Comité Cívico, de Luis Fernando Camacho, uno de los partidos acusados de llevar adelante un golpe de Estado contra Evo Morales.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin