Pobres hubo siempre (Carlos Menem ex presidente de la Nación)

Escriben Guillermo Knass, y Martín Leiva Varela ECONEA, especial para Economis. …Y los sigue habiendo, según el último informe publicado por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos de la Argentina, más del 30 por ciento de la población (8.277.085 personas). Argentina se considera pobre, o sea que su ingreso promedio no llega a cubrir la canasta básica total. Ahora el dato significativo del informe es la situación de indigencia, donde siempre según el Indec, el 6,1 por ciento de los argentinos (1.657.221 personas) es considerado indigente o sea que no cubre sus necesidades alimentarias mínimas en el país donde se produce alimento para más 400 millones de personas.

La medición de ambos conceptos no es la ideal dado que se realiza por el método indirecto: o sea se determina el costo de una canasta básica total para la pobreza y una canasta básica alimentaria para la indigencia y se compara este valor con los ingresos de las familias tipo dividido el total de sus integrantes; si el ingreso promedio es menor que la canasta básica total las personas se consideran pobres, y dentro de este grupo si es menor que la canasta básica alimentaria se consideran indigentes.

Valores a junio de 2017

Línea de pobreza para una familia tipo (dos adultos y dos hijos menores) $ 14.811,08.

Línea de indigencia para una familia tipo (dos adultos y dos hijos menores) $ 6.045,34.

Si la familia tiene más miembros los ingresos deben aumentar en proporción a los integrantes.

Como dijimos, en el título “pobres hubo siempre” y en todos lados. De hecho, si colocamos a la población de acuerdo al grado de desarrollo nos encontramos con que el 80 por ciento de la población mundial vive en el subdesarrollo, con lo cual vivir en una economía desarrollada podría decirse que es la excepción a la regla.

La pobreza es la característica del subdesarrollo, y una pobreza estructural que no depende solo del ingreso de los habitantes sino de las condiciones generales de vida, como acceso a la educación, salud, servicios, etc.

De lo general a lo particular:

Para ubicar la magnitud de la pobreza argentina es útil compararla en principio a nivel mundial:

Según datos del Banco Mundial, que es el organismo multilateral encargado de medir y combatir la pobreza la situación es la siguiente:

Según las estimaciones del banco mundial el 9,6% de la población mundial vive en la pobreza, esta medida no es comparable linealmente con la medición que se realiza en la Argentina, pero podríamos decir que para el Banco Mundial es pobre la familia tipo (dos adultos dos mayores para comparar con los datos del Indec) que vive con menos de $ 4245 por mes.

O sea que para el Banco mundial el concepto de pobreza se asemeja más a nuestra línea de indigencia.

Lo que vemos en el cuadro, es que la tendencia es sumamente esperanzadora, la pobreza en el mundo hoy es poco más de un tercio de lo que era en 1990 y la tendencia es que siga disminuyendo.

Ahora veamos en nuestra región:

Estos 29,7 millones de personas equivalen al 5,6% de la población, si bien la indigencia en la Argentina da una tasa un poco mayor, recordemos que la medida es más exigente con lo cual podemos decir que nuestro país se encuentra en la media de la región.

La perspectiva regional también es alentadora ya que si bien en términos porcentuales la pobreza en la región no descendió tan rápido como la media mundial hoy tenemos menos de la mitad de pobres que en 1990.

¿Entonces estamos bien?

Aquí viene el dato no tan alentador para la Argentina:

De 33 países Argentina tiene el 6° lugar en PBI per cápita de la región, incluso salvo por Chile, los que superan a la Argentina son pequeños estados del Caribe con poca población gran actividad turística y financiera como Bahamas, Trinidad y Tobago, etc. Esto quiere decir que tenemos el ingreso de los más altos en la región pero la pobreza de la media de la región, esto solo puede deberse a una mayor desigualdad y malas políticas redistributivas, con mayores ingresos que la media deberíamos tener menos pobreza que la media.

El otro dato es la tendencia

Como vemos en el gráfico el descenso de la pobreza se estancó en el último tiempo a contramano de lo que viene ocurriendo en la región y el mundo, si a esto le sumamos falta de crecimiento, inflación y devaluación brusca de la moneda, puede incluso elevarse por la suba de precios que no sean acompañados por incrementos de ingresos de las personas en dólares.

Conclusión

La pobreza es un flagelo que no se soluciona únicamente con recursos, depende de generar una sociedad más equitativa que entre otras cosas garantice la movilidad social y las oportunidades de desarrollo de sus miembros. Lo que si es incuestionable es que, comparando con países de la región, con los ingresos que tenemos no deberíamos tener los índices de pobreza e indigencia que tenemos, siempre hubo pero cada vez hay menos, no seamos la excepción a la regla. El tema es sumamente amplio y no debería ser indiferente a nadie, recomendamos la lectura de los documentos del Observatorio de la Deuda social de la UCA para más información sobre la situación en  nuestro país.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password