Remarcados: la inflación de los alimentos en el supermercado del mundo

La Argentina sufrió un fuerte aumento de los precios de la canasta analizada en este trabajo, del orden de 5,83 por ciento en dólares (de u$21,80 a U$23,07), lo que ha provocado que la Argentina en 2016 pase de la quinta a la cuarta posición en relación a los costos de la misma canasta para el resto de los países seleccionados.

Este proceso es posible distinguirlo también al analizar la evolución del IPA-FAO, que para el período noviembre-2015-octubre 2016, presenta un incremento de sólo 10,82%, mientras que la Canasta Básica Alimentaria calculada por IndEP-Centro de Economía Política Argentina para la región metropolitana lo hizo en 52 por ciento.

Asimismo, en dicho periodo, nuestro país disminuyó sensiblemente el poder adquisitivo del salario mínimo, pasando esto de un poder de compra de 7,61 canastas a sólo 4,38 canastas, siendo la mayor caída de las economías consideradas, del orden del 29% en poder adquisitivo relativo a alimentos.

El impacto en los precios de la devaluación ha sido el principal factor de la dinámica mencionada. Junto con ello, la quita de retenciones, especialmente a los granos (destinados a alimentación y como insumo fundamental de las cadenas cárnicas, porcina y aviar) incrementó dramáticamente los al acoplar el precio doméstico del precio internacional.  Otro factor ha sido el desmantelamiento del programa de “Precios Cuidados”, y su reemplazo por “Precios Claros”, este último con un impacto nulo sobre la evolución de los precios.

La salida del control cambiario impulsó, desde el comienzo del gobierno de Cambiemos, un sensible aumento de los precios de los alimentos. El impacto de la devaluación, sumado a la quita de retenciones a los granos, sumado a la caída de la de actividad, del empleo y de los salarios reales hizo escalar posiciones a la Argentina en el ranking de precio de alimentos respecto de otros países.

Para que la canasta sea comparable, se incluyeron algunos productos básicos que se comercializan en todos los países (considerando marcas locales en cada uno de los casos), y bebidas populares a nivel global. Los productos seleccionados fueron: aceite de girasol, arroz, bananas, coca cola, harina de trigo, huevos, leche larga vida, manteca, manzana roja, naranja, queso crema y zanahoria. Se realizó la correspondiente medición a través de diferentes cadenas de retail online en Argentina, Australia, Brasil, Chile, Colombia, España, Estados Unidos, Kuwait, México, Paraguay y Uruguay. La canasta de alimentos se valorizó en dólares estadounidenses, tomando como referencia los tipos de cambio oficiales. A partir de los índices de precios de alimentos de cada una de las economías considerada, se deflactó el valor de la canasta en noviembre del 2015 y se valorizó en dólares estadounidenses con los tipos de cambio de 2015. Para argentina se consideraron mediciones propias para el año 2015.

Finalmente, se realizó un análisis sobre la evolución del poder de compra, considerándose los salarios mínimos de cada país. Como cada economía tiene legislaciones laborales distintas, se armonizaron los valores ajustando según la cantidad de pagos anuales obligatorios y las vacaciones también obligatorias. Se ajustó asimismo según la duración de la jornada laboral y de la cantidad de días trabajados en la semana, considerándose luego el valor teórico de un salario mínimo mensual de 48 hs semanales. Los resultados muestran en primer lugar, que, para las economías consideradas, Argentina se adelanta una posición (del puesto 5 al 4) en relación al costo de la canasta de alimentos.

En segundo lugar, se concluye que si bien Argentina mantiene el puesto 5 en lo referido a poder de compra, la variación del mismo cayó un 29% en términos de la canasta considerada, ubicándose como la peor caída en términos relativos dentro del conjunto de países considerados.

De los gráficos N° 1 y 2, que se presentan a continuación, resalta el encarecimiento de la
canasta argentina en dólares entre 2015 y 2016.

Los precios de la canasta mencionada y respecto de los países seleccionados, indican que Argentina en 2016 pasa de la 5° a la 4° posición, solo superada por Estados Unidos, Uruguay y Australia. La quita de retenciones a las exportaciones, y la devaluación “acoplaron” los precios domésticos de los alimentos a los precios internacionales, lo cual trajo aparejado el encarecimiento de la canasta argentina. La virtual y paulatina desaparición del programa de precios cuidados también tuvo efectos sobre el efecto de precio de referencia de dicho programa.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password