Según el Indec bajó la pobreza, pero hay muchas dudas sobre el sistema de medición

Pese a la inflación que fue superior al 40 por ciento y los informes privados que alertaron sobre 1,5 millones más de pobres durante el primer año de gobierno de Mauricio Macri, el Instituto Nacional de Estadística y Censos aseguró que la pobreza se redujo durante 2016 al al 30,3 por ciento a finales de 2016 por debajo del 32,2 por ciento del primer semestre. En esa línea, la pobreza bajó en Posadas al 18,0 por ciento de los hogares y alcanza a 28,0 por ciento de la población, lo que posiciona a la capital misionera como la de menores índices del NEA. En tanto, la indigencia alcanza a 3,3 por ciento de los hogares y 5,3 por ciento de las personas.
Esto representa que según el Indec, hay en Posadas 20.036 hogares pobres y 99.265 personas en esa condición, mientras que en la indigencia, están 3.668 hogares y 18.873 personas. Sin embargo, al tercer trimestre de 2016 en el Aglomerado Posadas, la cantidad de hogares pobres ascendía a 37.340, en tanto que la cantidad de hogares indigentes era de 28.592, una cifra demasiado lejana a la dada a conocer ahora. 

En la Argentina, la baja de la pobreza equivale a 800.000 personas que dejaron esa condición entre el primer semestre del año, cuando se reanudó la medición de la pobreza, y este dato del segundo semestre. A fines del año pasado, una pareja de un hombre de 35 años, una mujer de 31, y dos hijos de 6 y 8 años, requería de 13.155 pesos al mes para comprar la Canasta Básica Total, y no caer por debajo de la línea de la pobreza, o 5.458 pesos para comprar la cantidad mínima de alimentos y no entrar en la indigencia. 

Esos datos son menores a los registrados en Posadas, donde en enero, una familia necesitaba 6.168,11 para la Canasta Básica Alimentaria y 15.815,67 para la Canasta Básica Total. 

Los datos del Indec no tienen parámetro de comparación con el primer semestre, cuando hubo un “apagón” estadístico y solo se encuentran datos del 2013. De todos modos, contrastan con los estudios realizados por el Instituto Provincial de Estadística y Censos, mucho más profundos y precisos, que revelan que la pobreza creció al 35 por ciento y la indigencia al 26,8 por ciento en el tercer trimestre del año pasado. En el segundo trimestre del año pasado, los valores ascendían al 34,4 y 25,1 por ciento, respectivamente.

Fuentes oficiales indicaron que los valores del Indec no son del todo precisos, ya que miden la pobreza con la vara de los ingresos para definir la Canasta Básica Alimentaria, pero medidos en forma regional. Es decir, se toma un valor para todo el NEA, con el que se define la pobreza en Posadas, mientras que los ingresos son distintos en cada ciudad. Son datos incomparables. También señalan que la distancia entre el número de indigentes y pobres es demasiado larga.

Los datos del IPEC son más precisos porque miden la pobreza multicausal, un método que combina medición de ingresos, costo de la canasta básica alimentaria y total y acceso a 17 necesidades básicas. Si alguna de las esas 17 necesidades están insatisfechas, el organismo oficial ya considera a una familia en la pobreza.“Misiones es la única provincia que mide la pobreza multicausal. Es un sistema más profundo con variables que van más allá del ingreso, sino que permiten visibilizar la pobreza que se denomina estructural. Es un sistema que utiliza Naciones Unidas”, indicó la directora del organismo, Silvana Labat en una reciente entrevista concedida a Economis.

Los datos del Indec fueron cuestionados por el Centro de Economía Política Argentina, que argumenta que “con la presentación de los nuevos datos de la incidencia de la indigencia y pobreza en Argentina quedó en evidencia la decisión de no empalmar los índices de indigencia y pobreza con la información anterior y, al mismo tiempo, de omitir deliberadamente el cálculo de los niveles de indigencia y pobreza a fines de 2015; impidiendo determinar con precisión el impacto de las políticas económicas implementadas a partir del inicio de la gestión de Cambiemos en diciembre de 2015, y de este modo ocultando el “salto” en el nivel de pobreza en el primer semestre.

Los mayores índices de pobreza se anotaron en Santiago del Estero, con el 44 por ciento, Seguido por Concordia con el 43,6; Gran San Juan 43,5; Córdoba 40,5; Corrientes 39,5, mientras que el Gran Buenos Aires, el índice alcanzó al 34,6 por ciento.

Los menores índices se anotaron en la Ciudad de Buenos Aires, con el 9,5 por ciento, Ushuaia con el 9,7; Río Gallegos 13,4 por ciento.

Los menores niveles de Indigencia se anotaron en Ushuaia con el 2,1 por ciento, Comodoro Rivadavia y Ciudad de Buenos Aires, ambas con el 2,3, y Paraná 2,4 por ciento.

Los mayores niveles de indigencia se anotaron en Córdoba con el 10,8 por ciento, Santiago del Estero con el 8,8, y el Gran Buenos Aires con el 7,5 por ciento.

Antes de que se dieran a conocer las cifras, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, sostuvo que la pobreza “puede bajar en los próximos dos años y ubicarse entre el 20 y el 25 por ciento”, es decir unos ocho puntos menos aproximadamente, y reiteró que si se analizan distintos sectores de la economía argentina, se observa “un crecimiento del salario real este año”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password