Senasa intensifica control y afirma que influenza aviar no representa un peligro para la población

El vicepresidente del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), Rodolfo Acerbi, aseguró hoy que los casos de influenza aviar “no representan un peligro en la salud de la población en Argentina, ni para la cadena comercial de venta”.

Compartí esta noticia !

El vicepresidente del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), Rodolfo Acerbi, aseguró hoy que los casos de influenza aviar “no representan un peligro en la salud de la población en Argentina, ni para la cadena comercial de venta”.

En diálogo con Télam, el funcionario detallo además las medidas de prevención que llevan adelante dependencias nacionales y provinciales para evitar la expansión del virus.

“La influenza aviar no representa un problema para la salud de la población en el país, y estamos garantizando todas las medidas sanitarias para evitar su expansión. Las chances de afectar a las personas son bajas, y esta enfermedad no se contagia por el consumo de la carne de pollo ni de huevos, la única manera que las personas pueden contagiarse es si manipulan aves muertas o enfermas por este virus. Por lo que, no hay peligro de contagio a través de la ingesta de alimentos, y no afecta a la cadena comercial de venta”, dijo Acerbi.

Tras la confirmación el miércoles pasado del primer caso en Jujuy, lo que determinó la declaración de situación de emergencia sanitaria por parte de la Secretaría de Agricultura, el Senasa relevó más de 100 muestras a nivel nacional, en los que se detectaron casos positivos en otras tres provincias: Córdoba, Salta y Santa Fe.

En Jujuy la enfermedad fue detectada en aves silvestres de la especie de ganso andino.

Luego se confirmaron casos de influenza aviar (IA) H5 en patos y gansos silvestres hallados muertos en la provincia de Córdoba, a los que se sumó otro caso de contagio -en este caso de una gallina de traspatio- en Salta.

Hoy, la dependencia sanitaria dio cuenta de otro caso, en Santa Fe, en la localidad de Villa Cañás, con el hallazgo de gallinas y pavos de traspatio infectados con el virus.

La influenza aviar de alta patogenicidad (IAAP) es una enfermedad de alto impacto tanto en la diversidad de aves silvestres como en la producción avícola, debido a que provoca altos índices de mortandad.

Hasta el momento, las 5 especies de aves que han sido identificadas con gripe aviar en el país son: ganso andino, pato silvestre, gallinas, pavos y patos domésticos o de traspatio.

Tras haberse confirmado estos casos, los ministerios de Producción de las provincias y personal del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) adoptaron acciones sanitarias y establecieron una zona de contención en función de la detección y sospechas epidemiológicamente relacionadas, además, se reforzaron controles de rutas en colaboración con la Gendarmería Nacional para delimitar la zona.

Te puede Interesar  Fiebre aftosa: nueva técnica evalúa la eficacia de la vacuna en cerdos

En la provincia de Entre Ríos se llevan a cabo controles preventivos en la frontera con Uruguay -en los puentes “Gral. San Martín” (Gualeguaychú/Fray Bentos), “Gral. Artigas” (Colón/Paysandú), “Salto Grande” (Concordia/Salto)-, luego de que la semana pasada se detectara un caso en el Departamento de Maldonado.

“Sabemos que el servicio uruguayo está muy atento a la situación con los equipos de salud correspondientes, y hasta el momento no se han reportado nuevos casos positivos”, dijo Acerbi sobre la situación en el vecino país.

También, se están realizando controles en la frontera con Brasil, Bolivia y Paraguay donde se verifica diariamente el cumplimiento de los requisitos exigidos para cargas comerciales que se exportan e importan, como también el control de equipaje de los viajeros al ingreso a la República Argentina.

Sobre los casos positivos de influenza aviar, el vicepresidente del Senasa sostuvo que la enfermedad “hasta hace mucho tiempo no complicaba la situación en Sudamérica”.

El nuevo cuadro de situación comenzó tiempo atrás en EEUU “con una enorme cantidad de casos, para luego detectarse en México, Cuba, República Dominicana, Perú, Colombia, Venezuela y Chile”, entre otros países.

“Hasta hace mucho tiempo, esta enfermedad no afectaba las líneas migratorias y no complicaba la situación en Sudamérica. En el último tiempo se volvió más agresiva y el virus ha crecido. El año pasado con el caso de México, hicimos un simulacro en conjunto con organismos de la región para trabajar con aves migratorias -especialmente gansos salvajes-, para anticiparnos a la posible llegada”, dijo el funcionario.

En los últimos días, autoridades y técnicos nacionales y regionales del Senasa participaron de una reunión virtual con funcionarios provinciales y municipales, en los que se repasó la situación a nivel país y las principales medidas de bioseguridad implementadas.

“Si bien no es posible frenar o mitigar el avance de la enfermedad a través de las zonas donde asientan las aves migratorias, sí resulta posible adoptar medidas de prevención y mitigar su diseminación y su impacto negativo en la avicultura”, recalcó Acerbi.

Te puede Interesar  Llega el festival de teatro Gurises: un evento imperdible para toda la familia

El vicepresidente del Senasa detalló los procedimientos llevados a cabo en articulación con las provincias en casos sospechosos, y subrayó la importancia del seguimiento.

En primera instancia se realiza un trabajo de rastreo con la gente de parques nacionales o traspatio (residencias particulares), “esto nos permite cortar la cadena de transmisión”, señaló.

“Cuando encontramos un caso positivo o sospechoso se traza un diámetro de 3 kilómetros alrededor de rastrillo intensivo, viendo humedales, granjas familiares, y si hay establecimientos comerciales de huevos o de pollo, allí el equipo saca la muestra que tarda unas 48 horas máximo en detectar el virus”, precisó.

En el plano preventivo, Acerbi remarcó que el personal que trabaja en determinados perímetros no puede desempeñarse en otras zonas, y deben estar, por lo menos, 21 días de cuarentena antes de volver a realizar tareas para evitar el potencial traslado del virus.

Cuando se confirma algún caso, a los 3 kilómetros iniciales, se agregan otros 7 kilómetros de monitoreo por espacio de 21 días, y se establece una restricción en los movimiento de vehículos, así como en el plano social y laboral.

Por último, desde el Senada emitieron una serie de recomendaciones a tener en cuenta para actuar de manera preventiva:

-Lavado frecuente de manos con agua y jabón o usar desinfectantes a base de alcohol.

-Evitar el contacto directo con aves silvestres y, de ser posible, solo observarlas desde lejos.

-No tocar superficies que podrían estar contaminadas con saliva, mucosa o heces de aves silvestres o de corral, y ajustar las medidas sanitarias en el trabajo comercial.

-Evitar tener contacto sin protección con aves de corral que parecen estar enfermas o muertas

-En caso de encontrar algún ave enferma o muerta, evitar el contacto y dar aviso a las autoridades sanitarias del Senasa concurriendo a cualquiera de sus oficinas; por medio de la aplicación “Notificaciones Senasa”, o enviando un correo electrónico a notificaciones@senasa.gob.ar.

También ingresando al apartado “Avisa al Senasa” de la página web del organismo o enviando un WhatsApp al 11-5700-5704

-Actualmente, no hay restricciones para viajar a zonas afectadas por influenza aviar. Sin embargo, se recomienda que las personas que viajan tomen las medidas de prevención necesarias para evitar riesgos.

About The Author

Compartí esta noticia !

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin