Transformando la enseñanza de la Economía

Wendy Carlin explica cómo un nuevo enfoque de la educación económica puede ayudar a abordar problemas sociales apremiantes

Compartí esta noticia !

A principios de la década de 2010, un sentimiento generalizado de que la enseñanza de la economía estaba fallando a los estudiantes llevó a un grupo de profesores de todo el mundo a renovar el plan de estudios de economía de pregrado. Los objetivos gemelos eran reflejar los avances en la investigación económica y hacer que la educación económica fuera más pertinente para los problemas del mundo real.

En 2013, Wendy Carlin, Samuel Bowles, del Instituto Santa Fe, y otros, entre ellos Oscar Landerretche, de la Universidad de Chile, fundaron Curriculum Open-access Resources in Economics, también conocido como CORE Econ, para ofrecer cursos de alta calidad y acceso abierto a estudiantes y profesores de todo el mundo. Al incluir temas como el cambio climático, la desigualdad, la innovación y el futuro del trabajo, CORE Econ busca ampliar el plan de estudios estándar, aumentar el acceso a la educación económica y atraer y retener a un cuerpo estudiantil más diverso.

Carlin, profesor de economía en el University College de Londres y recién elegido vicepresidente de la Asociación Económica Internacional, habló con F&D sobre por qué es vital repensar el enfoque tradicional de la enseñanza.

F&D: ¿Cómo percibe el público en general la economía?

WC: Cuando se le pide a una audiencia que represente la economía con las manos o los brazos, la mayoría muestra curvas de oferta y demanda que se cruzan. Si les preguntas qué palabra le viene a la mente cuando escuchan “economía”, a menudo es “dinero”, y la imagen asociada es la de un hombre blanco con traje señalando una hoja de cálculo o una pantalla con precios de acciones. La percepción pública de los modelos económicos tradicionales se puede resumir como que “la economía se trata principalmente de que los mercados funcionen bien”, lo que se alinea con la forma en que se enseña tradicionalmente Economía 101. Es una representación estrecha de lo que hacen los economistas, y si esa es su opinión, uno predeciría que la economía tiene poco que contribuir a abordar una pandemia o la crisis climática.

Sin embargo, los avances en la teoría económica, las herramientas empíricas y la disponibilidad de datos en las últimas décadas han alejado a los economistas de los estrechos debates sobre si los gobiernos deberían intervenir más o menos para abordar el mal funcionamiento de los mercados. Las nuevas herramientas han abierto un nuevo espacio para la economía.

F&D: ¿Cómo se puede hacer que la economía sea más relevante para los problemas de la vida real?

WC: Piense en el enfoque tradicional como representado por una línea con el Estado en un extremo y el mercado en el otro. Las diferencias entre los economistas podrían estar representadas por el lugar que ocupan en el espectro entre “el Estado”, donde las acciones están motivadas por la necesidad de obedecer las regulaciones gubernamentales y donde los bienes y servicios se asignan por decreto o competencia electoral, y “el mercado”, donde los incentivos materiales impulsan el comportamiento y la asignación tiene lugar a través de la competencia.

Si añadimos un tercer polo y lo llamamos “sociedad civil”, una visión más rica de la motivación humana puede incluir el altruismo, la reciprocidad, la dignidad y la sostenibilidad, así como el pensamiento “dentro y fuera del grupo”. Aquí, las normas sociales y el poder privado son cruciales para la forma en que se distribuyen los bienes y servicios y para determinar quién obtiene qué.

Te puede Interesar  Adiós a Google Drive: Ya tiene fecha de 'vencimiento'

F&D: Usted ha argumentado que la emergencia climática y la pandemia han puesto de manifiesto las deficiencias de los modelos económicos tradicionales.

WC: La pandemia produjo nuevos desafíos a una visión de la economía restringida a las transacciones en los mercados. El temor a que la enfermedad se propagara a través de las interacciones cara a cara produjo efectos indirectos en las relaciones económicas entre las personas. En el seno de las empresas surgieron problemas entre directivos y trabajadores. Los gerentes tenían el poder de obligar a los trabajadores a trabajar en condiciones que consideraban peligrosas. Aunque el economista Ronald Coase consideraba que el problema de quién ejerce el poder dentro de la empresa era “economía”, los modelos convencionales que se enseñan en las clases de economía no lo hacen.

Una visión ampliada de la economía la hace relevante para importantes problemas de la vida real que involucran interacciones no relacionadas con el mercado y van mucho más allá de la preocupación tradicional del economista por la eficiencia.

En cuanto al clima, por ejemplo, el debate económico tradicional gira en torno a si centrarse más en las soluciones estatales —como la prohibición de la venta de vehículos con motor de combustión interna o los subsidios a la investigación y el desarrollo ecológicos— o si en su lugar se debe aspirar a soluciones de mercado, como un impuesto al carbono (en el que el gobierno fija un precio a las emisiones de carbono) o un comercio de derechos de emisión (en el que el gobierno establece límites a las emisiones y deja que el mercado determine el precio). Ambos son valiosos, pero ninguno de ellos moviliza por sí solo todos los mecanismos disponibles, y es probable que ambos sean inadecuados para la tarea que enfrentamos. La nueva economía explica cómo el cambio de preferencias hacia iniciativas más ecológicas puede complementar tanto las medidas estatales como las del mercado.

F&D: La economía conductual y otros enfoques han ganado terreno. ¿Cómo desafían estas perspectivas alternativas las teorías tradicionales?

WC: Una vez que la economía incluye comportamientos más complejos que el del Homo economicus y abarca el estudio de las instituciones, definidas como las reglas del juego que especifican quién hace qué y quién obtiene qué, entonces no se pueden ignorar las contribuciones de la psicología, la biología evolutiva, la sociología, la ciencia política y la historia. Los economistas conductuales han seguido el ejemplo de los psicólogos sociales y los biólogos evolutivos y han desarrollado métodos experimentales en el laboratorio y en el campo.

Dentro de esta concepción más amplia de la economía, los economistas pueden desplegar su fuerza tradicional en la comprobación rigurosa de hipótesis utilizando técnicas cada vez más sofisticadas y mejores datos. Y pueden aportar modelos que pongan a prueba y agudicen nuestras intuiciones mientras investigan los efectos de equilibrio general (a menudo no intencionados) de las intervenciones políticas bien intencionadas.

F&D: ¿Cómo se pueden integrar los valores éticos y morales en la enseñanza de la economía, y cómo podría esto mejorar su impacto?

WC: Con extraordinaria regularidad durante la última década, la “desigualdad” es la respuesta más común a la pregunta “¿Cuál es el problema más apremiante que los economistas de hoy deberían abordar?” El clima y la sostenibilidad ocupan el segundo lugar. Ambos problemas plantean preocupaciones éticas, por ejemplo, ¿qué tan justa es la desigualdad? ¿Deberían los futuros ciudadanos del mundo tener el mismo peso que las personas vivas hoy en día en los cálculos sobre los costos y beneficios de la mitigación del cambio climático?

Te puede Interesar  Arrancó la fiesta provincial "Expo Agro Educativa" en el IEA N° 13

No es nuestro trabajo decir lo que es justo, pero podemos equipar a nuestros estudiantes con herramientas analíticas para conectar su estudio de cómo funciona el mundo con criterios normativos. Muchos estudiantes llegan a la economía con este conocimiento. Sin embargo, a menudo se les dice que las cuestiones normativas se encuentran fuera de la economía, lo que produce un enfoque en la evaluación de los resultados económicos y las políticas solo en términos de eficiencia, y a menudo en el criterio muy estrecho de una mejora de Pareto. Inclina el campo de juego hacia el statu quo si la única pregunta normativa que se puede hacer es: “¿Podría haber ganancias mutuas al pasar a alguna otra asignación?”

Para ayudar a los estudiantes a hacer una segunda pregunta normativa: “¿Hay alguna asignación que sería más justa, y son justas las reglas del juego que produjeron la asignación?”, usamos el velo de ignorancia de John Rawls. Invitar a los estudiantes a evaluar los resultados cuando no saben si serán ganadores o perdedores, por ejemplo, les ayuda a articular las compensaciones.

F&D: ¿Qué cambios deberían hacerse en el currículo de economía para garantizar que los estudiantes puedan abordar los complejos desafíos del mundo moderno?

WC: El currículo debe ser coherente y RErelevante: el uso de mayúsculas se refiere a la implementación de un cambio radical en el currículo de introducción a la economía por parte del proyecto global CORE Econ, que dirijo (www.core-econ.org ). Un nuevo currículo debe reflejar los problemas a los que nos enfrentamos ahora y demostrar que una educación económica puede proporcionar las herramientas para comprometerse con ellos. Esto está muy lejos de la imagen de la economía que esbocé al principio.

Pero la relevancia en el mundo real no es suficiente. El currículo debe estar anclado en un nuevo modelo de referencia que refleje lo que hemos aprendido en los últimos 30 o 40 años sobre cómo son las personas, cómo interactúan en condiciones de información incompleta y lo que eso significa para la política.

En el último libro electrónico de CORE, The Economy 2.0, asumimos el desafío de producir una nueva forma de enseñar cómo funcionan realmente los mercados laborales que refleje las últimas décadas de investigación sobre el poder del monopsonio. El modelo ayuda a los estudiantes a comprender los efectos del salario mínimo y a modelar cómo funciona el mercado laboral agregado como parte de un tratamiento integrado del desempleo, los salarios reales y la inflación.

También hay problemas económicos (crisis inmobiliarias y del mercado financiero, puntos de inflexión ambientales y dinámicas de adopción de nuevas tecnologías como los vehículos eléctricos) que requieren que los estudiantes piensen en términos de modelos con inestabilidad y equilibrios múltiples. Esta variedad enseña una lección más amplia sobre cómo se pueden implementar los modelos económicos para arrojar luz sobre diferentes tipos de problemas complejos.

Esta entrevista ha sido editada por razones de extensión y claridad.

WENDY CARLIN es profesora de economía en el University College de Londres. Es una de las coautoras de los textos introductorios de acceso abierto del proyecto CORE, The Economy and Economy, Society, and Public Policy. Véase www.core-econ.org

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin