Tres días sin la irrelevante generación eléctrica solar en Misiones

Tres días seguidos de fuertes y persistentes “lluviaradas” (término regional indicativo de lluvias muy fuertes), con amagues de tormentas, y con intermitencias de cielos encapotados, con cerrados nubarrones.

Por supuesto, a consecuencia de esos fenómenos climáticos, muy recurrentes en esta provincia de abundante pluviosidad y nubosidad, la generación eléctrica solar…de los muy promocionados paneles solares, estuvo ausente por completo.

¡Y nadie lo notó, pues “no mueve la aguja” de la matriz productiva eléctrica!

Esa sumatoria de simples hechos de la realidad, prueba fehacientemente que la muy promocionada generación fotovoltaica (o generación en base a paneles solares, o como yo la denomino, con los “espejitos de colores”), es totalmente irrelevante, y que en los hechos no es ninguna solución, para las muy acuciantes necesidades a cubrirse, para que pueda garantizarse un eficiente y seguro servicio público de energía eléctrica en nuestra provincia.

Tal como cualquier honesto y experimentado experto energético sabe fehacientemente, la generación eléctrica solar es muy ineficiente, cargada de insalvables intermitencias, y solo es capaz de producir en las pocas horas diarias de heliofanía; además de ser energía muy costosa por kWh, y en consecuencia de esos y otros factores es falsamente “vendida” como energía “limpia”, pues se ocultan cuidadosamente sus muchos costos ambientales.

También, cualquier experto energético honesto y realmente capacitado, sabe que en el extenso territorio nacional argentino, las únicas áreas en las que los usualmente pobres rendimientos de los paneles solares, son algo mejores que en otras áreas de nuestra dilatada geografía, están ubicadas en el NOA y algunos otros puntos cordilleranos. En particular, en la muy seca y muy soleada Puna de Atacama, donde además las nubosidades brillan por su ausencia.

Insistir con los ”espejitos de colores” de la generación solar, en Misiones, e incluso presentarla como supuesta “gran solución energética y ambiental”, es simplemente un auténtico disparate, que si se persiste en él, nos terminará costando muy caro, no solo por los muy altos costos de esa energía (que impactan en los costos de toda la matriz eléctrica), sino por el cuadro de pobreza energética, al cual casi con seguridad seremos empujados, por el desatino de insistir en invertir y endeudarnos en una tecnología que no es nada apropiada a nuestra realidad.

Considérese que en Misiones, prácticamente uno de cada tres días llueve o es nublado, eso además que por lógica, las solares no producen de noche, cuando precisamente se da habitualmente el pico diario de la demanda eléctrica.
Además, casi todos los insumos de los paneles solares son importados, o sea que es casi nula la promoción de la industria argentina.

Mientras tanto, se tapa con un grueso manto de silencio, que en 2019, cuando colapsó el sistema interconectado nacional, a consecuencia de un muy mal manejo del mismo y de la falta de inversiones (una constante en todos los servicios públicos durante el crudo neoliberalismo del macrismo), en Misiones no padecimos dicha caída abrupta del servicio, gracias a la silenciosa y muy eficiente generación hidroeléctrica de Urugua-Í.

Es el mismo manto de grueso silencio, con el cual se pretende hacer olvidar a nuestra población, que existen ocho proyectos hidroeléctricos de mediana potencia, totalmente listos y a nivel de proyectos ejecutivos, los cuales en su momento fueron financiados con fondos y supervisados por profesionales de esta provincia. Eso además de los grandes proyectos hidroeléctricos binacionales, que con toda lógica técnica, ambiental y geopolítica deben construirse.

Pero claro, las fortísimas presiones internacionales para imponer al como sea a eólicas y solares, del Acuerdo de París COP 21, así como el accionar constante y de zapa de varias ONGs ultra ecologistas, de varios medios electrónicos alineados con esos intereses, y claramente la generosa provisión de fondos para financiar esas campañas, logran convencer a muchos, incluyendo en ello a las usualmente poco calificadas técnicamente “progresías”, que se embelesan con los discursitos medioambientales machaconamente difundidos con ese objetivo.

Y en todo ese intencionalmente confuso contexto, la opinión pública pasa a desconocer que técnicamente, las energías más eficientes y más amigables con el medio ambiente, son la hidroeléctrica y la nuclear.

No es casualidad, que los múltiples voceros al servicio de las energías “renovables amputadas” (pues amputaron de ese concepto a las hidroeléctricas medianas y grandes); esos voceros, atacan con tanta ferocidad como malicia a las energías hidro y nuclear, contra cuyas eficientes generaciones no pueden competir las costosas e ineficientes energías solar y eólica.

Alemania y España son los más claros ejemplos de las negativas consecuencias de apostar desmedidamente a esas poco eficientes tecnologías de generación eléctrica; y sus precios de la energía están sufriendo las consecuencias, además de las complejidades geopolíticas de depender en exceso de las importaciones de gas natural, al haber cancelado sus planes nucleares, y carecer por completo de capacidades de incrementar sus producciones hidroeléctricas, pues hace décadas ya construyeron todas las obras que sus sistemas hídricos podían poseer.

Las varias gruesas incoherencias en que está incurriendo el Ministerio de Energía de Misiones, no coincide ni colabora en nada, con el accionar gubernativo provincial, que en otras áreas evidencia notables concreciones, como en lo sanitario, educativo, infraestructura vial y otras.

Se ampliará el tema, en sucesivos artículo, Dios mediante.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password