Twitter: Elon Musk se quedó con la red social por 44.000 millones de dólares

El empresario Elon Musk ha recibido luz verde para la compra de Twitter tras alcanzar un acuerdo por 44.000 millones de dólares con los representantes de la compañía, según ha confirmado este lunes la red social.

Según Reuters, las discusiones sobre el acuerdo, que la semana pasada parecían “inciertas”, se aceleraron durante este fin de semana después de que el director general de Tesla y SpaceX “atrajera” a los accionistas de Twitter con los detalles financieros de su oferta.

“Espero que hasta mis peores críticos permanezcan en Twitter, porque eso es lo que significa la libertad de expresión”, escribió el magnate en un tuit.

El pasado 4 de abril el empresario adquirió una participación pasiva del 9,2 % de Twitter, convirtiéndose así en el accionista principal de dicha red social, lo que provocó que el valor de las acciones de la compañía aumentara un 26 % en las operaciones previas a la comercialización.

A mediados de abril, el director general de Tesla y SpaceX ofreció comprar el 100 % de Twitter pagando en efectivo 54,20 dólares por acción, lo que, según Bloomberg, podría clasificarse como una de las adquisiciones más grandes de Internet.

Durante una charla TED concedida esa misma jornada, el magnate precisó que mejorar la confianza pública en la plataforma es “extremadamente importante para el futuro de la civilización”, por lo que sugirió que los algoritmos de Twitter se hagan públicos, por ejemplo, en Github, para que los usuarios entiendan cómo funciona la red.

Asimismo, condenó que “se promocionen o degraden tuits de manera misteriosa”, argumentando que es algo potencialmente “peligroso”. En este sentido, se mostró a favor de la libertad de expresión y de que Twitter acate las leyes de EE.UU.

Un día después, la junta directiva de la red social adoptó la denominada estrategia de la ‘píldora venenosa’, con la que busca impedir que el director general de Tesla y SpaceX incremente su participación en Twitter en más de un 15 %.

El discurso del propio Musk sobre Twitter es que lo compra para mejorarlo, no por dinero ni por influencia. El mayor análisis de su compra lo hizo el 14 de abril en una charla TED, el mismo día en que se hizo pública su oferta. Su tesis es que Twitter necesitaba más claridad en las normas, más transparencia en los algoritmos y más libertad en el discurso. Los detalles eran, sin embargo, escasos.

Su gran intención, siempre según sus palabras, es salvar la democracia: “Es muy importante que haya un escenario inclusivo para la libertad de expresión”, dijo. “Twitter se ha convertido en una especie de plaza pública de facto, por lo que es realmente importante que la gente crea y perciba que puede hablar libremente dentro de los límites de la ley”, añadió.

Este recurso es indispensable tanto para “el funcionamiento de la democracia en EEUU como en muchos otros países”, dijo.

Para que haya menos dudas, el algoritmo de Twitter debe estar colgado en GitHub, la plataforma de código abierto, y otros programadores deben poder hacer comentarios y sugerencias, “como ocurre con Linux y Signal”, dijo. También los usuarios deben ser perfectamente conscientes de por qué se toman decisiones: cualquier acción de por qué se promueve o no un tuit “debe ser evidente, de modo que no haya manipulación tras bambalinas, ya sea algorítmica o manual”, añadió.

Sobre la libertad de expresión admitió ser “absolutista” y dijo que gritar fuego en un teatro lleno “debería ser un crimen”. El modo en que encontró para definir qué es defender la libertad de expresión fue este: “Una buena señal de libertad de expresión es que alguien que no te gusta pueda decir algo que no te gusta. Si eso es así, tenemos libertad de expresión”, dijo.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password