Wellbach: “Nuestro mandato es de los misioneros”

Compartí esta noticia !

“Me mataron”, confesó nervioso cuando le tocó hablar en la presentación de su candidatura en un Centro de Convenciones colmado. No estaba, como siempre, frente al escenario, sino sobre él. Como protagonista. Le tocó hablar después de Carlos Rovira y Maurice Closs, conductor y candidato a senador por la Renovación. A Ricardo Wellbach le confiaron la candidatura a diputado nacional. “¿Cómo no me voy a animar si el pueblo está con nosotros?”, se preguntó después de admitir que le temblaban las piernas de la emoción.

Sin embargo, lejos del escenario, Wellbach deja las emociones de lado. Es reflexivo y metódico. A la formación técnica le sumó Filosofía y Teología. Militante desde joven por las causas sociales, conoce cada escalón de la política. Ahora, como subsecretario de Gobierno, es la fuente obligada de consulta de intendentes y dirigentes del interior.

“Tenemos que trabajar en la construcción cuidando el proyecto común. Nadie quiere ir para atrás”, asegura ya confirmado como candidato.

Wellbach asegura que no será una elección fácil. “Es un riesgo, porque enfrente tenemos el mensaje mentiroso de que “ya viene el cambio”  y denostando el pasado”, analiza. Recuerda que el 40 por ciento de la población se expresó por “el cambio”.

Sin embargo, asegura que la Renovación tiene la fortaleza de expresar la identidad del misionerismo, lo que no implica una contradicción en el trabajo en equipo con la Nación, sino una defensa de la territorialidad.

Por eso, cuenta, el gobernador Hugo Passalacqua mantiene una elevadísima imagen positiva, por encima de la figura presidencial. “Tenemos una fortaleza real y debemos seguir con una gestión cercana con la gente”, insiste.

Wellbach tiene una formación teológica que lo marca como dirigente. Entiende la política como una construcción colectiva que debe generar condiciones que distribuyan mejor la torta. “Trabajo y organización social. La empresa que solo quiere ser rentable, genera lo que está pasando ahora con los despidos. No se debe solo cerrar los números con la obsesión de la rentabilidad o el dinero”, argumenta.

Recuerda que hace algunas décadas, empresas como Celulosa tuvieron un importante despliegue social en Misiones: “Construyeron escuelas, viviendas, instalaciones deportivas. Hoy son fríos números”.

El candidato a diputado nacional se crió en el seno de una familia humilde. Nacido en 25 de Mayo, su padre fue obrero y su madre trabajadora doméstica. “La familia se afirmó en el trabajo, el esfuerzo y la solidaridad, con la humildad desde el servicio”, cuenta.

Te puede Interesar  River, Marolio y la yerba, protagonistas en la reapertura de la embajada argentina en Bangladesh

Después de cursar en la secundaria técnica, continuó su formación teológica y filosófica. “Un ámbito de reflexión que no imaginaba. Pasé de la termodinámica y la física a hablar de metafísica. Pero ahí aprendí, con el trabajo de campo, la orientación social. El seminario, durante los 80, coincidió con el análisis de la Teología de la Liberación, que había comenzado en los 70”, rememora.

Esa inserción social lo llevó a simpatizar con el peronismo desde la recuperación de la democracia. Aunque recién en 1995 ingresó de manera formal a la actividad política.

“Por la formación, sostengo la idea del bien común, el compromiso con la historia que vivo y ayudar  a las concreciones. Todos debemos pensar primero en el bien común, poner el talento al servicio de la comunidad, para lograr un hombre correcto, un misionero con valores, que entienda que lo mejor es el bien común, no violento, que extirpe la violencia de género, que resuelva los conflictos en paz”, enumera.

Aunque dice que falta mucho por hacer, Wellbach también advierte de una nueva conciencia social, que “frena las cosas que están mal hechas”. Pero “a veces se reclama y se piensa que el asfalto es lo mejor y en realidad, la educación es más importante. El asfalto es necesario, pero la educación es lo que cambia el futuro”, explica.

“Me sigue doliendo la marginalidad. Me genera mucha impotencia encontrarme con situaciones que no se solucionan de golpe, porque faltan herramientas. Cuando dicen: “Estos son vagos, en realidad, nadie se pregunta si tuvieron las herramientas. No son un número. Es un país que no les dio las herramientas y hoy lo juzga. No todos nacen con luz, agua, rutas o el wifi. El que vive en Pozo Azul, sobreviviendo en el monte, ¿cómo lo saco? Pusimos 70 millones para urbanizar la chacra 145 de Posadas y apenas le dimos casas, pero eso no les resuelve la historia”, señala.

También pone sobre la lupa el diagnóstico hecho desde arriba. “Dicen que hay que enseñarles oficios para que hagan algo. Pero en realidad, es para pagar dos pesos. Yo quiero que los hijos de los tareferos puedan ir a la Universidad. Que el cortador de pino tenga condiciones dignas, pero que su hijo pueda salir del monte y romper con el esquema. Tenemos gente que no es capaz de pedir. Vive en su paraje porque no puede enfrentar otras realidades”, analiza.

Te puede Interesar  El muro de los lamentos

En Misiones se inició un proceso de inclusión que coincidió con un gobierno nacional distinto ¿Se interrumpió ese proceso?

La Renovación no interrumpió ese proceso de inclusión. Puede ser más lento, porque la economía te frena, pero no lo interrumpimos ni interrumpiremos. Se prioriza atender a la gente. Si se suspende algún plan nacional, vemos como continuarlo con recursos propios, como algunos fondos educativos o el subsidio energético a las empresas. Está claro que hay que resolver lo más urgente. Los recortes en salud no son menores y la inversión provincial se incrementa en esas áreas, para cubrir la asistencia a los afiliados al PAMI o los planes nacionales de remedios. Es muy difícil de sostener, pero lo estamos haciendo. La Salud en Misiones es lo más importante. No sólo es en cantidad, sino en calidad y mejor tecnología.

¿Qué puede aportar en el Congreso?

Sostener la idea de la Renovación. De tener un equipo fuerte, con identidad. Podemos pedir mucho, pero vamos a perder si no argumentamos bien. Hay que fundamentar por qué pedimos. Hay que construir ciudadanos que sepan pelear por sus cosas y ser el primer soldado.

¿Se puede luchar desde una provincia lejana como Misiones?

Es difícil la lucha desde cualquier lugar. Peleamos el federalismo desde una Constitución unitaria. Hay 70 diputados de Buenos Aires y 35 de Capital Federal. Con eso logran sacar todos los beneficios y no generan soluciones ellos mismos. Nosotros sí. Logramos vivir con lo nuestro. Hay que replantear esas cosas y es la sociedad la que debe pelear desde el espacio local. Nosotros no vamos a responder a los intereses de otros. Nuestro mandato es de los misioneros. Las indicaciones serán del Gobernador, no de un partido.

 

About The Author

Compartí esta noticia !

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin