Bárbaro: “Uno como dirigente no puede estar ajeno a la pobreza”

Nació y se crió en la chacra, en Colonia Alberdi. Con pies descalzos, desde temprano conoció de las necesidades de los demás. Y también palpó desde chico los vaivenes de la economía y cómo impactaban en la vida rural. Después se hizo docente y volvió a enseñar al costado del río Uruguay, allí donde Misiones choca con el Brasil.

Se mudó con su esposa, también docente (los dos jovencitos y recién recibidos) a una escuelita de Barra Chafariz (25 de Mayo) donde fue maestro y director, cocinero, enfermero y “psicólogo” de las familias agricultoras olvidadas de las barrancas y picadas del Alto Uruguay. Allí reconoce que empezó su militancia social y política con una chata modelo 72 y carrocería de madera que se transformó en el “transporte” de la picada, y que sirvió tanto como ambulancia, pompa fúnebre, colectivo y flete de fardos de tabaco.

Tras 16 años como docente rural y con un programa de radio que tenía para comunicar entre sí a los colonos, le llegó el tiempo de la política partidaria como candidato a diputado en la Renovación, hace doce años. En 2009 oficializó su creación, el Partido Agrario y Social, consolidado con afiliaciones de productores que recorrían las chacras en moto para buscar las adhesiones. Desde entonces es el referente del espacio que llegó a tener picos de más de sesenta mil votos en toda la provincia.

Sin embargo, hoy Héctor “Cacho” Bárbaro es otro. Ya no es más aquel que se hizo conocido en los piquetes. Con un discurso más reflexivo, aunque no menos combativo, se anima a más y buscará ser senador y ofrecer candidatos en todas las instancias. Desde la chacra al cenit de la política argentina. Pero “con el celular siempre abierto”, aclara.

¿Cómo se animó a ir en soledad?

No es que queríamos ir solos, queríamos armar un frente sobre todo juntarnos porque sabemos que ganar a la Renovación es difícil en la provincia, pero sí ser la segunda fuerza política de Diputados y Senadores entre todos aquellos sectores que estamos en contra de las políticas económicas de Mauricio Macri. No se dio ese frente por diversos motivos, por cuestiones de candidaturas y posiciones, otros por cuestiones ideológicas, con compañeros que somos buenos colegas pero nos cuesta hacer un rejunte ideológico. Hablamos con los sectores sociales, con movimientos, con CTA, ATE, pero los muchachos siempre en tiempos electorales quieren condicionar lugares en la lista.  Dijimos que del tercero para arriba se podía discutir, ellos no accedieron, así que no se pudo armar. Ahora sale este partido de la “Victoria” que pensamos que nos iba a acompañar, con este voto anti Macri, para no dividir la provincia, pero terminan armando este frente con funcionarios y diputados renovadores, y no se entiende quien los va a votar. Eso, como en otros lugares, le sirve a Macri, le sirve a Cambiemos.

Ya tiene varios años como dirigente partidario ¿Cree que logró construir una identidad propia para ofrecer al ciudadano?

Creo que sí, este grupo nació en la ruta piqueteando por la situación de los productores tabacaleros. Fuimos creciendo, lentamente con mucha militancia. En esta última parte se incorporó Martín Sereno que tiene un perfil que puede trabajar más con sectores sociales mucho más que yo. Tenemos otros dirigentes como Isaac Lenguaza del sector profesional, estamos incorporando algunos dirigentes de la Universidad como Juan Agüero y Silvana Martínez. La idea es ir sumando de diferentes sectores, para que el partido vaya formándose con gente que trabaja, estamos creciendo. Y desde la sociedad nos ven como buena gente, que tenemos ganas de laburar, que toma la política como una vocación de servicio y entrega. Esto es histórico en Misiones, un partido que tuvo dos reelecciones, que tiene hoy 15, 16 concejales, que fuimos segunda fuerza política en algunos municipios, que además ahora ya tenemos el partido inscripto y que vamos con candidato a Senador.

¿Y que ha cambiado de aquel Cacho que conocimos en la ruta, anti sistemas y hoy el dirigente nuevo?

Uno va cambiando. En ese momento la única forma que teníamos para que el Gobierno nos entienda era el corte de ruta. Yo no soy un tipo que le gusta estar en la ruta, pero muchas veces los gobiernos entienden a través de la presión. Y en ese momento la situación había que cambiarla. Había gente que en ese momento se estaba llevando todos los recursos de los productores,  hoy la situación cambió, o hubo un cambio profundo en el sector tabacalero, antes el “Fondo Especial del Tabaco” venía para la Cooperativa Tabacalera, para APTM, para algunos dirigentes, y hoy con  el surgimiento de ACTIM –Asociación de Campesinos Tabacaleros Independientes de Misiones-, que fue producto de la militancia, los recursos que llegan van destinadas a los tabacaleros. Hoy no me voy a la ruta, porque entendimos que necesitamos una participación activa y ¿cómo lo hicimos? Armamos un gremio, nos sentamos en la mesa, discutimos un precio, no esperamos que ellos decidan el precio para salir de nuevo a la ruta. Desde ahí conseguimos becas para los productores, chapas, obra social gratuita al cien por ciento.

Esta vez con la protesta yerbatera estuvo mirando de afuera ¿Por qué?

A mí siempre es como que se me pone una traba para ser un referente de ese sector. Porque me encasillan en el sector tabacalero, pero la verdad es que yo siempre estuve en las luchas yerbateras. Este año nos empezamos a hablar con los tareferos con la idea de armar una asociación, empezar a juntar a la gente, a los productores, no a los dirigentes. Creo que si hay un problema que tiene el sector yerbatero son los dirigentes que hoy se sientan a discutir el precio de la yerba. No representan a los productores, son asociaciones vacías que no tienen 100 socios, nunca hacen asambleas, muchas de ellas son truchas, porque no son ni productores yerbateros los que están integrando, como el caso de Julio Peterson. Cuando vieron que nacía el movimiento agrario en el sector, vino la protesta en el INYM, que creíamos que no era el momento, que el año pasado discutimos el Fondo Especial Yerbatero, presentamos un proyecto y consensuamos  que esa era la pelea. ¿Cuál era la pelea? Más allá del INYM que sabíamos que no iba a hacer nada, imponer al Gobierno nacional, que cree un Fondo Especial Yerbatero, que fije el precio a salida de molino. Esto era lo ideal. Tomaron otro rumbo y lo único que hicieron es crear un Consejo de Asesores, que no sirve para nada. De fondo no cambiaron nada y algunos hicieron sus negocios particulares. Y tuvieron la oportunidad, ya que tomaron el INYM de cambiar el Estatuto para la designación de los representantes de los productores y no lo hicieron, y todo quedó en la nada. Tenemos que buscar algo propio. No podemos dejar los misioneros que el Gobierno nacional o el INYM sigan manejando una de las economías más importantes que tenemos, que es la yerba mate.

¿O sea desarmar el INYM y armar algo propio?

Que siga el INYM, salvo caso que uno vaya a Nación y se derogue la Ley del INYM, y armamos un Instituto Provincial de la Yerba Mate y que digamos nosotros cuando tenemos que limitar la yerba y cuando tenemos que cupificar. ¿Por qué tenemos que seguir pendientes a la Nación, si nosotros tenemos el monopolio de la producción? No es como otro producto, como el Tabaco que tenés en Salta, en Jujuy. Con la yerba, el 90% es misionera, y los productores son misioneros. El gobierno no va a acompañar, pero si no avanzamos desde la provincia en cuidar a nuestros productores vamos a ir a la concentración del sector yerbatero. Y la concentración significa que el productor yerbatero desaparece, vende su tierra, se concentran los grandes productores, después vamos a tener los problemas de las grandes ciudades, como en la década del 90.

¿Cuándo le nace la vocación política?

Fui docente 19 años en zona de frontera, sin luz, comiendo mortadela, de todo. Comencé en Colonia Chafariz, empecé en el 87, con mi señora. Ahí estuve dos años, no teníamos nada, luz, tomábamos agua fría de la vertiente. Después fui a otra escuela más cerca, como director, ahí estuve 15 años trabajando y me involucré en la problemática de los tabacaleros porque la mayoría de los padres de mis alumnos eran tabacaleros. Yo también vengo de la chacra.

¿Dónde nació?

En Colonia Alberdi. El único que nació con partera fui yo, porque el resto de todos mis hermanos nació en el hospital o en la clínica. Teníamos un boliche y compramos un pedacito de chacra. En esa época había diez, once secaderos, en Colonia Alberdi, que trabajaban con la yerba y era increíble la cantidad de gente que había. Hoy vuelvo al lugar donde nací y no hay nadie. Ese es mi miedo: Que se siga avanzando sobre los pequeños productores y los grandes sigan tercerizando toda su producción y que abandonen la chacra.

¿Cuál es su anclaje ideológico, peronista, radical?

La verdad que no sé identificarme con un partido político. Vengo de familia radical, cuando empecé a estudiar Magisterio milité en el Partido Intransigente, para el Frente Grande, con esa mentalidad de que nunca pude entender la pobreza. Yo me crié en Alberdi comiendo reviro, descalzo, con la gente de la zona. Después cuando veía a los chicos que venían a mi escuela también descalzos, sabía que los padres se rompían trabajando, yo tenía que hacer fuego para que se calentaran primero, para que tuvieran la voluntad de leer algo, de aprender algo. Uno no puede estar ajeno a esta situación, me pongo en ese lugar de dirigente político, entré en esto por vocación de servicio. Uno tiene que poner gente que tenga sensibilidad con los problemas de la gente, no llegar al poder y olvidarse de la gente,  no tengo una identificación con nadie. Sí no soy de derecha. Me identifico como un hombre de la izquierda que lucha por la justicia social.

¿Y cómo ve al Gobierno nacional, en un año y medio de gestión?

Y la verdad… yo tengo un buen sueldo, pero la gente humilde, la gente pobre, que no tiene un buen sueldo, hoy abre la heladera y está mal, tiene crisis económica. Uno mira que le sacan la pensión al discapacitado, a los abuelitos. Ves que el ministro de Economía dice que hay que bajar los impuestos,  te dice que la Salud y la Educación se van a tener que ajustar,  que no se puede hacer nada con el tema de las asimetrías y el tipo maneja los números de la Nación, te dice que van a venir más aumentos en la energía, que van a congelar los aumentos en las jubilaciones. La verdad que la gente pobre está sufriendo. Yo espero que la gente de Macri comience a gobernar el país, y dejar de hablar del pasado. Cristina no está, ya fue. Ahora acá lo ponen como que es Cristina contra Macri, y que el voto a Cristina como Senadora, es el mismo que a un Senador de Misiones. Acá no tienen que discutir, Cristina, Macri o Randazzo, sino los candidatos locales. Pero volviendo a las cuestiones económicas, se nota la pobreza, yo recibo muchos mensajes de la gente diciéndome “Cacho, no me alcanza para las chapas, ayúdame”. Antes no recibía. Antes la gente cobraba su Asignación Universal, o algún beneficio social y le alcanzaba, hoy no le alcanza al maestro, al comerciante, la gente queda sin laburo. Siempre hablábamos con la gente de Cámara de Comercio, que tenían una postura anti K, pero en ese momento venían los brasileños, los paraguayos y llevaban arena, cemento, era increíble el movimiento que había en Posadas. Esos dirigentes que levantaban la bandera contra el Gobierno nacional, que terminaron trabajando para Cambiemos, hoy tienen que salir a explicar a todos los comerciantes de  Posadas su postura. Decir: “La verdad nos equivocamos”. Yo como dirigente tengo que decirle al Gobierno de Macri que cambie la política porque Misiones, Posadas, sobre todo, se está fundiendo, hoy en la Costanera no hay nada y esto lo hizo el Gobierno de Macri.

¿Cuál es el planteo, pelearle a Cambiemos el escenario?

Ahora cambia todo, a mí me gustaba el escenario más unificado. No se pudo dar, mezquindad siempre hay. Los que acá se denominan kirchneristas van a ser funcionales a Macri. Ganar a la Renovación cuesta por el aparato que tiene en los 75 municipios. El objetivo es que Cambiemos no ponga un diputado nacional, ni un Senador. Nosotros nos vamos a enfrentar, porque la realidad es que la gente va a ir al cuarto oscuro y se va a encontrar con 4 o 5 caras, no sé si la mía es la más linda, pero te vas a encontrar a Maurice Closs, que fue Gobernador, fue Senador, ya sabemos lo que hizo. Está Humberto Schiavoni, que lo conocen en Posadas porque está en Yacyretá, si no, no lo conoce nadie. Si lo votan es porque está en una lista de Cambiemos, o de Macri porque los radicales lo van a empujar, porque del Pro hay 4 o 5 tipos. Schiavoni privatizó el Banco, estuvo en la época de Ramón Puerta con todas las privatizaciones, y después se fue a trabajar en la Fundación que tiene Macri, un hombre que no creo que siquiera viva en Misiones porque está lejos. Y si gana, vivirá en Buenos Aires.

En cambio, si voy al Senado, haré gestión por los misioneros. Por el que tiene necesidades de ir allá, de ir al médico. A estudiar. De resolver los problemas de los misioneros, de los productores. Mi teléfono siempre estará abierto. Como ahora.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password