AA2000 empieza a pagar por el agua en Misiones y marca otro hito en la política provincial

Misiones acaba de dar otro paso trascendental en su original -y pionera- política por lograr que el agua de sus ríos, arroyos y sus acuíferos, sea valorizada (y pagada) como un recurso económico. Como un commodity, como lo es el petróleo, por ejemplo.

Aguas Misioneras S.E., el ente encargado de ejecutar esta política, logró que Aeropuertos Argentina 2000 -la concesionaria de la mayoría de las aeroestaciones en el país- comience a pagar por el uso del agua que realizan sus dos aeroestaciones en territorio provincial. No se trata del agua de red. Se trata del agua de las perforaciones y el agua del río.

El aeropuerto Carlos Krause, de Puerto Iguazú, pagará por el uso del agua superficial (río) que utiliza para proveer a sus instalaciones. Y el aeropuerto General San Martín, de Posadas, lo hará por el agua subterránea que extrae de las perforaciones que tiene en sus instalaciones para su propio abastecimiento.

De esta forma, se suma a otras empresas de gran envergadura que ya lo están haciendo desde mediados del 2014, cuando la provincia logró un histórico acuerdo con Alto Paraná (hoy Arauco Argentina), la mayor industria de la provincia, a la cual le siguieron otras importantes empresas del sector.

Misiones, de esta manera, va logrando que se reconozca el valor económico intrínseco que posee el agua en el ámbito de la actividad económica y como  principal recurso natural de dominio provincial que antes, se daba por sentado, era gratuito. Este es el logro principal de una política que mira al largo plazo y que busca ser un legado para futuras generaciones. El agua valdrá cada vez más y será un bien cada vez más escaso. Misiones busca valorizar sus abundantes reservas.

 

El “commodity” del futuro

La política que lleva adelante la Provincia no apunta solo a generar recursos hoy, sino a establecer un valor económico para el agua y salvaguardar este recurso -abundante en Misiones- para las generaciones futuras. Pero lejos de las palabras o las intenciones, o proyectos de ley que terminan siendo letra muerta, la Provincia está logrando llevar este concepto a la práctica. Una nueva empresa está reconociéndolo mediante el pago por el recurso.

Desde AMSE afirmaron a Economis que el pago que comienza a efectuar la concesionaria de los principales aeropuertos del país tiene además especial relevancia porque se trata de predios bajo la órbita de la jurisdicción nacional, pero que sin embargo el recurso utilizado (agua) corresponde al dominio provincial misionero, reconociendo así la potestad de la provincia de cobrar por un recurso que le corresponde por mandato constitucional.

El pago que realiza AA2000 por el uso del agua marca una clara diferenciación entre la jurisdicción de la Nación sobre un determinado  grupo del sistema nacional de aeropuertos y aeródromos, sus obras, instalaciones y servicios que están sujetos a la jurisdicción federal exclusiva  mientras que el dominio del recurso hídrico por disposición constitucional y legal se encuentra en poder del estado provincial.

“Dominio provincial del recurso hídrico sobre la disposición del mismo. En este caso AA2000 a través de sus perforaciones utiliza agua que es propiedad del Estado misionero. A partir de ahora, seguirá utilizando como siempre lo ha hecho, pero deberá pagar por ello”, señalaron desde la empresa.

 

¿Por qué AA2000 pagará por el agua que extrae de las perforaciones que posee?

Conviene recapitular la historia reciente para entender cómo la Provincia llegó a este acuerdo.

El recurso hídrico (las aguas) por mandato constitucional con la reforma de 1994 incorporó un segundo párrafo al art 124 en el que se estableció que “Corresponde  a las provincia el dominio originario de los recursos naturales existentes en sus territorios”; a su vez, disposiciones del código civil (anterior a la última reforma ) arts. 2340 inc. 3 (actual 235 C.C) y leyes provinciales como la ley XVI Nº 15,  antes 1838;  Ley XVI Nº 95 la que ratificó la plena jurisdicción y dominio de la provincia sobre las aguas subterráneas y el Sistema Acuífero Guaraní, y luego  ley I Nº 149 (antes 4519) la que definitivamente asignó a Aguas Misioneras Sociedad del Estado el aprovechamiento lucrativo de las aguas de dominio provincial, comprendiendo a las aguas superficiales, subterráneas y del Sistema Acuífero Guaraní dentro del territorio misionero.

 

La tarea no es nada sencilla.El principal problema  que existe en Misiones es que no existe una cultura del valor del agua. Naturalmente esto se debe a la abundancia del recurso, abundancia relativa si lo pensamos en términos de contaminación, ya que podemos disponer de cuantiosos volúmenes de agua pero de qué nos sirve si se los contamina o si están contaminados. Hay que trabajar fuertemente en un cambio cultural y de mentalidad.

En definitiva, es la abundancia lo que convierte la tarea en un camino arduo. Porque se trata de hacer valer el agua en un lugar donde sobra.

Por ello, el hecho de que en Misiones sobre agua es lo que el Estado debe aprovechar estratégicamente en cuanto a  su aprovechamiento económico, lo que al final de cuentas permitirá al Estado misionero disponer económicamente de su recurso más preciado (potencial aprovechamiento hidroeléctrico) y colaborar para ayudar a preservarlo.

Distinto es hacer valer derechos y pagar por el agua en zonas áridas, donde la mitad de la tarea ya está hecha. El agua es un insumo precioso y nadie duda de su valor económico.

Por mencionar un caso nacional, hace dos meses, las provincias de La Pampa y Mendoza fueron a la Corte Suprema por el cauce del río Atuel. La Pampa necesita que le llegue algo más de caudal y está pidiendo millonarias inversiones por parte de Mendoza y que deje de utilizar tanto líquido para actividades como el riego. El cauce del río Atuel es tan escaso que no se compara con un arroyo de mediana envergadura de Misiones.

Por la ley I Nº 149, Aguas Misioneras tiene asignada la comercialización de las aguas provinciales y por ello todas aquellas actividades que directa o indirectamente usufructúan el recurso hídrico (entiéndase toma directa de agua de río, arroyos, o perforaciones) -no se incluye al agua de red- con fines económicos directos o indirectos deben a partir de ello empezar a pagar por su uso.

A la fecha AMSE ha ido firmando acuerdos particulares de uso de agua y cada vez son más empresas las  que se están sumando y reconociendo el valor económico del agua incorporando a sus costos internos el agua que utilizan.

La particularidad de esto es que el pago por el que se hace del agua en estos casos no representa un servicio, sino un precio, una venta lisa y llana de agua. Lo que se abona es el uso de un recurso provincial propio de la provincia que ha asignado su explotación lucrativa a AMSE.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password