Alberto Fernández inauguró el Coloquio de IDEA pero evitó hablar de los problemas

Compartí esta noticia !

Durante 63 minutos el Presidente de la Nación expuso con sus habituales “filminas” un país “que sigue creciendo” y con “oportunidades”.

Hizo mínimas referencias a la inflación (apenas la mencionó por “el daño que genera al intento de mejorar los sueldos de los trabajadores”), y a la disparada del dólar (“Algunos especulan con el dólar y nos complican, es cierto”). Criticó a la Justicia: “La justicia funciona mal y en todos los intentos por mejorarla fracasamos porque está colonizada y es difícil imprimir un cambio”, pero no mencionó ni la definición electoral, ni los casos de corrupción que aquejan al oficialismo bonaerense, aunque aclaró que “Le puse atención a la ética en el gobierno”.

Haciendo una explícita diferencia con el gobierno de Axel Kicillof, destacó que culmina el Gobierno sin haber tenido denuncias por hechos de corrupción e hizo un llamado final a la unidad nacional. No fue interrumpido por aplausos y al final recibió una tibia despedida en su último paso por el Coloquio como presidente.

on asistencia perfecta en estos encuentros durante su gestión, el presidente de la Nación, , encabezó este miércoles a la noche la apertura del 59° Coloquio de IDEA y presentó ante más de 800 ejecutivos un extenso balance de gestión en el que realzó las complicaciones de la pandemia del coronavirus y la guerra en Ucrania; dejó cuestionamientos al Poder Judicial; remarcó diferencias con la administración de Mauricio Macri; destacó que culmina el Gobierno sin haber tenido denuncias por hechos de corrupción e hizo un llamado final a la unidad nacional.

“La grieta ha sido muy insana para Argentina”, dijo en un discurso que se extendió durante 63 minutos y que completó invicto de aplausos ante un salón colmado de hombres de negocios de las principales empresas del país a los que intentó demostrar que la Argentina “a pesar de todos los problemas sigue creciendo” y que “hay oportunidades” para el país.

Acodado en el atril, control remoto en mano, retomó aquella costumbre que lo caracterizó en los inicios de su Gobierno con “filminas” o gráficos para mostrar a pantalla gigante resultados de su gestión, en un repaso que abarcó desde el reparto de pauta publicitaria y funcionamiento de servicios de inteligencia hasta la obra pública y el impacto de la pandemia y la guerra en Ucrania. Y, cada vez que pudo, alguna alusión en busca dejarle un rasguño a la oposición.

Te puede Interesar  Ofrecen descuentos en indumentaria y calzado a cambio de solidaridad

El mandatario no se refirió a la definición electoral que viene y muy al pasar tocó el extremo inflacionario que tiene el país por estos días, cuando lo relacionó con el daño que genera al intento de mejorar los sueldos de los trabajadores. “Tenemos que prestar atención al tema salarial”, les advirtió y se preguntó: “Que dirían si hago lo mismo que Biden (Joe)”, comentó sobre el gesto del presidente de Estados Unidos de apoyar una protesta de trabajadores de una automotriz.

Tampoco se detuvo en la coyuntura de estas horas con un tipo de cambio que está en escalada pronunciada -el dólar blue cerró este miércoles a 843 pesos- y no parece encontrar techo a la vista. “Algunos especulan con el dólar y nos complican, es cierto”, sostuvo en la mínima mención que tuvo a esta cuestión.

El titular del Poder Ejecutivo estuvo acompañado en el escenario por Paula Altavilla, presidenta de IDEA; Santiago Mignone, presidente del Coloquio, y Daniel González, director ejecutivo de IDEA. Abajo, vestidos de sport y con más de un murmullo durante su exposición, ejecutivos que dieron presencia récord a este encuentro.

Se presentó como el presidente que “más invirtió en el interior del país”. “A pesar de todos los problemas seguimos creciendo”, dijo durante este resumen en el que habló de más de 7000 obras públicas en ejecución, casi 140.000 nuevas viviendas construidas y crecimiento sostenido de empleo registrado “durante 36 meses consecutivos”.

“Nunca fuimos cuestionados por la obra pública”, remarcó sobre sus tres años y diez meses como Jefe de Estado durante los que aseguró que las licitaciones “nunca dieron lugar a dudas en formas de contratación”. “¿Alguien les pidió un centavo para hacer una obra?”, los había desafiado el año pasado, justo cuando avanzaba el proceso judicial por la obra pública en Santa Cruz.

Desde aquí planteó la búsqueda de un crecimiento que, aclaró, sin justicia social “trae conflicto”, por lo que la consideró un elemento “fundamental para que haya armonía en la sociedad”.

Te puede Interesar  Se entregaron 40 títulos de propiedad a familias de Garupá

Presentó su exposición con unas cuantas diferenciaciones con la gestión macrista, que hizo notoria en las pantallas, donde marcó diferencias entre lo ocurrido entre ambos períodos de gobierno. Entonces aclaró que durante estos últimos casi cuatro años no se negó pauta publicitaria ni se delegó a ninguna productora publicitaria.

“Ahora, mientras dicen que van a escuchar conversaciones entre procesados y abogados, nosotros sacamos a todos los servicios de inteligencia de la Justicia”, aseguró en alusión a declaraciones de una candidata de la oposición.

Se detuvo en el ámbito de los tribunales y señaló que ese poder fue el único del Estado que no ha tenido ninguna revisión. “Siempre pensaron que la reforma judicial que propiciábamos quería beneficiar a alguien, pero en Lago Escondido pudimos ver cómo es la relación de los medios de comunicación con los jueces”, lanzó en otro de los dardos que trajo a la costa para disparar contra la Justicia.

La justicia funciona mal y en todos los intentos por mejorarla fracasamos porque está colonizada y es difícil imprimir un cambio”, afirmó Fernández y se sintió blanco de esas fallas que remarcó: “Hoy lo padecemos nosotros, pero mañana pueden ser ustedes”.

A los empresarios les habló de los cambios políticos e intentó justificar la incorporación de Argentina a los Brics. “No quiere decir que uno no pueda estar trabajando con Estados Unidos y Europa”, les aclaró sobre su deseo de un futuro integrado a distintos mercados del mundo.

El jefe de Estado cumplió así presencia completa en esta cita empresarial desde que asumió al poder. Es cierto que eludió estar cuando todavía era candidato favorito para la elección que se realizaría días después de la 55ª edición, en 2019. Pero una vez que tuvo banda y bastón en mano abrió, por vía virtual, el coloquio en tiempos de pandemia, estuvo durante las dos ediciones siguientes en Mar del Plata, también para el cierre como en esta oportunidad.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin