Baja de la pobreza en Posadas: empleo e ingresos, los factores claves

36,5% fue la tasa de pobreza que marcó el INDEC para el conjunto de los aglomerados urbanos que mide a través de la EPH para el primer semestre del año, una merma de 4,1 puntos porcentuales en relación con igual semestre del año pasado, y 0,8 p.p menos respecto a seis meses atrás. Se trata del tercer semestre consecutivo con la pobreza a la baja, pero con un leve, pero suba al fin, de la indigencia (+0,6 p.p semestral).

El número es duro, doloroso y alarmante, pero no se deben ver solo la foto, sino la película de la situación, que exhibe esta tendencia a la baja. Sin embargo, los post-créditos de esta película muestran que quizás el dato quedó viejo, ya que entre julio y septiembre la aceleración inflacionaria y el estancamiento generalizado de los salarios tiran por la borda los logros alcanzados durante los primeros seis meses del año, por lo menos hasta ahora.

Las reaperturas paritarias ponen algo de luz en el horizonte lejano, junto a una eventual desaceleración de la suba de precios sobre finales de año, pero no sería suficiente a priori para sostener, a nivel nacional, una mejora. 

En ese contexto, Posadas registró la menor tasa de pobreza de los últimos cuatro años con 28,7%, ocho puntos por debajo del nivel regional del NEA y 7,8 p.p menos que el nivel nacional, exhibiendo mejoras más contundentes que estos dos. La reducción de la pobreza en el aglomerado misionero fue de 10,7 puntos porcentuales respecto a igual semestre del año anterior, y de 5,4 p.p contra el semestre previo. Además, está casi trece puntos por debajo del pico que había registrado el aglomerado, que fue en el segundo semestre 2019 con 41,3%, período que además fue el único desde el 2016 a la fecha donde la pobreza fue más alta en Posadas que en el promedio NEA. 

Más allá de que queda un largo camino por recorrer para poder alcanzar niveles más tolerables de pobreza, que sigue siendo muy alta en todo el país, el recorrido de Posadas evidencia mejoras innegables y un proceso que está acompañado por los dos pilares fundamentales e imprescindibles de lucha contra la pobreza: empleo e ingresos.

Al primer semestre de 2022, la población del aglomerado Posadas creció en 3,8% contra igual período de 2019, pero la cantidad de pobres se redujo en un 25%; contra primer semestre 2020, la población total creció 2,5% pero las personas pobres se redujeron en 22,7%, y finalmente, contra 2021 la población creció 1,1% pero la cantidad de personas pobres cayó en 26,2%.

Según el INDEC, la media de ingreso per cápita familiar en Posadas se incrementó en 37,2% semestral y 76,6% interanual, mientras que la canasta básica total creció en 29,1% y 50,5%, respectivamente. Esto muestra un primer pantallazo generalizado de las mejoras observadas en Posadas. Además, según datos recogidos por AFIP, el salario promedio de total de los trabajadores formales de Posadas (privados y públicos) creció en el primer semestre un 62% interanual y 30,1% semestral, mostrando también un avance importante. 

A la par, el crecimiento del empleo acrecentó la masa de ingresos en hogares: +78,5% interanual el ingreso familiar total; +74% el ingreso laboral y el 93,1% los ingresos no laborales. Además, el ingreso total familiar del estrato más bajo creció en un 83%, el cuarto más alto del país solo por debajo de Formosa, Salta y Ushuaia.

Detrás de este fenómeno, hay también una importante actividad vinculada a las inversiones que generaron puestos de trabajo. Posadas, en el último año, tuvo anuncios de inversión de considerable magnitud, que van desde el aparato productivo, inmobiliario, turismo y eventos, entre otras cosas. El acompañamiento del Estado provincial al sector privado facilitó e impulsó este movimiento, logrando así que incluso, en una situación nacional aún inestable, la provincia de Misiones marque récords en diferentes indicadores de consumo, actividad y producción. 

Los resultados misioneros en relación con la pobreza tienen a su vez, una fortaleza metodológica: no hay ninguna reserva aplicada sobre los datos, un caso que no es igual para Formosa, a priori el aglomerado con menos pobreza de la región según el organismo nacional, pero con mucha reserva sobre la precisión del dato a partir de las variaciones observadas. 

Con esto en consideración, y previendo una eventual corrección de la tasa registrada para el aglomerado formoseño para el semestre que viene, Posadas se convertiría no solo en el aglomerado urbano líder en los indicadores socioeconómicos del NEA (mayor en empleo y menor en pobreza), sino también de todo el Norte Grande, al tiempo que estaría entre los cinco aglomerados más destacados de todo el país en esas variables.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE