“Conservar ya no basta, tenemos que restaurar la selva amazónica”

Aproximadamente 2 millones de km² de la selva amazónica han sido deforestados o degradados. La restauración forestal es esencial para evitar que la Amazonia alcance un punto de inflexión que liberaría más de 200 mil millones de toneladas de CO2 a la atmósfera. La restauración requiere planificación, inversión, seguimiento y un firme compromiso gubernamental.

Compartí esta noticia !

Por Carlos Nobre, Nathália Nascimento, Julia Arieira y Pedro H. S. Brancalion – Aproximadamente 2 millones de km² de la selva amazónica han sido deforestados o degradados. La restauración forestal es esencial para evitar que la Amazonia alcance un punto de inflexión que liberaría más de 200 mil millones de toneladas de CO2 a la atmósfera. La restauración requiere planificación, inversión, seguimiento y un firme compromiso gubernamental.

Se calcula que desde 1985 se han talado más de 870 000 km² (~87 millones de hectáreas) de bosques primarios en el bioma amazónico. Esta superficie es mayor que los territorios de Francia, Reino Unido y Bélgica juntos. Las causas de la pérdida de bosques son varias en los ocho países por los que se extiende el bioma: Brasil, Bolivia, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú, Surinam y Venezuela, y el territorio francés de ultramar de la Guayana Francesa.

El principal motor de la pérdida de bosques en la Amazonia es la expansión de la frontera agrícola y la conversión de los bosques para usos agrícolas, principalmente pastos y la producción de materias primas como la soja y la palma aceitera. Sin embargo, otras actividades también se destacan en la dinámica de pérdida de bosques en los países amazónicos, como la tala y la explotación de minerales, gas y petróleo. En la Amazonia peruana, por ejemplo, la extracción de oro es uno de los principales motores de la deforestación.

La mayor parte de la deforestación se realiza ilegalmente. Solo en la Amazonia brasileña, por ejemplo, se calcula que más del 98% de la deforestación se llevó a cabo sin estudio ni aprobación de los organismos responsables. En países como Colombia, Perú y Bolivia, las actividades ilegales también ejercen una fuerte presión sobre los bosques.

Los bosques degradados comprenden un área aún mayor que la deforestada y se estima que se extienden a alrededor de 1 millón de km2 en 2017. Entre 2007 y 2019, la superficie total deforestada en la Amazonia brasileña fue de 99 630 km², mientras que la superficie degradada fue el doble (198 059 km²). La degradación forestal está causada por muchos factores, entre ellos, la tala selectiva, los incendios forestales y la fragmentación de los bosques.

Los cambios en la estructura forestal y en el balance energético de la superficie pueden alterar funciones ecosistémicas críticas que garantizan el mantenimiento de los bosques y les confieren un alto valor ecológico, como la capacidad de enfriar la superficie, amortiguar los extremos climáticos y los incendios forestales, almacenar grandes cantidades de carbono y reciclar nutrientes y precipitaciones. Todas estas funciones, ciertamente enormes, que desempeñan los bosques amazónicos, benefician a toda la humanidad.

Una economía del bosque en pie

En conjunto, la superficie forestal deforestada y degradada en el bioma amazónico alcanza aproximadamente los 2 millones de km². Es decir, alrededor de un tercio de la selva amazónica ha sufrido o sigue sufriendo algún tipo de perturbación humana. Estas tierras abiertas y degradadas pueden ser una oportunidad valiosa y subutilizada para los mercados de carbono y los sistemas agroforestales para lograr un doble objetivo: conservar los bosques que quedan y construir cadenas de mercado sostenibles para los productos de la biodiversidad. Estos pueden en turno generar oportunidades de empleo para las poblaciones locales, creando desarrollo socioeconómico al tiempo que se restauran los ecosistemas amazónicos. En suma, son esenciales para el desarrollo de la nueva bioeconomía forestal en pie en la Amazonia.

Te puede Interesar  Bolsonaro dio marcha atrás con la privatización por decreto el sistema de salud de Brasil

La restauración forestal es una necesidad urgente para reconectar los ecosistemas amazónicos y sus objetivos varían según la categoría de uso del suelo. Restaurar la biodiversidad y la función ecológica lo más cerca posible del bosque remanente puede ser un objetivo dentro de las áreas protegidas gestionadas principalmente para la protección de la naturaleza. Mientras tanto, recuperar las reservas de carbono puede ser un objetivo en la cubierta forestal que no está totalmente protegida por la legislación.

La restauración forestal requiere planificación, inversión, monitoreo y, sobre todo, un firme compromiso gubernamental con la restauración a gran escala en la Amazonia. La planificación requiere, entre otras cosas, la identificación de las zonas que se convertirán en prioritarias para las iniciativas de restauración.

Del Arco de la Deforestación al Arco de la Restauración

Las zonas deforestadas deben ser una prioridad no solo por su mayor necesidad de restauración, sino también por su nivel de vulnerabilidad ante escenarios de cambio climático. En Brasil, históricamente, la deforestación se ha concentrado en la frontera del bioma Amazónico, una región en forma de arco que es particularmente frágil porque hace la transición entre los biomas Amazónico y del Cerrado, donde la dinámica ecológica y climática es más compleja. Sin embargo, debido a la intensa deforestación y a la aparición de incendios, esta zona también se conoce como el Arco de la Deforestación.

Los estudios han señalado que ya han comenzado los cambios en el clima de esta región, lo que se evidencia en el aumento del número de días secos y el acortamiento de la temporada de lluvias. Además, esta región empezó a emitir más CO2 que su capacidad de absorción.

El Arco de la Deforestación puede extenderse a otros países amazónicos, alcanzando la zona de intensa deforestación en la región norte de Bolivia y el centro de Perú, formando un gran arco en el sur del bioma Amazónico. Otro arco puede identificarse en la parte oriental de los Andes, donde la deforestación se ha intensificado. Ambas zonas deben convertirse en “Arcos de Restauración” y pasar a ser prioritarias para las iniciativas de restauración.

El coste de restaurar la selva amazónica

Otro aspecto que debe tenerse en cuenta es el gran esfuerzo que supone cartografiar las zonas sujetas a restauración forestal y calcular los costes de ejecución. Dependiendo del tipo de regeneración, el costo por hectárea en la Amazonia puede variar de alrededor de U$ 50 (regeneración natural) a aproximadamente U$ 2000 (replantación total). Considerando solo el área deforestada entre 2019 y 2022 en la Amazonia brasileña, que suma más de 4 millones de hectáreas, el costo de la restauración sería de alrededor de U$ 190 millones (si la restauración se hiciera solo a través de la regeneración natural). Una suma aún mayor sería necesaria para restaurar más de 9 millones de hectáreas de bosque, si consideramos la deforestación de la última década (2012 a 2022) en la Amazonia brasileña. Sin embargo, dada la complejidad del uso de la tierra y la degradación a lo largo del tiempo en las zonas deforestadas, la restauración puede requerir técnicas más complejas que la regeneración natural, lo que elevaría los costes y exigiría inversiones de unos US$ 20 000 millones.

Te puede Interesar  Mujeres industriales fueron reconocidas con la "Orden del Mate"

Tal cantidad requiere un gran esfuerzo para obtener fondos destinados a la inversión en restauración en la Amazonia. Podría haber costes adicionales para preparar la infraestructura para la restauración, como la producción de plántulas, la formación técnica y los sistemas de vigilancia para garantizar la protección de las zonas en regeneración. Como aspecto positivo, el coste de la regeneración de zonas deforestadas en territorios indígenas y áreas protegidas podría ser menor dado el cumplimiento de la legislación en estas zonas.

Necesitamos el compromiso de los gobiernos en todos los niveles

Un proyecto de restauración a gran escala en la Amazonia interrumpiría la dinámica de conversión forestal que ha prevalecido en la región durante décadas. Por este motivo, el compromiso de los gobiernos nacionales y regionales es fundamental para apoyar las iniciativas de restauración. Esto es aún más importante en tierras no designadas que podrían convertirse en áreas protegidas y considerarse prioritarias para la restauración, y en asentamientos rurales donde la restauración podría asociarse a sistemas agroforestales. Esto representaría no solo una ganancia para el clima y la biodiversidad, sino también ingresos y seguridad alimentaria para miles de familias.

Las iniciativas de restauración son urgentemente necesarias porque, aunque los bosques secuestran una gran cantidad de carbono durante su crecimiento, la biodiversidad tarda en restablecerse y apenas se compara con los niveles iniciales de un bosque primario no perturbado. Además, un gran programa de restauración puede apoyar cadenas de producción sostenibles, por ejemplo, con la inclusión de productos procedentes de la agrosilvicultura o incluso la inclusión de proyectos de restauración en la dinámica de los créditos de carbono y la biodiversidad.

La restauración forestal no es sencilla. Requiere tiempo, trabajo e inversiones. Sin embargo, teniendo en cuenta los escenarios de cambios medioambientales globales, es un camino que inevitablemente debemos emprender de inmediato. Son esenciales para evitar que la selva amazónica alcance un punto de inflexión que provocaría que más del 50% del sistema forestal se convirtiera en ecosistemas degradados de dosel abierto, liberando más de 200 000 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera.

Carlos Nobre Member, Co-chair of the Science Panel for the Amazon.
Nathália Nascimento Member, Science Panel for the Amazon
Julia Arieira Member, Science Panel for the Amazon
Pedro H. S. Brancalion Member, Science Panel for the Amazon

About The Author

Compartí esta noticia !

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin