“Debemos apostar a la soberanía tecnológica”

Compartí esta noticia !

En una entrevista exclusiva con Economis, el director general de inversiones para la Defensa del Ministerio de Defensa, el ingeniero Cristian Desideri, enfatizó la importancia de apostar a la soberanía tecnológica en Argentina.

Desideri llegó a Posadas a participar de las jornadas científico tecnológicas de la Facultad de Ciencias Exactas, Químicas y Naturales de la Universidad Nacional de Misiones. Indicó que su charla se basaba en la “disrupción tecnológica, la necesidad de contar con capital humano capacitado en el país y así lograr la autonomía tecnológica, para no depender de otros países”. Mencionó también “el cambio en la dinámica de guerra, el uso de tecnología en defensa y los desafíos de la ciberseguridad”; también planteó de cómo la pandemia ha acelerado la adopción de tecnología y transformado la forma de trabajar y realizar transacciones.

El Director General también resaltó los avances en tecnología de radar y sistemas aéreos no tripulados en Argentina, destacando el papel de la empresa pública INVAP en el diseño y fabricación de radares y satélites. Desideri concluyó que la industria de defensa es clave para garantizar la soberanía nacional y tiene un impacto significativo en la economía del país.

Desideri realizó una presentación sobre “Defensa nacional. Aportes al desarrollo científico Tecnológico” en la tarde del viernes 4 de noviembre. Más tarde disertó en la sede del partido Justicialista de Misiones sobre “Modelos de desarrollo y Soberanía nacional”.

En la charla con Economis, Desideri hizo hincapié en la disrupción tecnológica y la necesidad de contar con capital humano capacitado en el país para lograr la autonomía tecnológica y no depender de otros países. También destacó el cambio en la dinámica de guerra, el papel de la tecnología en la defensa y los desafíos de la ciberseguridad.

“La charla apunta fundamentalmente a plantear primero, la irrupción tecnológica. Segundo, dentro de esa disrupción tecnológica cómo nosotros podemos seguir generando soberanía y autonomía tecnológica para no depender del servicio de un tipo que está del otro lado del Atlántico. Y tercero es la formación de capital humano”.

Explicó que “si yo traigo computadora 4G, 5G, lo que sea y no tengo la gente formada es un problema. Puedo traer el mejor avión de Europa, de China, de todo el mundo; si no tengo el piloto formado con las horas correspondientes no voy a tener avión. Y en el mundo militar eso es una cuestión que está de alguna manera en constante análisis”.

“La guerra antes era con ejércitos, con la gente en el terreno, y hoy te cambió el paradigma. Hoy puede ser con personas desde un cuartel manejando una serie de drones. También puede ser en el espacio civil, en el que se está haciendo un hackeo de información, además como lo ocurrió al Estado Mayor Conjunto de Chile. O sea, hay un cambio grande en todas las áreas, porque defensa no va a ser eso. Digamos, no está ajena, es parte de la defensa de los intereses nacionales, pero va cambiando lo que significa la dinámica de guerra popularmente. Nadie quiere guerra, por supuesto”, indicó

Te puede Interesar  La educación superior cada vez está más interesada en romper esquemas tradicionales

Dio como ejemplo lo que sucede en Ucrania, “ya no mandan nada. No se usan los aviones de 50 millones de dólares más. Te mandan drones que tienen un costo de 10.000 dólares frente a un avión que vale 50 millones cada uno. Y si el avión te lo bajan, hay que pensar en lo que cuesta formar un piloto. Ya no digo la vida humana, que eso es infinito, estoy hablando de la formación. Aparte nadie tiene 5.000 pilotos aéreos de F-15, F-16, tenés tandas chicas de pilotos en el mundo, Y por varias cuestiones, son muy exigentes los ingresos para poder estar en aeronáutica para ese tipo de aviones, es muy costoso, a su vez, cada hora de vuelo de formación”. Aparte explicó que con las nuevas tecnologías “no hay posibilidad de pérdida de tecnología”.

Explicó que “la industria de la Defensa (Argentina) pudo sobrevivir de los avatares presupuestarios, entre otras cosas, por la buena formación del recurso humano, De técnicos y de profesionales. Y ese es el sello distintivo, reconocido en el mundo”.

FONDEF: El fondo nacional que impulsa la tecnología en la Defensa Nacional

Para Desideri el haber logrado la creación del Fondo Nacional para la Defensa (FONDEF) por Ley permite una previsibilidad de la Defensa Nacional. Explicó que la norma el Ministerio de Defensa de la Nación plantea las siguientes alternativas:

a) Recuperar el material fuera de servicio, cuando ello sea factible y aceptable y siempre que mantenga la aptitud necesaria para responder a las capacidades operativas a retener;

b) Modernizar el material disponible, cuando resulte apto, factible y aceptable para satisfacer las capacidades operativas previstas;

c) incorporar nuevo material.

A tratar la incorporación de nuevos equipos, se deberá dar prioridad a aquellos que potencien la capacidad disuasiva, favorezcan la normalización con los ya existentes a nivel conjunto y aporten nuevos desarrollos tecnológicos. Para la recuperación, modernización y/o incorporación de material deberá priorizarse el trabajo y la industria nacional, así como también el fomento y desarrollo de la industria para la defensa.

El carácter dual de la industria para la defensa supone una oportunidad para generar y desarrollar tanto capacidades científicas y tecnológicas como mayores encadenamientos productivos a lo largo y ancho de la matriz insumo producto nacional, morigerando por el lado estructural las tensiones asociadas a la restricción externa.

Esto último adquiere particular relevancia en el ámbito de tecnologías orientadas a garantizar la soberanía nacional y que abarcan desde transporte, telecomunicaciones y energía hasta los desarrollos en el área satelital, aeronáutica o espacial, ejes todos transversales al diseño e implementación de políticas para la defensa.

En cuanto a la constitución, integración y financiamiento del FONDEF explicó que la norma vigente prevé un esquema de incremento progresivo que contribuya a una mejora gradual pero sostenida en el tiempo, en el Presupuesto Anual Consolidado para el año 2023 se llegó al valor del 0,8% del presupuesto general, que debe ser el valor de afectación en los sucesivos ejercicios presupuestarios. La administración y ejecución del FONDEF estará a cargo del Ministerio de Defensa en tanto autoridad de aplicación del mismo.

Te puede Interesar  Argentina expande sus exportaciones en Brasil y se impone entre los socios comerciales

La política de compra del FONDEF se basa en tres ejes: Sustitución de importaciones. Desarrollo de la producción industrial nacional con generación de empleo de calidad y fomento de la equidad de género. Desarrollo y promoción de nuevas tecnologías y energías renovables, principalmente incentivando la ciencia y tecnología nacional y federal.

Desideri explicó que el FONDEF (Fondo Nacional de la Defensa) es un fondo específico que tiene como objetivo modernizar capacidades militares, recuperar capacidades y sistemas de armas, e incorporar nuevas capacidades. Se financia con un porcentaje de los ingresos corrientes del Estado Nacional. Hay 116 proyectos de inversión en la cartera, que están vinculados a las Fuerzas Armadas y al Estado Mayor Conjunto. También se articula con tres empresas de defensa estatales: Fábrica Militar, Fábrica de Aviones y Astillero Tandanor.

Además, explicó que las Fuerzas Armadas son demandantes del equipamiento de INVAP, una empresa pública que diseña y fabrica radares y satélites. La industria de defensa tiene un efecto de derrame en las industrias militares y civiles, ya que se necesitan mantener aviones, barcos y proveer insumos para la fábrica militar, por ejemplo. También se ha incorporado la fabricación de chalecos antibalas de producción nacional.

Desideri destacó el plan de radarización en la Argentina. Valoró que la Argentina está entre los 10 países que diseña y fabrica radares y satélites. “Eso es una empresa pública INVAP, en la cual participan el Estado Nacional a través de la Comisión Nacional de Energía Atómica y la provincia de Río Negro. Las Fuerzas Armadas, las tres fuerzas, son demandantes de los radares que ahí se diseñan y se construyan”.

Otro de los sectores donde se está trabajando es en”sistemas aéreos no tripulados, lo que se llamaría en la carga de drones”.

Planteó que “el efecto de derrame que tiene la industria de la defensa en las industrias militares y en el sector civil, que es lo que vamos a tener en la charla, en el sector civil. ¿Por qué? Porque básicamente a los aviones hay que hacerle mantenimiento, a los barcos hay que hacerle mantenimiento, a la fábrica militar hay que proveerle insumos, por ejemplo chalecos antibalas. Digamos que se había dejado de fabricar chalecos antibalas de producción nacional, en la cual tela nacional con algunos elementos importados, pero de confección nacional”.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin