El Molino cooperativo de Andresito podría procesar 15 millones de kilos al año

A mediados de diciembre del 2020 arrancó la construcción del nuevo molino yerbatero cooperativo en Andresito. El objetivo del proyecto es que pequeños productores puedan envasar sus propias marcas y así completar el circuito productivo.

El proyecto consta de la construcción de un molino para darle el valor agregado a la hoja verde producida en la zona norte. Colaboran con este mega proyecto varias cooperativas de la localidad y secaderos privados de Andresito y San Antonio.

Prevén procesar más de 10 millones de kilos de hoja canchada por año. “La idea del molino es hacer yerba de alta calidad, donde se tendrá una marca propia y además las diferentes cooperativas o secaderos que se han sumado podrán tener su propia marca, logrando así el tan ansiado paso a salir al mercado”, dijo a radio Open 101.7 Jonas Petterson.

Petterson, dirigente de Asociación Civil de Productores Yerbateros del Norte (ACPYN) explicó que a la fecha se han comprometido a trabajar en el Molino Cooperativo, cuatro cooperativas, dos secaderos particulares y algunos productores,

El sueño de las familias yerbateras del norte de la Provincia sigue avanzando a paso firme, donde se genera la unión de empresas privadas y cooperativas para trabajar en conjunto desde la ACPYN, quienes están construyendo esta gran herramienta que será una generadora de mano de obra y además le dará la posibilidad a productores de pequeñas empresas de tener su propia marca, y soñar con salir al mercado.

El 16 de octubre del 2020 se dio el puntapié inicial para la construcción del molino cooperativo

“El futuro es tener empaquetado la yerba con su marca propia, un sueño que cada día se va convirtiendo en realidad”, explicó el Diputado provincial Julio Petterson a Economis. El fue uno de los impulsores de este proyecto cuando presidía la ACPYN.

Julio Petterson señaló que el objetivo de este molino yerbatero será prestar servicios a terceros que busquen iniciar con su empresa y lograr que los productores reciban las ganancias de las ventas de paquete y no solo lo que recaudan del trabajo hasta el secado, sino a través del proceso de convertir la materia prima en el producto de venta que se obtiene al final.

Peterson comentó que este será el primer molino cooperativo, donde mediante una figura legal y el apoyo de varias cooperativas y pequeños secaderos se pudo llevar adelante la construcción del mismo.

Estimo que para diciembre de este año podrán concluir todas las obras del predio y comenzar a funcionar.

“El molino cooperativo busca cubrir la necesidad de los productores y propietarios de secaderos, de llegar directamente a los consumidores con su propia marca de yerba”, dijo Petterson. Es una inversión de 300 millones de pesos de parte de la provincia de Misiones.

El diputado y productor yerbatero indicó que el molino constará de “tres depósitos de estacionamiento seminatural de 60×20 metros, estamos hablando de 3 millones de kilos de yerba cada uno. Donde la yerba pasará por un proceso de secado controlado a 35 grados durante 12 meses”.

Además habrán “tres cámaras chicas de secado acelerado, donde a través de un proceso de control de humedad y temperatura la yerba puede ser secada en solo tres meses. Esto es para cubrir una demanda de yerba muy especifica que nos permite venta rápida de la yerba. Tendrán la capacidad de producir 1,2 millones de yerba envasada cada 3 meses o de 4,8 millones de kilos por año”.

Petterson indicó que “estos dos sistemas de secados nos permitirán tener una capacidad de unos 15 millones de kilos de yerba mate al año. Con un molino muy moderno que puede procesar 5 mil kilos horas con envasado de paquetes de medio kilo y de un kilogramo, que son las presentaciones con más salida del mercado”.

Afirmó que el sistema de molienda cuenta lo la tecnología más moderna que les permite preparar los blends de yerba de acuerdo a la demanda de los clientes. “Esto nos diferenciará de los demás molinos”, dijo.

“Queremos con este molino que el pequeño productor pueda salir al mercado de forma directa, así lograr completar el circuito de producción, secado, molienda y envasado de su propia yerba mate”, definió Petterson.

Sobre las obras que faltan terminar, Petterson explicó que están terminados los depósitos de secado semirápido, y se están terminando las cámaras de secado rápido. El sector administrativo esta a poco de concluirse. Expectante dijo que las obras estarían concluidas este año y aspiran a inaugurarlo en diciembre.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password