“El plan económico es cortoplacista: llegar lo mejor posible a octubre”

Así lo sostiene Eduardo Fracchia, en el Informe Económico Mensual del IAE Business School, la escuela de negocios de la Universidad Austral. “Es una economía que no apuesta al futuro, la tasa de inversión no compensa el capital que se destruye. La inversión cayó 19% el año pasado. Ciertamente, el 90% de lo que ocurre a corto plazo es explicado por la pandemia. Si esta sigue fuerte en una segunda ola intensa y sin vacunas suficientes será más de lo mismo que en 2020 aunque si no se vuelve a fase 1 habrá más margen para rebotar entre 4% y 6%”, comenta Fracchia.

Juan José Llach repasa en este primer informe del 2021 los principales rasgos del contexto internaconal: “Los mercados globales acentuaron su optimismo al influjo, cada uno a su modo, del triunfo de Jo Biden como presidente de los EEUU –sobre todo, por su mayor previsibilidad- y la clara puesta en marcha de la vacunación anti-COVID. Al compás de estas nuevas, bolsas y commodities están subiendo con fuerza, pero también con algunos riesgos, sobre todo en el caso de los activos bursátiles. No debe olvidarse que la deuda global pública (40%) y privada (60%) y supera el 300% del PIB global, en parte por tasas de interés bajísimas, y hay algunos riesgos de aumento de la inflación.” agrega Llach.

También en el plano internacional, Eduardo Fracchia repasa en esta edición del IEM las principales ideas que se debatieron en Davos, surgidas de líderes de distintas partes del mundo.

En tanto Federico de Cristo, realiza un detallado análisis para fundamentar que, a pesar de las reiteradas crisis vinculadas a las fluctuaciones del tipo de cambio, la dolarización no es la solución a los problemas del país

En el aspecto político, Fracchia realiza un diagnóstico de la situacíón de partidos y posibles candidatos de cara a las elecciones de medio término. También agrega una reflexión sobre el legado de la década del 90, tras el reciente fallecimiento de su ícono político, Carlos Menem. 

Finalmente, se detalla el análisis de Martín Calveira de las principales variables de la coyuntura: los acuerdos de precios en un año de necesaria digestión de excesos monetarios; las perspectivas de recuperación económica tras un año de gran contracción, la incertidumbre de una esperada gestión fiscal de mayor sustentabilidad, las mejores expectativass comerciales y cambiarias, y el incierto escenario inflacionario

Entre la economía y la politica
Eduardo Fracchia dedica un apartado a analizar la situación de la economía en un año nuevamente electoral. Repasa las principales variables de la economía doméstica, y relexiona “Se extraña aún un plan macro más consistente pero hay que reconocer que, durante el verano que transcurre, Guzmán viene conduciendo bien, sin turbulencias en el dólar oficial ni en los alternativos. Es una economía que, como dice Kiguel, está en terapia intensiva pero estable. Guzmán es el ministro más sólido de esta administración y debe capear los embates del Instituto Patria que procuran una economía más dirigista y soviética al estilo Kiciloff. A su vez, habrá que ver cómo funciona el nuevo esquema del Consejo Económico y Social en búsqueda de consensos. Se espera poco de esta institución, pues suena solo a una propuesta voluntarista en un ámbito donde no hay cabida para reformas estructurales a la Menem.”

“Como estrategia electoral se quiere 3 % de aumento del salario real en el marco de acuerdo de precios y salarios. Si hubiese fase 1 quizás se vuelva al IFE o ATP en el marco de una pobreza en 48%. Muy desafiante para la estabilidad social ya que el salario real se contrajo 20% desde el inicio de la gestión Macri y 3% el año pasado en el marco de la pandemia.”, detalla Fracchia.

La ilusión de la dolarización

Federico De Cristo, profesor de la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad Austral, refleixona sobre algunas propuestas de adoptar al dólar como moneda de curso legal, y las razones que las convierten en una propuesta simplista y reduccionista.

“El deseo de solucionar problemas crónicos que frenan el potencial económico del país no debería llevar a proponer medidas que, lejos de solucionar el problema, lo complicarían. La fantasía de la dolarización monetaria generaría crisis aún más profundas que las que estamos viviendo. Obviamente no habría saltos cambiarios y grandes inflaciones, pero sí habría altísimo desempleo, mayor nivel de pobreza y colapso productivo. Y los políticos, eventualmente, ¿cómo enfrentarían esta situación de mayor pobreza y caída productiva? Pues seguramente como lo han hecho hasta ahora: aumentando el gasto en seguridad social y asistencialismo. Pero una vez que se hubiera agotado el crédito, deberían recurrir a mayores impuestos porque no se podrían financiar emitiendo moneda (porque habríamos renunciado a la moneda nacional). Y con tensiones en aumento, aumentaría la probabilidad de peligrosos eventos de disrupción política y social.”, resume De Cristo.

Completa su análisisis explicando las razones que llevan a los argentinos a no ahorrar en monedo naconal, las causas de las crisis recurrentes, y los diferentes motivos de por qué adoptar el dólar como moneda no evitaría el ajuste desagradable propio de la crisis.

Pronósticos e interrogantes con la mira en el año electoral

En el frente político, Eduardo Fracchia repasa el escenario electoral y la situación de partidos, alianzas y candidatos, como así también los factores que incidrián en las desiciones del electorado. “Sin dudas, golpearán en el electorado la pobreza, la inflación, la recesión, el desempleo, la falta de IFE y ATP. Juegan a favor el clientelismo, la demagogia, el fracaso de Macri en economía, el apoyo sindical, de intendentes del conurbano. Adicionalmente, no es un tema menor como está asolando la inseguridad en todo el país pero especialmente en el conurbano y en Rosario con policías inoperantes y sistemas judiciales garantistas.”, detalla Fracchia.

Plantea a su vez los principales interrogantes que surgen ante un electorado que en las encuestas de opinión prefiere algo distinto que el kirchnerismo o Cambiemos. “¿El kirchnerismo estará vivo después de CFK? ¿La Cámpora será una institución de peso en el largo plazo, seguirá con su eficacia organizativa en la formación de cuadros y ocupación de cargos en el gobierno? ¿Los gobernadores podrán tener más masa crítica para influir en el sistema? ¿Se abrirá más Cambiemos a otras fuerzas como siempre quisieron Monzó y Frigerio? ¿Seguirá la grieta o habrá una convivencia más armónica entre los dos espacios? ¿Se desarrollará un tercer movimiento que fracasó con Lavagna 2019, una propuesta alternativa?

¿Cuál es el futuro de Massa, el mejor preparado para ser Presidente según Alberto Fernández? ¿No quedará ninguna herencia del Albertismo? ¿Procurará Alberto la reelección?”, destaca como interrogantes Fracchia, a la vez que sostiene que todos confluyen en una oportunidad para nuevos espacios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password