“El problema no es la casta, sino el saqueo sistemático que vivimos”

Compartí esta noticia !

Fernando Esteche, David Acuña llegaron a Misiones a presentar su último libro “Destinados por la providencia”, un texto donde junto a Guillermo Caviasca hacen foco en los 200 años de la relación del imperio Estadounidense con los demás países del continente Americano, bajo la “Doctrina Monroe”. En una pausa en las charlas que dieron se acercaron hasta Economis para hablar del libro y de otras cuestiones relacionadas a la situación actual del país.

El docente y militante político Fernándo Esteche comentó acerca de su nuevo libro “Destinados por la Providencia”, que allí se analiza el origen del gen expansionista estadounidense y la peligrosidad de su “irreversible” declive actual. El libro, según Esteche, aborda “la relación entre el imperialismo y Nuestra América”, tomando como punto de partida los 200 años de la doctrina Monroe que se cumplirían en diciembre de este año. El título del libro hace referencia a una famosa frase de Simón Bolívar que señala: “Los Estados Unidos parecen destinados por la providencia a plagar toda la américa nuestra de miseria“, afirmó.

El libro es un ensayo historiográfico que desentraña la compleja relación entre el imperio y las demás naciones de América. Busca arrojar luz sobre los dos siglos de intervencionismo, colonialismo y neocolonización que han moldeado el destino de las naciones en América.

Dos de los autores realizaron el viernes (22/09) varias presentaciones del libro en Posadas. Desde la casa de militantes del Frente Patria a la sede del movimiento Tupac y como corolario se dio una charla en el museo regional Aníbal Cambas. Así en diferentes escenarios Esteche y Acuña pusieron en debate este material que busca ser una referencia para entender la interacción entre los Estados Unidos y los países de América, explorando críticamente el papel del imperio en la región. Los autores argumentan de manera persuasiva que, a lo largo de los años, el imperio ha saqueado y explotado los recursos de estas naciones en beneficio de su propio desarrollo imperialista.

Uno de los temas centrales que aborda la obra es la influencia de la Doctrina Monroe. Esta doctrina, enunciada por el presidente James Monroe en 1823, ha sido históricamente utilizada para justificar la intervención imperialista en la región. Los autores examinan en detalle cómo esta doctrina ha sido empleada como un pretexto para legitimar las acciones del imperio, desde intervenciones militares hasta acuerdos comerciales desiguales.

Destinados por la Providencia también destaca cómo las políticas del imperio han impactado negativamente en la autonomía y el desarrollo de las naciones en América. La obra arroja luz sobre los desafíos y las luchas de estos países para mantener su soberanía y tomar control de sus propios destinos.

Según Esteche, el libro surge de la experiencia de los tres autores, tanto en el ámbito académico como en la militancia, y aseguró que el mismo “no se concibe como un libro de divulgación de formación, sino como un análisis profundo de la historia y los acontecimientos que han marcado la relación entre los Estados Unidos y América Latina“.

Para Acuña actualmente la hegemonía de Estados Unidos esta siendo puesta en duda, por otras potencias en el mundo y eso es una apertura para lograr que algún “partido patriótico ocupe el lugar de impulsar un aprovechamiento de las oportunidades que se abren en esta disputa en el tablero internacional. Considerando que Argentina tiene un lugar destacado por la diversidad de recursos y el potencial de generar alimentos”.

El libro se presenta como una crítica exhaustiva y apasionada de la política imperialista de los Estados Unidos en América a lo largo de dos siglos. Ofrece una visión profunda y documentada de cómo estas políticas han afectado a las naciones en la región, desde su economía hasta su política exterior. Además propone una mirada crítica y reflexiva sobre un tema que continúa siendo relevante en la actualidad, a medida que la región busca forjar su propio camino hacia el desarrollo y la autonomía.

Este ensayo popular historiográfico no solo analiza el pasado, sino que también invita a los lectores a cuestionar el presente y reflexionar sobre el futuro de las naciones en América en un contexto global en constante cambio. Ofreciendo una crítica aguda y fundamentada sobre dos siglos de influencia, luchas y desafíos.

Te puede Interesar  USA: Cayó el presidente de la Cámara de Representantes

Esteche también subrayó que la dominación imperialista no siempre requiere una intervención militar directa, ya que “cuando una hegemonía está sólida, la dominación se ejerce de manera más sutil. Sin embargo, en momentos de debilitamiento de la hegemonía, los imperios tienden a recurrir a la fuerza para mantener su dominio“. En ese sentido, Esteche señaló que América Latina está experimentando actualmente este proceso de redespliegue imperialista “de manera despiadada”.

Acuña destacó que la “clase empresarial, financiera, militar y política de Estados Unidos tiene muy en clara la vigencia de la doctrina Monroe. Mientras que nuestra clase política y empresarial, así como nuestros sectores de construcción cultural no están discutiendo esto. Esa es la piedra angular sobre la cual un país se puede llamar independiente”.

Al ser consultados sobre como lograr convencer a la comunidad de llevar adelante este debate ideas, de lograr la soberanía y autonomía, en un contexto donde en las últimas Primarias Abiertas Simultaneas y Obligatorias (PASO), el electorado se volcó hacia una propuesta “anti política” con un claro mensaje de lucha contra “la casta” como llama el líder político de Libertad Avanza, Javier Milei a los demás candidatos, Esteche planteó que no hay “un sector de la sociedad que haya votado a Milei y su partido, sino que los pueblos construyen decisiones políticas desde lo experiencial”.

El dirigente político explicó que “más que un problema de los jóvenes y la Derecha, es que el conjunto de los sectores populares padece un proceso de múltiples subalternalizaciones que van desde narrativas que los desprecian. Los desprecian desde sus formas organizacionales, sus recursos de supervivencia, su cultura, su diversión, todo es marginado, todo es berreta, clase Z los llamaban. Para la narrativa dominante sus organizaciones políticas son la patota, la mafia, hay una narrativa de los choriplaneros, de la idea de las mujeres que quieren tener 200 hijos para cobrar dos mangos, la de los jubilados que nunca trabajaron porque no aportaron. Esta es una narrativa dominante, no es que sea la narrativa de los malos”.

Para Esteche esta narrativa dominante hace que “tipos como Milei te digan que la Justicia Social es una aberración. Y vos como confrontas que la Justicia Social no es una aberración, si no hay Justicia Social. Justicia Social no es un hospital que se cae a pedazos; no es un médico que cobre menos que un barrendero; no es una docente que de clases en 5 escuelas cansada, histérica, empastillada porque no se banca a los pibes para lograr un salario digno”.

“Eso que Milei dice que es una aberración decir que donde hay una necesidad nace un derecho; la verdad es que hoy no es así. Porque hoy el Estado no tiene la producción social de sanar, amortiguar, aliviar esas carencias que tiene el sector popular. Entonces el universo social de lo popular ve que la política formal, la llamada Casta, que son los que ejercen la política no les importa la vida cotidiana. Ven que les interesa si tienen causas penales, si los persiguen, si en una votación del Congreso se aprueban leyes que les sirven a ellos. No tienen idea de cuanto cuesta el litro de leche, no saben cuanto cuesta tener la mesa servida y encima consagran una forma de vida que es revolver basura. Para ello ahora mandan a separar la basura en más limpia y más seca, para que los sectores populares vayan a revolver basura, a lo que le llaman economía popular. Que los sectores populares se vendan entre ellos productos hechos con ayuda del Estado, eso no tiene escalabilidad social y no es una propuesta social”.

“Hay un divorcio muy grande de nuestro pueblo con lo que se propone desde el discurso político. Entonces no es cierto que la gente está con Milei, porque en la medida que Milei se convierta en un político se aleja cada vez más de su narrativa y se aleja cada vez más lejos de la gente”, explicó Esteche.

Te puede Interesar  Alberto Fernández inauguró 100 obras del Plan Argentina Hace de manera simultánea

Además, Esteche remarcó que “la generación que tiene más de 40 años vivió en un país donde se laburaba. Donde uno tenía dignidad, donde podía pensar sin vergüenza de tener vacaciones, en ahorrar plata para comprar una motito o un auto o lo que sea. Esas generaciones son cada vez menos. Si vemos cuantos son los que votan y los que deciden quien será el Presidente, vemos que hoy quienes definen esta elección son aquellos que no vivieron esa época. Sino los jóvenes que vivieron esta explosión de la política. Donde la política es una cosa y la vida de ellos es otra”.

“Hay que volver a enamorar de la política a los jóvenes. La política no es quienes hoy gestionan lo político, sino que es resolver nuestros problemas como comunidad”, afirmó Esteche. Quien remarcó que “la pobreza ideológica de los políticos actuales es llamativa”, además habló del cambio de los modelos de consumos culturales, por lo que ellos apuestan al libro en papel, para romper con las nuevas formas de consumo basado en lo audiovisual de no mas de un minuto y medio que se imponen a través de las redes sociales.

Esteche aclaró “por qué no voto a Milei, el identifica el problema en la casta y lo hace eje de su discurso. Pero el problema no es ese. El problema no es la casta, ojala fuera ese el problema, porque si fuera así metemos en cana a toda la casta y resolvemos el problema. Pero el problema de Argentina es el saqueo, la depredación, es esta relación neocolonial que te planteamos en el libro. En este marco que la relación neocolonial esta la atrofia noecognitiva que te hace que consumas las narrativas dominantes a través de Tik Tok y esas redes”.

Acuña plantea que “Milei, es el que se vayan todos del 2001, hecho boleta electoral”. Recordó que el que “se vayan todos” fue identificado y encauzado por Néstor Kirchner quien tomó lo mejor de cada sector que salió a luchar por sus derechos desde los piquetes en Cutral Có, plaza Huincul, el Santiagazo y las diferentes manifestaciones. Explicó que lo logrado por Néstor fue politizar esas banderas y las reivindicó dentro de la formalidad política “por la vía institucional”.

Este año se van a cumplir 40 años de democracia, pero con esa Democracia, no se come, no se educa y no se vive. Y esos reclamos no se encauzan por la vía institucional como en el Kirchnerismo y hay un problema en el sistema político. La experiencia horrible que tuvimos del Gobierno de Macri, no se resolvió con el Gobierno de Alberto Fernández y no estamos viendo que se encauce en un posible gobierno de Sergio Massa, porque no se prevén grandes expectativas de cambio”, planeó Acuña.

Para Acuña, un posible gobierno de Milei, tampoco le serviría a el poder económico-financiero, ya que “necesitan cierta gobernanza, siéndoles contraproducentes una gestión de Milei, con gran conflictividad social”.

Sobre como salir de esta encrucijada, que nos lleva a elegir “Caudillos”, Acuña remarcó que es “la pregunta del millón de dólares”, pero explicó que una respuesta posible sería una de las ideas del peronismo original, donde con “un movimiento organizado hace que los dirigentes sean secundarios. Si el movimiento social está desorganizado, pasan a primar las individualidades. Que es lo que vemos hoy, una disputa de dirigentes por ocupar el Gobierno del Estado municipal, provincial o nacional. Para pensar una salida a eso no veo otra que robustecer los cuerpos sociales donde se expresa la democracia del pueblo, los sindicatos, los movimientos sociales, hasta los cuerpos orgánicos de las federaciones empresariales o cooperativos; o las vilipendiadas Fuerzas Armadas, porque necesitamos de ellos para una política defensiva necesitamos de todos los sectores, los intelectuales, los empresariales, sociales y militares. Hasta que no se amalgame un cuerpo social que se pueda expresar libremente seguiremos necesitando de un líder o lideresa”.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin