El sentido de la fiesta

“No hay motivo para una Fiesta Patria, cuando buena parte del Pueblo no está invitado“. La frase, dura, no es de la oposición. La dijo el Arzobispo de Buenos Aires en el Tedeum del 25 de Mayo, ante el rosto pétreo del presidente Mauricio Macri. No pudo ser un mensaje menos conciliador para el Gobierno. Afuera no hubo festejos populares ni olor a una movilización que recuerde la germinación de la Argentina moderna.
El cardenal Mario Poli no dejó lugar a interpretaciones. Advirtió que “la inequidad genera violencia”.
El Presidente no pudo quejarse demasiado. Fue él quien pedía recuperar la sobriedad del Tedeum. Es que el mismo mensaje, dicho en otro momento, caía bien. “Todos aspiramos a que cada vez más se achique la brecha que separa las clases sociales en la Argentina”, sostuvo Poli en la misma celebración de 2015. Ese día sí hubo un festejo multitudinario en la plaza de Mayo.
El modelo y los tiempos han cambiado en Latinoamérica. Brasil y Argentina son las banderas del nuevo tiempo.
Sin embargo, el sinceramiento económico y la austeridad hacen que la “fiesta” sea de pocos. La promesa de orden y transparencia, compartida en el cono sur por los nuevos presidentes, contrasta con la realidad.
La represión en Brasil avergüenza a la derecha prolija que pretendía expandirse y tenía como blanco a Nicolás Maduro y Venezuela, acosada por protestas callejeras y brutales respuestas policiales. El Ejército que Michael Temer sacó a la calle para frenar las movilizaciones en su contra desde que se escuchó la grabación que lo involucra en el escándalo de las coimas, trae a la memoria los peores años de Latinoamérica.
Y, peor, deja sin argumentos al establishment que pretendía desterrar cualquier vestigio de los gobiernos “populistas”.
El golpista Temer tuvo que recostarse en los generales del Ejército, que le garantizaron el apoyo de las armas ante la cada vez más violenta reacción de los brasileños que salieron a copar las calles. Tradicionalmente más calmos, los brasileños ya habían salido a protestar contra Dilma Rousseff. Pero en aquella oportunidad, reclamaban por aumentos en el transporte y la ampliación de derechos sociales.
Ahora exigen que se convoque a elecciones en medio de una brutal crisis política desatada por las revelaciones que involucran directamente a Temer con el cobro de coimas por parte de congresistas.
El escándalo es tan profundo que ni siquiera los aliados le dan vida a Temer y ya preparan el operativo de “transición” para evitar las elecciones directas en las que se pueda imponer Lula Da Silva, el gran favorito para las presidenciales.
Todavía no puede tomarse dimensión del efecto económico de la crisis, pero la parálisis y la retracción causarán un daño profundo en la Argentina, que tiene a Brasil como principal destino de sus exportaciones.
Pero como explican los economistas Martín Leiva Varela y Guillermo Knass en un artículo publicado en Economis, en la relación desigual, pierde Argentina. Su principal proveedor de importaciones fue Estados unidos (17,3% del total) seguido de China con un 17% y recién en un cómodo tercer lugar, Argentina participa en el 6,6 % de sus compras al exterior. O sea, Brasil representa el 25 por ciento de las compras al exterior desde este país, pero apenas el 6,6 por ciento de las suyas.
Temer quiere resistir, pero el mismo establishment ya decidió su salida. Solo resta establecer cuando.
Como una herida sangrante, el escándalo de las coimas debe contenerse antes de que el mismo sistema político sea acorralado por un “todos saem”, versión carioca del “que se vayan todos”.
El delator que involucró a Temer es el mal menor para la clase política brasileña, apenas una muestra de su descomposición. Todos están bajo sospecha, como con la famosa Banelco de De la Rúa.
El problema mayor, para Brasil y especialmente para la Argentina, es Odebrecht, la constructora que pagó millones de dólares en coimas a funcionarios de toda la región y que tiene jugosos negocios en estas tierras. Nadie se anima a abrir la Caja de Pandora por temor a las pestes que se pueden descubrir.
La revelación de las coimas hasta provocó un nuevo berrinche de la senadora Lilita Carrió, quien deslizó que el Gobierno ofrece impunidad para los involucrados, incluido el ex ministro de Planificación, Julio De Vido.
En nombre de la transparencia, el Gobierno de Macri hizo una jugada audaz para evitar que los datos de las operaciones realizadas en la Argentina sean conocidos sin un tamiz precio. Ofreció negociar directamente con la empresa a cambio de información, situación que roza la ilegalidad. Sin conocer los datos, el ministro de Justicia, Germán Garavanno, se apuró en asegurar que se pagaron 35 millones de dólares en coimas, pero únicamente a funcionarios del gobierno anterior.
Sin embargo, el socio argentino en varias obras, fue Ángelo Calcaterra, el primo presidencial, a cargo de Iecsa, la constructora de la que, con el escándalo en marcha, se desprendió.
Hasta ahora, el único directamente apuntado fue Gustavo Arribas, un hombre de confianza de Macri, designado como jefe de los espías, quien habría recibido 800 mil dólares en coimas.
De todos modos, queda poco tiempo para seguir con la incógnita. La justicia brasileña enviará todos los videos de las delaciones a la procuradora Alejandra Gils Carbó. La Caja de Pandora podría generar un vendaval.
Las implicancias del caso pueden conocerse en momentos en que parece haberse largado definitivamente la campaña electoral, lo que podría complicar la estrategia del Gobierno.
Cambiemos apuesta a ratificar la vigencia del nombre de la alianza. Y sin resultados concretos para mostrar, el contraste es lo que mantiene vivas las esperanzas de un resultado electoral positivo.


La economía no repunta y cada vez es más difícil para los funcionarios sostener la idea de que los brotes verdes preceden a una gran cosecha. La inflación de mayo volverá a ser elevada. El déficit fiscal se disparó 71,3 por ciento interanual y según el Ministerio de Hacienda, en el primer cuatrimestre el resultado financiero de las cuentas públicas arroja un déficit de $ 119.649 millones, un 47% más que el que se verificó en el mismo período del año anterior. El consuelo, para el ministro Nicolás Dujovne, es que los ingresos crecieron a un ritmo de 40 por ciento interanual –producto de la inflación-, mientras que los gastos primarios lo hicieron al 36 por ciento, diferencia explicada por el ajuste. Pareciera de otros años, pero a los tarifazos se suman recortes sensibles, como los medicamentos gratuitos para los abuelos.
El modelo elegido para controlar la inflación con tasas altas, genera una fiesta privada, VIP, con tarjetas de exclusividad. No es un eufemismo. “Las acciones argentinas de fiesta: prevén fuertes flujos del exterior”, tituló el diario La Nación.
La nota alude a que el banco JP Morgan considera que no hay chances casi de que el país no sea reclasificado en junio como mercado “emergente”, lo que podría significar un flujo de más de US$ 1000 millones para la compra de acciones de activos argentinos.
La vigencia de Cristina es, a la vez, un bálsamo para el Gobierno. Es la ratificación de pertenencia de su núcleo duro. Pero comienzan a aparecer algunas señales que deben ser leídas con atención.
Una encuesta de Analogías, coloca a la ex Presidenta y los candidatos del peronismo por encima de cualquier otro en Buenos Aires. Baja la intención de voto con ella como candidata, pero al mismo tiempo, la diferencia se estira si ella está en la boleta.
Otro trabajo, realizado por el consultor Gustavo Córdoba, advierte que en Buenos Aires, el 46,3 por ciento de los consultados desaprueba totalmente al gobierno de Macri, con un crecimiento de dos puntos desde abril. El 41,8 por ciento de los consultados advierte que su situación económica empeorará, la peor expectativa desde agosto del año pasado. El 57,9 por ciento cree que está peor desde que asumió Macri y el 56 por ciento rechaza la idea de darle un “voto de confianza” en octubre.
Los números son menos duros si se extiende la muestra al país. Un sondeo general realizado por Córdoba le da mayores expectativas a Macri, aunque no oculta el pesimismo de los encuestados. El nivel de desaprobación del gobierno cae a 41,1 por ciento y el 36,1 por ciento cree que su situación empeorará.
Y un dato clave: el nivel de imagen negativa de Cristina es más alto que el del resto de los posibles aspirantes, con 52,6 por ciento, cinco puntos más que la de Macri y tres más que Massa. Por eso, el voto de confianza es una opción para el 44,3 por ciento de los consultados, contra 51,4 que lo rechaza, un promedio más bajo que en provincia de Buenos Aires.
“La síntesis brutal del estudio sería que están todos convencidos que no hay aciertos del Gobierno de Macri, pero el voto aún no depende del factor de la evaluación del desempeño sino de la satisfacción que aún persiste en el votante de Cambiemos por haber sacado del poder a CFK”, explicó Córdoba.

Lo cierto es que Cristina conserva una centralidad inusitada. El 25 de Mayo fue un día en el que la política estuvo candente. Macri por la mañana en el Tedeum y por la noche, el relanzamiento de Sergio Massa y Margarita Stolbizer en la alianza #Nace1País. La ex Presidenta eligió una entrevista en vivo con el canal porteño C5N que marcó niveles inéditos de audiencia y reconfigurará el escenario político de la oposición.
La ex mandataria cuestionó al gobierno de Macri por su “insensibilidad social” y los sucesivos tarifazos. Propuso como medidas declarar la emergencia alimentaria, laboral y tarifaria.
Por último, y lo más esperado, habló de su propio futuro: Cristina admitió que “si es necesario”, será candidata en octubre, pero abogó por la unidad del peronismo para enfrentar al Gobierno, incluso con Florencio Randazzo, el díscolo ex ministro que también tiene sus aspiraciones.
En los otros canales había desesperación, no solo por el rating perdido, sino por contestar. “Si Cristina vuelve a aparecer, vamos a volver a frenarla como hace cuatro años”, lanzó Sergio Massa, eligiendo claramente a su rival para octubre. “No nos van a condenar para elegir entre un gobierno para ricos y un gobierno de ladrones”, afirmó. Uno de los gobiernos terminó hace año y medio.
Desde un tercer canal, Marcos Peña buscó poner tranquilidad al escenario electoral: “Cristina no va a ganar porque la gente no quiere volver al pasado”.
Entre tanto río revuelto, Misiones disputa su propio partido. Faltan pocos días para conocer las primeras definiciones rumbo a octubre.
Los socios de Cambiemos se juegan una parada brava para sumar votos a la Nación. La decisión es que no haya internas y que los candidatos sean elegidos por consenso. En el radicalismo todavía dudan, pero todo indica que se decantarán por retener la candidatura de Luis Pastori a diputado nacional y conformarse con algunas bancas en la Legislatura provincial.
Como única oposición local y nacional, el espacio de Avancemos –conformado por el massismo, radicales de Vanguardia y Trabajo y Progreso-, sumó al Socialismo en la búsqueda de extenderse a toda la provincia. Avancemos se hace fuerte en la Legislatura, donde inyecta proyectos de manera permanente, como marca distintiva.
La Renovación es el espacio que tiene menos conflictos de cara a octubre. “La fortaleza y la verdadera representatividad de la Renovación es pensar los problemas y sus soluciones desde Misiones y para los misioneros”, definió Ricardo Wellbach, uno de los principales hombres de acción política dentro del oficialismo. Los candidatos serán elegidos por consenso y con un claro sentido de pertenencia.

El gobernador Hugo Passalacqua enarbola esa bandera en cada minuto de gestión. Aunque no comparte los ideales del Gobierno nacional, acompaña cuando es necesario y saca provecho, cuando puede, de una cercanía que le permite conseguir medidas que beneficien a Misiones. El acuerdo para que haya un vuelo directo entre las Cataratas del Iguazú y Madrid, es una muestra de ello. Fue el ministro de Turismo de la Nación, Gustavo Santos, uno de los principales impulsores del acuerdo con la firma española Globalia. Los cinco vuelos directos que se proyectan no serán simplemente una unión entre dos ciudades. Para Iguazú se trata de la puerta de Europa. Un nuevo mundo se abre para el turismo provincial.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password