ECONOMIA, Ultimas Noticias

Empresarios misioneros rechazan el bono obligatorio que pactó el Gobierno con la CGT

Compartí este articulo en:

El presidente de la Confederación Económica de Misiones, Alejandro Haene rechazó de plano que empresas misioneras puedan pagar el bono de cinco mil pesos que el Gobierno nacional pactó con la CGT para evitar el paro nacional por la pérdida de poder adquisitivo de los salarios.

Desde la Confederación Económica de Misiones (CEM) indicaron que ninguna empresa de Misiones está en condiciones de pagar el Bono de Fin de Año que acordaron las grandes empresas con la CGT y el Gobierno Nacional.

“No es lo mismo una multinacional como Wal Mart, que un comercio de Posadas o el interior de la Provincia. El Gobierno Nacional nos pide un esfuerzo, pero ¿qué esfuerzo hace el Gobierno?, señaló Haene.

Por su parte, el presidente de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa, el misionero Gerardo Díaz Beltran, sostuvo que “hay un segmento de la economía, como pequeños comercios, micro industrias y empresas de servicios a las que les resulta inviable el pago de este bono. Las Pymes son las más castigadas por este desequilibro de la macro economía y no podemos exigirles un desembolso de esta magnitud”, argumentó.

En cuanto a la mesa de diálogo tripartita entre Gobierno, gremios y empresarios, desde la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) se sostiene que “los primeros interesados en instrumentar herramientas que fomenten al consumo somos nosotros, pero en la reunión de ayer nuestra postura fue que no todos los sectores pueden afrontar un bono de $ 5.000. Para los pequeños y medianos comercios es inalcanzable”.

“Desde CAME planteamos seguir dialogando con el gremio para analizar, sobre aquellas Pymes que puedan pagarlo, si se aumentan los planes de pago en más cuotas segmentando el tipo de empresa, y además, que sea no remunerativo y se tome como adelanto de futuras paritarias. Respecto a los despidos, estadísticamente las Pymes no despiden. En primer lugar, porque le cuesta enfrentar el costo del despido en sí mismo, sumado al ya invertido en la capacitación del recurso y en segundo término, porque en la Pyme se forma e intenta sostener un ambiente familiar al tener poco personal”, señaló la entidad.


Compartí este articulo en: