En primer semestre tributos coparticipables crecieron porcentualmente más que recaudación general

Las provincias y la Ciudad de Buenos Aires se vieron favorecidas en cada uno de los seis meses de la primera mitad del año, en los que las transferencias que recibieron por el Régimen de Coparticipación Federal de Impuestos tuvieron un crecimiento porcentual superior al de la recaudación nacional.

Compartí esta noticia !

Por Marcelo Bátiz – Las provincias y la Ciudad de Buenos Aires se vieron favorecidas en cada uno de los seis meses de la primera mitad del año, en los que las transferencias que recibieron por el Régimen de Coparticipación Federal de Impuestos tuvieron un crecimiento porcentual superior al de la recaudación nacional.

En junio, los ingresos que tuvieron las 23 provincias y CABA en concepto de Coparticipación (sin considerar otras transferencias automáticas) ascendieron a un billón 105.033,4 millones, el mayor valor nominal de la historia.

El crecimiento interanual fue por 110,6%, más de un punto porcentual por arriba del 109,2% que en el mismo período tuvo la recaudación nacional informada por la Secretaría de Hacienda y la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

La brecha entre coparticipación y recaudación total se extendió a lo largo de todo el semestre e incluso con mayores diferencias que en junio: 7,3 puntos porcentuales en enero (100,7% contra 93,4%), 7,8 puntos en febrero (100,1% contra 82,3%), nada menos 22,5 puntos en marzo (110,8% contra 88,3%), 13,8 puntos en abril (104% contra 90,2%) y 7,4 puntos en mayo (112,3% contra 104,9%).

Esos incrementos, de enero a junio, se dieron hasta excluyendo del cálculo a los Derechos de Exportación (uno de los principales tributos que no se coparticipan) que vienen registrando caídas en términos reales debido al impacto negativo de la sequía en la actividad agrícola: la recaudación sin retenciones creció 99,4% en enero, 96,7% en febrero, 107,2% en marzo, 101% en abril, 111,1% en mayo y 110,5% en junio, siempre por debajo de la coparticipación.

Por lo tanto, las razones de la brecha entre coparticipación y recaudación exceden la incidencia de las retenciones y Télam recurrió al análisis de representantes de cuatro consultoras que habitualmente realizan el seguimiento de las transferencias de recursos nacionales a los 24 distritos.

Te puede Interesar  El festival de cine Buenos Aires Rojo Sangre tendrá su apertura en un cementerio de la Chacarita

Para Hernán Letcher, del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), “se observa que, dado que los impuestos coparticipables son básicamente IVA y Ganancias, a lo largo de estos meses -incluso con niveles de inflación alta- esos dos impuestos se han movido de manera considerable, sobre todo el IVA a la par de la inflación”.

“A diferencia de esto, en el nivel nacional, el impacto de la caída de la actividad agropecuaria como resultado de la sequía, hizo que la recaudación tuviera, en términos generales, un desempeño peor que el que tiene aquel segmento de impuestos coparticipables”.

Alejandro Pegoraro, de Politikon Chaco, coincide en la apreciación: “los crecimientos de los impuestos coparticipados tuvieron buenos desempeños en el primer semestre y traccionaron las transferencias automáticas en términos nominales”, destacó, para detallar que “el IVA crece 125 puntos en la primera mitad del año y Bienes Personales 132%”, a la inversa de otros que no se coparticipan, como el impuesto PAIS, que creció el 93%, o las retenciones, con un alza nominal del 75%, “casi 50 puntos por debajo del IVA”.

Esos desempeños fueron suficientes para compensar la “paupérrima” performance del impuesto a los Combustibles, por la decisión de postergar su ajuste desde hace más de un año, combinada con la menor actividad de la actividad agropecuaria, con impacto directo en el transporte.

“En resumen, las transferencias automáticas a las provincias crecen más que la recaudación porque los componentes recaudatorios coparticipables y de leyes especiales crecen a un ritmo mayor que los que nos están sujetos a coparticipación”, sintetizó.

El director de la consultora Aerarium, Guillermo Giussi, destacó que el crecimiento en la recaudación del IVA compensó el menor incremento en la del impuesto a las Ganancias -otro de los principales entre los coparticipables-, que recortó en el primer semestre su tasa de expansión interanual en diez puntos porcentuales.

Te puede Interesar  Nación promete "más controles en las fronteras", como medida para mejorar abastecimiento de gasoil

Asimismo, advirtió que en la importante suba en Bienes Personales influyó “el ingreso de las declaraciones juradas de personas físicas por acciones y participaciones”, así como “la aplicación de la percepción a la compra de moneda extranjera implementada en octubre de 2022”.

“La fuerza de los no coparticipables es más que nada por el lado de la Anses, por la generación de empleo registrado y la aceleración de paritarias”, agregó, además de reconocer que el magro desempeño de los derechos de exportación “viene tirando un poco para atrás”, más allá de la “levantada” originada por el Dólar Agro en el último tramo del semestre.

Nadín Argañaraz, director del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), prefirió la comparación en términos reales para dejar en claro la brecha favorable a los impuestos coparticipables: “la recaudación que va a la Nación debe haber caído en el primer semestre un 8%, no están los datos definitivos aún”, señaló, a la espera de que el próximo jueves 13 el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) de a conocer el Índice de Precios al Consumidor de junio.

“Pero la recaudación que va a provincias y CABA cayó un 2%: esto obedece a que los impuestos al comercio exterior -por la sequía en el caso de los Derechos de Exportación- han tenido una dinámica muy distinta al resto de los impuestos, por eso se da esa divergencia”, puntualizó.

About The Author

Compartí esta noticia !

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin