COLUMNISTAS, Coronavirus, ECONOMIA, Ultimas Noticias

Es tiempo del Polo

Compartí este articulo en:

El 13 de octubre pasado, ingresó formalmente al Senado de la Nación el proyecto de ley de creación del “Polo de Desarrollo Productivo, Tecnológico y Exportador de la Provincia de Misiones”, bajo el expediente S-2482/2020, que tuvo a su vez una moción de preferencia el día 15 de octubre impulsado por los senadores Durango, Catalfamo, Closs y Mirkin, para pasar finalmente a las comisiones de Hacienda y Presupuesto y de Relaciones Exteriores y Culto el día siguiente.

El proyecto no es otra cosa que el pedido ya tan hablado de zona aduanera especial para Misiones, impulsado por el gobierno de la provincia, y que ha recibido apoyos de todo tipo, incluido el de algunas autoridades nacionales.

banner-intra

¿Qué es el Polo Misiones? Un territorio aduanero especial (en los términos de los artículos 600 a 607 del Código Aduanero de la República Argentina); que busca, entre otras cosas, permitir que Misiones pueda competir en igualdad de condiciones con sus propias fronteras, lo que implica reducir las diferencias de costos estructurales con Brasil y Paraguay. ¿Qué podría permitir esto? Reducir asimetrías impositivas y aduaneras en la zona de frontera de mayor flujo de mercaderías y personas, promover un epicentro de inversiones productivas e incrementar la participación comercial en la región, entre otras cosas.

Una de las razones fundamentales de creación de un área aduanera especial es la de favorecer a una región apartada de los grandes centros de consumo del país. Ese es uno de los argumentos mas fuertes del régimen que tiene Tierra del Fuego. Misiones, por su parte, tiene la particularidad de frontera: Paraguay y Brasil, con alta competitividad.

Para no ahondar demasiado en las especificaciones del proyecto que ya está en el Congreso, que ya ha sido bastante explicada, recomendamos al lector su lectura directa del trámite que está publicado en la web del Senado.

A su vez, se debe destacar que la iniciativa misionera no surgió ahora: ya había sido en su momento planteada al ex Presidente Macri, y en esa oportunidad, la periodista Julieta Martínez de Economis escribió una muy interesante nota al respecto, que aún siendo de 2018 se mantiene vigente, y se recomienda también su lectura acá.

Ahora bien, yendo específicamente a la necesidad de creación del Polo Misiones, nadie que conozca el proyecto, que sepa de las potencialidades misioneras y de la necesidad de implementar este tipo de iniciativa puede pretender demorarla o cajonearla. Es tiempo de que la provincia de Misiones pueda avanzar hacia su pleno desarrollo productivo, económico y, en consecuencia, social.

Misiones es una provincia que es perjudicada en términos de distribución de recursos de origen nacional, que debe competir de manera desigual con países fronterizos y que no ha recibido el apoyo que mereció tener en sus pedidos de aplicación de políticas diferencias. Pese a ello, consolidó su recaudación propia, mantuvo indicadores fiscales de equilibrio, no salió a tomar deuda en el mercado de capitales, tiene los niveles más altos de exportaciones de manufacturas de la región, impulso programas de consumo y dio facilidades de impositivas en tiempos de pandemia, y se “da el lujo” de perder más de diez mil millones de pesos anuales solo de ingresos brutos en pos de proteger la biodiversidad misionera y sus bosques.

Con todo eso, Misiones se encuentra entre las diez economías más grandes del país. ¿Qué pasaría si el Polo Misiones finalmente es una realidad? La expectativa en torno a ello es muy alta, ya que los resultados que se esperan serían altamente positivos. No solo para la provincia, sino para el país.

El debate en el Congreso no debe demorarse, por una razón muy práctica: implementar el Polo Misiones implica readecuar la política económica del Gobierno nacional para el 2021, algo que está actualmente en discusión también en el Congreso con el proyecto del Presupuesto 2021. El costo fiscal que traería consigo la sanción de la ley del Polo Misiones no es menor, pero también es cierto que los beneficios fiscales tampoco son menores.

Si el Presupuesto 2021 se aprueba, será más difícil (pero no imposible) aplicar de manera más rápida el Polo Misiones, y la moción de preferencia pedido en el Senado tiene que ver con eso.

Lo cierto es que el momento del Polo Misiones ES AHORA. Así como la
pandemia desnudó las falencias argentinas, también hizo más evidente las
virtudes provinciales.

En el caso misionero, el cierre de fronteras según autoridades de la ATM generó que cerca de 10.000 millones de consumo queden en la provincia. Además, y en esa misma línea, un dato no menor: Misiones es la única provincia argentina que, a agosto de este año, ya había superado su meta de recaudación provincial para todo el 2020: solo en el acumulado enero – agosto de este año, la recaudación provincial equivale a un 103,6% del total estimado para todo el año, cuando otras provincias no llegan ni al 60%, y las del NEA no superan el 77%, incluso incluyendo los datos de septiembre.

Lo único que hoy obstaculizaría la creación del Polo Misiones sería la mezquindad política. Esperemos se haga a un lado.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*