Exclusivo: Por la caída de la obra pública nacional, los empleos de la construcción en Misiones cayeron al menor nivel en la era Macri

Compartí esta noticia !

Los empleos de la construcción en Misiones cayeron al menor nivel desde que Mauricio Macri llegó al Gobierno, según los datos oficiales del IERIC.
El Instituto de Estadística y Registro de la Cosntrucción (IERIC) informó que en el mes de noviembre la cantidad de empleos registrados (en blanco) en la construcción en la provincia cayó a 8.216, con una caída interanual del 17%.
En los 3 años y 1 mes que Mauricio Macri lleva en el Gobierno, solamente enero del 2016 tuvo una menor cantidad de empleos, ya que se contabilizaban 7.339 puestos.
Enero es el mes de más baja actividad en la construcción y es casi un hecho, según fuentes de la industria consultadas por Economis, que el actual mes tendrá una cantidad de puestos de trabajo aún menor que el primer mes completo de Macri en la Casa Rosada. El dato oficial se conocerá en algunas semanas.
Pero el panorama es mucho más desolador que en aquel enero del 2016, cuando en aquel entonces el Gobierno Nacional decidió paralizar la obra pública para revisar contratos que venían de la gestión anterior, provocando un parate que duró unos meses.
Según media docena de empresarios de la construcción consultados por Economis, el principal factor para la caída del empleo de la construcción es la falta de nuevas obras públicas nacionales. “Las existentes se fueron terminando y al no haber renovación, el empleo va a seguir cayendo”, explicó un empresario que tiene más de 20 años de experiencia construyendo escuelas, CAPS y comisarías.
Misiones es una de las provincias que menos obras públicas recibió de la Nación en los últimos años y la más relegada o una de las dos más relegadas junto a Formosa dentro de las 10 del Norte que integran el Plan Belgrano.
Esta situación genera una preocupación muy grande entre los empresarios de la construcción, que pronostican que esta vez no habrá una cierta recuperación como sucedió a comienzos del 2016, cuando el Gobierno Nacional entendió que no iba a haber lluvia de dólares y empezó a volcar recursos en la obra pública para dinamizar la economía.
Según el relevamiento que realizó Economis en las cifras del Ieric, en el 2016 el empleo exhibió cierta recuperación, aunque siempre lejos del pico máximo que tuvo en octubre de 2015, plena campaña presidencial. Allí se registró el máximo de 14.103 puestos de trabajo registrados.
Desde entonces, en el 2017 hubo menos trabajo que en 2016 y en el 2018, menos trabajo que en el año anterior. Para 2019, de no mediar cambios, se esperan cifras de empleo aún más bajas. Esto consolidará a la construcción como el sector económico más castigado en la provincia en términos de empleo, superando al comercio que sufrió los embates de las asimetrías especialmente en 2016 y 2017.
La provincia amortiguó
Ante la ausencia de obras nacionales, la provincia intentó suplir en parte esta inversión en infraestructura con recursos propios. “Esto es importante para que el desplome en el empleo no haya sido mayor”, señaló un constructor que tuvo que achicar su plantilla varias veces en los últimos dos años.
La situación de la industria de la construcción es bastante conocida. Incluso los constructores organizaron un foro en la Legislatura en octubre pasado, invitaron a todas las pymes constructoras de la región y firmaron un documento donde advirtieron que la situación del empleo en el sector empeorará de no mediar nuevas inversiones en obra pública.
Pero en aquel momento, las urgencias pasaban por frenar la corrida cambiaria y sellar un segundo acuerdo con el FMI que obligó a lograr el déficit cero para este año. Y la obra pública nacional resultó ser la variable elegida a la hora de los recortes.
Pero el tijeretazo también es indirecto. Porque al mismo tiempo, la Nación dejó de realizar aportes a las provincias que ahora tienen que asumir esas prestaciones de su propio bolsillo. Una vez más, los recursos para obras públicas –en este caso, financiadas por los estados provinciales- sufren recortes.
Misiones, por ejemplo, tuvo que poner más de $600 millones para subsidiar el boleto de colectivo, que antes estaba a cargo de la Nación. También debe hacer algunas transferencias para terminar obras iniciadas con el Fondo de la Soja, que se eliminó. Además, está invirtiendo otros $600 millones para amortiguar el retiro de la Nación en la tarifa social de electricidad. Sólo por citar tres  ejemplos.

Te puede Interesar  Cabrera: “La solución al problema del empleo en la Argentina pasa básicamente por las Pymes”

About The Author

Compartí esta noticia !

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin