One hundred dollar banknotes pattern background

Financial Times: “La dolarización no salvaría a Argentina”

La crisis inflacionaria de la Argentina y el triunfo de Javier Milei en las PASO encendió otra vez el debate sobre la dolarización y las múltiples salidas.

Compartí esta noticia !

La crisis inflacionaria de la Argentina y el triunfo de Javier Milei en las PASO encendió otra vez el debate sobre la dolarización y las múltiples salidas.

La dolarización de la Argentina vuelve a ser tema de debate. Analistas económicos y políticos trabajan los múltiples escenarios y salidas, tanto desde lo técnico en cuanto a lo monetario así como también cuán viable es desde lo legislativo y gubernamental.

Un laberinto porque para dolarizar habría que bajar el déficit fiscal a cero y lograr superávit gemelo (fiscal y comercial). Si eso se logra, no se necesitaría dolarizar para bajar la inflación. Entonces, allí entra lo político: el BCRA en manos de políticos es una amenaza constante de emisión monetaria excesiva y… otra vez la misma historia de siempre. Incluso, el propio Milei estaba en contra de ello.

El artículo “La dolarización no salvaría a Argentina”, escrito por el expresidente del Banco Central de Ecuador, Luis Jacome, para Financial Times el 5 de febrero de 2020 se volvió viral tras las PASO 2023 en la segunda economía del Cono Sur. El economista jefe del Instituto de Finanzas Internacionales, Robin Brooks, definió al artículo de “lectura obligatoria” para este domingo 20 de agosto de 2023, luego de que Javier Milei ganara las primarias citando una y otra vez como ejemplo al país que reemplazó al sucre por el billete estadounidense.

Entonces, allí vamos:

Salvo breves períodos, Argentina ha vivido 75 años de inestabilidad macroeconómica. Para vencer la inflación, ha probado casi todas las políticas monetarias y cambiarias posibles. Y, sin embargo, la inflación supera el 50 por ciento.

Existe un debate recurrente sobre si Argentina debería adoptar nuevamente el dólar estadounidense como un medio para lograr la estabilidad de precios y sentar las bases para el crecimiento económico. Para defender la dolarización, a menudo se cita a Ecuador como modelo. Pero, ¿qué puede aprender Argentina de los 20 años de dolarización de Ecuador?

Aquí hay cinco lecciones importantes

Primero, la dolarización vence a la inflación. Ecuador dolarizó su economía en enero de 2000 y logró la estabilidad de precios en 2004. Desde entonces, la inflación ha sido en promedio de 3 ,1 por ciento anual, inferior al 28 por ciento promedio entre 1970 y 1999, y similar a la de Chile (3,3 por ciento anual). ), Colombia (4,4 por ciento) y Perú (2,9 por ciento) en el mismo período.

Una segunda lección es que la dolarización no implica necesariamente disciplina fiscal, una consideración importante para Argentina, donde la inflación crónica se ha asociado con déficits fiscales persistentes

Te puede Interesar  El Gobierno le suelta la mano a OCA, que queda más cerca de la quiebra

En Ecuador, el gasto del sector público no financiero aumentó de alrededor del 26 por ciento del PIB en la segunda mitad de la década de 1990 al 43 por ciento en 2014. Para financiar esta expansión, el gobierno utilizó las ganancias extraordinarias derivadas de los altos precios del petróleo, recibió financiación e impago de la deuda externa privada.

El banco central también emitió papel y lo transfirió al gobierno para pagar sus cuentas; esta acción solo fue posible porque la Constitución de 2008 eliminó la independen cia del banco central promulgada en 1998, que prohibía el financiamiento del gobierno por parte del banco central.

Como resultado, el riesgo país de Ecuador se ha mantenido alto y muy por encima del de sus vecinos. Para restaurar la solidez fiscal, Ecuador ha restringido la demanda agregada, enviando el crecimiento per cápita a territorio negativo durante los últimos cinco años, una tendencia que se espera que continúe durante al menos tres años más según el FMI

Entonces, la dolarización no impulsa automáticamente el crecimiento económico: una tercera lección que aprender. A pesar del entorno internacional favorable que prevaleció durante la mayor parte de los últimos 20 años —los precios del petróleo se dispararon por encima de los niveles históricos, el dólar permaneció depreciado, las tasas de interés internacionales fueron bajas y el país recibió abundantes remesas del exterior como nunca antes— el PIB real de Ecuador creció, en promedio, 3,3 por ciento anual entre 2000 y 2019, menos que el 4,7 por ciento registrado en los 30 años anteriores.

Además, el ingreso per cápita en 2019, medido en valores constantes, fue menor que en 2012 y se ha rezagado en los últimos 20 años con respecto a sus países vecinos.

La dolarización también hace que la economía sea más vulnerable a los choques y propensa a la volatilidad, una cuarta lección que Argentina debe reflexionar

En los países que emiten su propia moneda, el tipo de cambio se deprecia luego de un choque, induciendo un cambio en los precios relativos que favorece la producción interna y las exportaciones. Pero en una economía dolarizada, debido a que ya no existe un tipo de cambio que funcione como amortiguador, la actividad económica recibe todo el impacto de los choques externos.

Te puede Interesar  Se consolida alcance de los programas Ahora en la provincia

Esta vulnerabilidad se exacerba si el país es exportador de materias primas. Para Ecuador, la apreciación del dólar ocurre en conjunto con una disminución en el precio del petróleo.

La economía, por tanto, sufre un doble golpe: las finanzas públicas sufren la caída del precio del petróleo, mientras que las exportaciones se ven afectadas por una pérdida de competitividad provocada por el fortalecimiento del dólar.

Y, debido a que el dólar se deprecia con un alza en el precio del petróleo, los auges se magnifican y los ciclos económicos se amplifican. Durante 2000-2019, la desviación estándar del crecimiento del PIB real fue de 2,66 en Ecuador, superior a la de Chile, Colombia y Perú, donde fue de 2,1, 1,79 y 2,44, respectivamente.

Una quinta lección es que las economías dolarizadas se vuelven menos competitivas, a menos que el mercado laboral sea flexible

En Ecuador, los salarios no se ajustan a la baja y la movilidad laboral es limitada. Por lo tanto, las empresas no pueden ajustar sus co stos de producción cuando es necesario. En los países que emiten su propia moneda, el tipo de cambio hace el truco: los salarios en dólares bajan como resultado de la depreciación que sigue a un shock negativo, siempre que el banco central mantenga la inflación bajo control.

Además, en Ecuador, las políticas populistas han aumentado los salarios mínimos reales en más del 50 por ciento desde 2007. En relación con los países vecinos, los salarios mínimos en dólares pasaron de ser los más bajos en 2000 a los más altos a fines de 2019.

Veinte años de datos de Ecuador sugieren que la dolarización es una solución rápida pero no aborda los problemas subyacentes que frenan a los países

Mantener políticas económicas sólidas e introducir reformas estructurales orientadas al crecimiento son igualmente importantes, incluso si un país está dolarizado. Además, el estado de derecho y contar con instituciones políticas y econà ³micas sólidas son cruciales para impulsar la inversión.

De lo contrario, los países se vuelven disfuncionales y generan desequilibrios económicos que se ajustan ya sea por inflación (cuando emiten su propia moneda) o por bajo crecimiento económico y alto desempleo (si están dolarizados). El resultado, inevitablemente, es la falta de progreso económico y social, independientemente de la moneda que se utilice.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin