Fondo Yerbatero: Industria y producción lo rechazan y coinciden en que más vale “malo conocido, que bueno por conocer”

Esta mañana en una reunión que se celebró en una oficina del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM), un grupo de importantes dirigentes de la producción yerbatera firmaron una carta donde expresan su enfático rechazo a la creación del Fondo Especial Yerbatero.
El Fondo Especial Yerbatero es una iniciativa que se encuentra en el Congreso Nacional y se trata de un proyecto de ley que busca modificar el INYM dando lugar a lo que sería una suerte de INYM “paralelo”. Se trata de un proyecto para cobrar más dinero por la estampilla que lleva cada paquete de yerba y que hoy financia al organismo yerbatero. Además, impondría cambios en los actuales mecanismos del INYM para fijar los precios, fiscalizar que se cumplan y regular la oferta de hoja verde.
Según cálculos de la industria, el FEY recaudaría, si se sanciona tal cual está en el Congreso, unos $1.000 millones a valores de este año. El proyecto de ley, impulsado por el diputado Jorge Franco, está a punto de perder estado parlamentario porque nunca fue tratado en comisiones.
Esta mañana los dirigentes de la producción firmaron una carta donde expresan su rechazo y se unieron a las cámaras que aglutinan a la molinería de Misiones y Corrientes.
¿El argumento? Tanto productores como industriales quieren evitar que ese dinero sea manejado con fines políticos. La idea del FEY es que el INYM no toque ese dinero y los recursos sean administrados por algún organismo que siempre dependerá del poder político de Misiones y Corrientes. Los productores reunidos hoy dejaron en claro que no desean esa injerencia.
¿Esto significa que el INYM funciona bien para los productores y molineros? Para nada.
Productores e industriales -habitualmente enfrentados- coinciden en reconocer que el organismo tiene muchas falencias, pero ante la duda prefieren defender lo que se consiguió hasta ahora y pensar en reformas que estén más consensuadas con los eslabones de la cadena.
Lobby conjunto de productores y molineros
“Tras más de 15 años de funcionamiento del INYM, los loables objetivos para los que fue creado no fueron alcanzados en su mayor parte”, reconoció en una nota fechada el lunes pasado (17/9) Claudio Anselmo, titular de la Asociación de Productores Molineros de Corrientes y gerente de la yerbatera número 1 del mercado.
En tanto, su contraparte misionera, la Cámara de Molineros de la Yerba Mate de la Zona Productora (CMYMZP) emitió una nota similar ayer, firmada por su titular, Victor Saguier. En la nota se opone a otras modificaciones del proyecto en cuestión, que por ejemplo modifica el reglamento del INYM para que las decisiones sobre el precio se tomen por mayoría simple y no por unanimidad.
Este cambio sería la llave para destrabar la mayoría de las discusiones en el INYM e inclinar la balanza un poco más en favor de los productores, dicen algunos. Sin embargo, los productores no quieren cambios, al menos los contemplados en este proyecto de ley.
Por eso, este miércoles los representantes de la producción también rechazaron el proyecto en la nota que firmaron. Estuvieron en la reunión esta mañana Hugo Sand (APAM), Julio Peterson (ACPYN), Jorge Haddad, Nelson Dalcolmo, Hector Biale y Juanjo Szychowski. Algunos de ellos, protagonistas de grandes “peleas” contra la molinería y el “statu quo” en el sector yerbatero que perjudica a los más débiles eslabones de la cadena.
El único que marcó diferencias fue Carlos “Cacho” Ozeñuk, quien a pesar de escuchar todos los fundamentos de los industriales y productores mantuvo su postura a favor del FEY.
En la nota, los productores dicen que “el proyecto presentado por el diputado Jorge Franco fue realizado sin consultar a las entidades representativas del sector”. Dice en otro fragmento que los productores lograron “a través de años de lucha” la creación del INYM y que se sienten “avasallados” por el proyecto de ley.
La toma del INYM
Lo que no menciona la nota es que algunos de esos dirigentes el año pasado tomaron por la fuerza el INYM que ahora defienden a capa y espada. Fue en esa protesta que tomó fuerza el proyecto de ley que hoy está por sufrir el golpe mortal en este lobby conjunto entre productores y molineros. La idea es darle el “tiro de gracia” a este proyecto, barajar y dar de nuevo.
“Coincido plenamente con el pronunciamiento de hoy, no queremos que se le cobren más cosas a la producción de yerba, en vez de cobrar 5 pesos más para un fondo, que se ponga 1 peso más y vaya directo al productor, si se hace ese FEY nos va a perjudicar”, dijo a Economis, Cristian Klingbeil, vicepresidente de APAM, que no fue a la reunión de hoy, pero apoya plenamente lo actuado.
Al final del día, es como si todos supieran que el INYM -tal como está-, no funciona correctamente, pero tampoco quieren que venga alguien de afuera a aspirar los recursos de la yerba mate y manejarlos con discrecionalidad política.
Lo ven como una salida cómoda por parte de los dirigentes políticos, que ponen una estampilla más cara y le “cuelgan el muerto” a la cadena yerbatera. Si hay más costos en esta cadena, normalmente, los que se tienen que ajustar son los eslabones más débiles, razonan algunos. Distinto sería si el proyecto contempla sacarle recursos a un sector del Estado para darle a la cadena yerba.
En otras palabras. Industria y producción coinciden en lo básico. En materia de instituto yerbatero, más vale malo conocido, que bueno por conocer.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password