Gestionar las herramientas

La ley de leyes, la central para el país, estuvo supeditada a la guerra declarada entre el Gobierno y la alianza Cambiemos que nuevamente decidió no votar el Presupuesto, ahora en el Senado, el año pasado en Diputados. Dos años seguidos en los que la alianza opositora somete la responsabilidad institucional a sus intereses. El año pasado dejaron al país sin presupuesto, éste no lo votaron enojados por el “avance” sobre la Justicia por parte del oficialismo. 

Los senadores de la alianza Cambiemos, entre ellos el misionero Humberto Schiavoni, pegaron el faltazo enojados porque el oficialismo ratificó a su candidato para integrar el Consejo de la Magistratura y desobedeció un fallo de la Corte Suprema que, básicamente, impone cómo deben conformarse los bloques dentro del Congreso. 

La Corte Suprema de Justicia hizo lugar al amparo que promovió el senador de Juntos por el Cambio, Luis Juez y removió a su par del Frente de Todos, Martín Doñate en el Consejo de la Magistratura. Doñate llegó al Consejo como fruto de la escisión del bloque del Frente de Todos en dos subbloques, lo que fue interpretado como una jugada del oficialismo para tener más representantes en el Consejo de la Magistratura. 

El propio Juez y Schiavoni habían recurrido a tribunales para impugnar esa decisión. Argumentaron que eran los legítimos ocupantes de esas bancas en el Consejo de la Magistratura. En primera y en segunda instancia, la justicia en lo contencioso administrativo rechazó el planteo. Juntos por el Cambio llegó a la Corte. Los ministros puestos por Macri, Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz, además de Juan Carlos Maqueda, le dieron la razón a Cambiemos. “Ni en la dictadura se animaron a desoír una sentencia de la corte”, celebró Juez, el radical que asegura que “ningún argentino puede garantizar que la democracia le cambió la vida”.

Para la Corte, la designación de Doñate fue un “ardid” y una maniobra “manipulativa” que desnaturalizó “el fin constitucional de representación pluralista procurado por el constituyente y el legislador”.

Curioso caso en el que los cortesanos cuestionan como un “ardid” la integración del oficialismo, pero nada dicen de los mismos movimientos de la oposición. En el Senado, Juntos por el Cambio está dividido en cinco bloques: UCR (18 miembros), Pro (9), Cambio Federal (4) y otros dos unipersonales. 

Ese berrinche opositor no puede ocultar que, en definitiva, ambos contendientes están disputando el mismo control sobre el otro poder. Desnudan la obviedad: la mayoría en el Consejo de la Magistratura garantiza poder sobre el otro, dentro de una estructura política ombliguista que deja al resto del país como mero espectador de una disputa lejana. 

Como contraste, pretender que la Justicia es impoluta o negar que hace tiempo que dejó de ser ciega y muda, es un infantilismo que no resiste la mínima discusión. 

La Corte hace política y de manera repetida, desequilibra la balanza hacia un mismo lado. El impacto de sus decisiones afecta a la sociedad toda. Hace apenas unas horas la Corte falló a favor del Grupo Clarín que se negó a cumplir el decreto 690 con el que el Gobierno nacional pretendía regular los precios de internet, cable y telefonía. El fallo cortesano dejó sin efecto un decreto que declara a las tecnologías de información y comunicación como “servicios públicos esenciales y estratégicos en competencia”. El decreto, congelado desde agosto de 2020, plantea específicamente que los precios de estos servicios serán regulados por la autoridad de aplicación, es decir, ENACOM.

¡Qué casualidad! Con 12,1 por ciento, los rubros internet y telefonía fueron los que más aumentaron en octubre, el doble que la inflación que llegó a 6,3 por ciento y que agobia a miles de argentinos con su persistencia. 

La Corte juega directamente en contra de una decisión de política económica, pero después con el mismo ahínco, cuestiona las “desigualdades” inherentes al sistema.  

Ahora los cuatro cortesanos tienen en vilo a las Provincias por un posible fallo a favor de Capital Federal que avale el aumento de la coparticipación otorgado por Mauricio Macri en detrimento de las provincias. 

Mientras, Horacio Rodríguez Larreta hace campaña por el país y pide “volver al federalismo y dejar atrás el país unitario”. 

Nunca se quejó el candidato presidencial por el decreto de su jefe político que aumentó de 1,4% al 3,75% la participación de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) en la coparticipación federal de impuestos.  Solo en 2019 Larreta recibió 84.796 millones por coparticipación, 20.689 millones más que lo que le correspondía. 

Los gobernadores advirtieron que con la generosidad de Macri se rompió el equilibrio entre las jurisdicciones y que, si la Corte convalida ese reparto discrecional, estaría sentando un precedente de graves consecuencias y consolidando un paradigma de desigualdad que se busca encarecidamente revertir. 

Justamente, el Presupuesto 2023 que Cambiemos no votó en el Senado incluye herramientas para comenzar a corregir ese reparto desigual de recursos, asignando al Norte Grande un poco más de fondos para obra pública que al resto del país. Pero a los senadores de la alianza opositora no parece interesarles el federalismo, sino la pulseada por el poder central. 

Esta vez el oficialismo tuvo los votos suficientes para sancionar el Presupuesto y contar con herramientas para intentar domar la crisis económica en el último año de la gestión de Alberto Fernández. La aprobación del Presupuesto coincidió con los primeros cien días de Sergio Massa como ministro de Economía. El resumen puede describirse en lo que no ocurrió, como definió la politóloga María Casullo: la elevada inflación no se transformó en hiper, las reservas no se agotaron, la crisis política no se incrementó, no se incumplió con el acuerdo del FMI.

Ahora depende de Sergio Massa la herramienta fundamental esperada por Misiones. El ministerio de Economía tiene la facultad de crear la Zona Aduanera Especial por la que reclamando la tierra colorada desde hace años, para poder competir en igualdad de condiciones con Paraguay y Brasil. Esta vez, confía la Provincia, no habrá veto presidencial y la Zona Aduanera podría comenzar a implementarse desde el año que viene. La letra fina se negocia en modo permanente con los técnicos de Nación. La gestión política está en manos del gobernador Oscar Herrera Ahuad y el presidente de la Legislatura, Carlos Rovira. 

“Una vez que el Presidente promulgue el presupuesto y quede como se votó en ambas cámaras trabajaremos en los análisis correspondientes. Sin dudas que para nosotros la promulgación del presupuesto 2023 es muy importante porque el paquete enorme de obras para Misiones es muy ambicioso. Las obras se lograron debido al gran trabajo de los legisladores nacionales del Frente Renovador que se pusieron la camiseta de Misiones y volvieron a instalar nuevamente temas de reivindicación histórica de la provincia en el seno nacional y esto genera mucha expectativa. Mientras tanto en paralelo vamos avanzando con las distintas unidades del Ejecutivo Nacional que tienen que ejecutar las obras y así vamos allanando el camino. Para Misiones las obras de infraestructura vial son muy importantes, en tanto que las obras de nexo eléctrico como la de 500Kva, la de 132 Kva generarán certezas en materia energética para los próximos 20 o 30 años. Tenemos muchas expectativas, pero a la vez debemos ser responsables que vivimos en un país que tiene sus problemas macroeconómicos y, por eso muchas de las cosas que están en el presupuesto debemos trabajarlas seriamente y ser muy eficientes cuando se ejecuten”, señaló Herrera Ahuad.  “Nosotros buscamos que nuestro sistema productivo sea beneficiado con la Zona Aduanera Especial”, remarcó.

En un país en crisis, cada concesión implica un largo tire y afloje, pero Misiones confía en que la Zona Aduanera Especial servirá para consolidar un crecimiento económico que ostenta datos inéditos y al mismo tiempo, bajar los precios de consumo y de producción por la quita de los impuestos nacionales como IVA, Ganancias o Bienes Personales.

El estatus diferente para Misiones será fruto de una larga militancia que encaró el Gobierno de Misiones, con la premisa de que la conquista no viene a paliar déficits propios, sino una larga historia de desigualdad interna y externa. Misiones es una de las provincias más desfavorecidas por el reparto de la coparticipación y al mismo tiempo, sujeta a las presiones de frontera. Pese a eso, es una de las pocas provincias desendeudadas y con una autonomía económica de la que carecen otras más grandes y que envidian en la región. Misiones es generadora de empleo como nunca antes y su actividad económica crece a un ritmo inédito.

Misiones es protagonista de la política argentina. El gobernador Oscar Herrera Ahuad ha sido esta semana uno de los “personajes del año”, en la tradicional gala de la revista Gente, que lo nominó por el esfuerzo de Misiones en el cuidado de la biodiversidad, con la creación del primer ministerio de Cambio Climático y también por las políticas sanitarias de inclusión, que se hicieron evidentes durante la pandemia. Ambas distinciones forman parte de políticas que Misiones hizo propias desde hace años. 

Fue el único gobernador en la foto tradicional con personalidades de distintas ramas. Pero el mandatario misionero se mantiene entre los mejor valorados de la Argentina, según el estudio mensual de la consultora CB. Una de las claves ha sido mantenerse alejado de la grieta que domina el escenario político nacional. El cuidado de la biodiversidad que ponderó la revista Gente es una marca registrada de Misiones,  que atrae al turismo y que es protagonista en los cónclaves internacionales, como el Cop27 que acaba de concluir en Egipto. La cumbre del Cambio Climático tuvo por segundo edición consecutiva una participación protagónica de Misiones -incluso por encima de la Argentina-, para exhibir avances y capturar lecciones de otros destinos. El cuidado de la selva se combina con la promoción de la chacra y políticas educativas que se preparan para las demandas del futuro. Misiones tendrá la primera escuela de videojuegos, mientras que la innovación se expande en la secundaria. Es un todo cuyos pilares se asientan sobre una política fiscal que da autonomía:  Misiones recauda más que Chaco, Corrientes y Formosa juntas y eso le permite tener políticas propias que dinamizan la economía. La construcción pública es una de las herramientas centrales para la recuperación del empleo y el desarrollo interno. Eldorado tendrá un enorme plan de obras para modernizar la capital del Trabajo. Son más de ocho mil millones que se ejecutarán en los próximos meses. Lo mismo para Eldorado, lo mismo para Iguazú, lo mismo para Fracrán, el municipio 78 que comienza a dar sus primeros pasos institucionales.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE