Golpe a los ingresos provinciales: ¿Cómo pasar el verano?

Compartí esta noticia !

En el plano económico nacional, diciembre combinó lo peor que dejó la administración de Alberto Fernández y lo peor esperado para el inicio de la administración de Javier Milei. Enfriamiento de la actividad, inflación al alza, merma recaudatoria, precios pisados y luego liberados, devaluación e inflación. Toda esa combinación se dio en apenas 20 días. El sopapo es enorme para cualquier argentino, y los gobernadores no están exentos. 

Ya todos sabíamos que en diciembre los ingresos por coparticipación iban a tener una fuerte caída a partir de la reforma aplicada en el impuesto a las Ganancias. Pero no contábamos, por lo menos hasta antes del 10 de diciembre, con una tan rápida devaluación y liberalización de precios. Por ende, lo que ya era grave (inflación) se agravó aún más. Doble golpe: menor recaudación y suba de precios. Eso quedó reflejado en el número final conocido este viernes: la coparticipación consolidada de las 24 jurisdicciones subnacionales cayó 19,4%, un resultado que surge de una estimación propia de inflación de diciembre del 27%. Aun si los datos oficiales mostrasen un alza de precios más leve, seguirá en torno al 22%-26% con lo cual la situación no cambia sustancialmente. 

La caída de la coparticipación del 19,4% es similar (aunque levemente menor) a la que tuvieron las provincias en plena pandemia por un desplome de la recaudación, pero entre 2018 y 2019 con una economía en recesión. Jamás la caída de la coparticipación se acercó siquiera al número que conocimos el viernes. 

Por ende, al dato penoso para las arcas provinciales de diciembre, no se llegó ni por pandemia, ni por guerra, ni por sequía. Se llegó pura y exclusivamente por una política económica que tuvo la combinación de una gestión saliente que buscó ganar una elección a cualquier costo y una entrante cuyo único norte, hasta el momento por lo menos, es el equilibrio fiscal y la corrección de distorsiones de la macro, entre las cuales estaba el tipo de cambio atrasado y una fuerte brecha cambiaria que ya fueron corregidos, provocando un enorme salto de precios. 

Pero entre tantas notas negativas respecto a la coparticipación, hay una que puede servir para amortiguar el golpe: el Estado nacional, como lo había prometido el exministro Sergio Massa días después de perder el ballotage con Milei, le pagó unos $ 100 mil millones que le debía a las provincias por la Compensación del Consenso Fiscal firmado en 2017. Esos fondos extras, que se suman a los que se reparten mensualmente (en torno a unos $30 mil millones) generaron una fuerte alza real de este concepto en particular (+130% interanual). No alcanzó para compensar, pero si para achicar la caída (-22,7% coparticipación vs. -19,4% total transferencias automáticas).

Te puede Interesar  Ingresó al Congreso el mega DNU de desburocratización del Estado

Para el caso de Misiones, en los últimos tres meses previos a diciembre recibió un promedio de $1.040 millones por la Compensación del Consenso Fiscal, pero en este último mes del año captó $4.643 millones; eso más de $ 3.000 millones de diferencia, que corresponden a lo que le debía la Nación a Misiones, cobran una muy especial relevancia en el contexto global, ya que podría compensar una parte de la merma de los recursos no coparticipables. 

Aún con ello, el perjuicio provocado a las arcas provinciales ha sido de importante magnitud. El interrogante que surge ahora es qué se puede esperar para los meses que vienen. La inflación para enero y febrero podría continuar en niveles de entre el 20% y 30%; ya no habrá envíos extra por Consenso Fiscal ya que se cumplió el pago de deuda y por ende volverá a niveles normales; la recaudación de IVA está comprometida por caída de la actividad y si no hay cambios en Ganancias, continuará cayendo en niveles similares de diciembre (-41% real). 

A la par, se propician bajas en Bienes Personales, lo cual hará caer la recaudación; falta definir qué pasará con el impuesto a los combustibles, cuya actualización el Estado viene posponiendo desde hace un año; y la recaudación de Monotributo podría subir en niveles similares a su escalada, que la ubican muy por debajo de la inflación. 

En síntesis, la situación de los envíos automáticos podría agravarse todavía más, sin descartar que haya caídas reales superiores a la pandemia, incluso pisando los treinta puntos de recorte. ¿Cómo se podría revertir en el corto plazo esta situación? Hay dos soluciones concretas pero con altísimo costo político. 

Te puede Interesar  Carta del editor de Forbes a Milei: “Si no dolariza la economía de inmediato, no tendrá éxito”

La primera afecta a los gobernadores: se trata de apoyar e impulsar la reversión de Ganancias garantizándoles más recursos, pero en paralelo los deslegitima políticamente ante el pueblo trabajador por el impacto de esa reversión en los salarios. 

La segunda posible solución afecta al Presidente: poner en marcha la coparticipación del impuesto al Cheque y/o el impuesto PAIS, que le daría espalda política con los gobernadores pero lo deslegitimaría principalmente ante su propia base electoral y lo debilitaría de cara a negociaciones posteriores con otros actores de poder.

La primera señal ya fue dada: Milei amenaza seguir reduciendo transferencias a provincias si los gobernadores no acompañan la reversión en Ganancias que propone el libertario. Inteligente jugada política del Presidente, aunque muy arriesgada. Algunos gobernadores ya iniciaron acciones legales contra el Estado por la modificación de Ganancias, pero no piden la reversión de la medida, sino que piden la compensación del Estado nacional. Es decir: que se mantenga la ley como está para no afectar a trabajadores, pero que el Tesoro financie la parte que las provincias pierden. No es un juego de suma cero: alguno de los actores involucrados pagará consecuencias, políticas o económicas. 

Este frente de disputa es apenas uno de los muchos que están abiertos. Mientras esto sucede, las consecuencias de un escenario económico altamente inestable que alcanza a la gestión anterior como a la actual están a la vista de acuerdo a los datos que fueron difundidos esta semana. Previo al cambio de gobierno, en octubre cayeron las ventas de supermercados en Misiones y también se desplomó el empleo en la construcción en la provincia y en el país. Ya con el Gobierno nuevo, los patentamientos de autos cayeron en todo el país en diciembre no solo a nivel interanual sino, principalmente, en la mensual, alcanzando en este caso bajas del 50% en las ventas del 0km.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin