INYM: Crónica de una toma anunciada

La semana pasada, luego del desaire que les significó la reunión con los subsecretarios Hardie y Urriza los productores y tareferos habían anunciado que el paro general y las manifestaciones eran las formas que les quedaban de reclamar. Hoy esa manifestación llegó a Posadas y la toma de las oficinas del INYM incluyeron disturbios y golpes cruzados con personal policial.

En la misma mesa donde Hardie les dijo que no había ninguna seguridad de aportes nacionales para paliar la crisis yerbatera, los representantes del sector productivo habían anunciado a Economis que “debemos unirnos entre todos para hacer un paro general”.

Promesa que se materializó esta mañana, con la llegada a Posadas de camiones y camionetas cargadas de productores y tareferos de diferentes puntos de la provincia, la calle Rivadavia frente al INYM fue bloqueada.

Productores y tareferos tomaron la sede del INYM en reclamo de respuestas por parte del gobierno nacional y del Instituto, frente a la crisis yerbatera. Se vivieron momentos de tensión en la sede cuando un importante grupo de yerbateros sobrepasaron la resistencia policial, rompieron el vidrio de la puerta de ingreso al edificio e ingresaron en el inmueble con los pedidos de renuncia de todo el directorio del INYM.

Un numeroso grupo de agricultores y cosecheros de la yerba se instalaron en el edificio y algunos Directores quedaron encerrados dentro del lugar. Productores, trabajadores y policías resultaron heridos con la ruptura de la puerta de vidrio de ingreso al lugar, en un tenso momento, en el que no faltaron empujones y forcejeos.

Uno de los dirigentes que habló con Economis, fue el titular de la Federación Agraria Argentina, filial Misiones, Jorge Butiuk, quien explicó que la gran decepción del sector productivo, derivó en esta medida de acción directa.

Como publicó este medio, los ánimos venían muy caldeados con el gobierno porque les habían prometido 1500 millones de pesos para financiar el pago al contado del producto para así comenzar la zafra, pero luego sólo se planteó el envío de 300 millones, lo que es insuficiente para subsanar el problema suscitado por los incumplimientos de precios, el pago diferido y la imposibilidad de acordar precios en el seno del INYM.

Pasadas las 10,30 de la mañana un grupo de Operaciones Especiales de la Policía ingreso al edificio por las instalaciones de una rotisería ubicada en planta baja, De ahí accedieron al segundo piso, desde donde descendieron desalojando a quienes estaban en la escalera del edificio, cortando contacto entre los que estaban en la calle y los que coparon las oficinas del INYM.

Al bloquear la puerta de acceso al edificio el personal policial comenzó a golpear con los escudos a los manifestantes, lo cual derivó en un tumulto en el que no faltaron piedras y palos volando, hasta un escopetazo al aire de parte del personal de seguridad. Ante este tumulto Julio Peterson el vocero de los manifestantes se acercó al balcón del tercer piso y comenzó a pedir a los gritos que los manifestantes se contengan.

Al calmarse un poco los ánimos comenzaron las negociaciones para que el personal del INYM abandone edificio. Con la promesa de que los directivos del INYM se acercarían a una reunión con los productores y tareferos.

Los directivos se acercaron, pero hasta el mediodía la reunión no se concretó. Re el actual presidente del INYM, puso como condición que los manifestantes abandonen el INYM para poder recibirlos adecuadamente.

Ante este pedido, Butiuk comentó a Economis que los manifestantes plantearon que “no nos vamos a mover de acá, si quieren hacer la reunión en otro lugar que lo elijan, allá irán nuestros dirigentes, pero nosotros no vamos a abandonar este que es nuestro edificio”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password