La ONU destaca la “urgente necesidad” de preferir la madera en la construcción mundial

FAIMA comparte y apoya el mensaje que surge del informe de la ONU: “Materiales de construcción y el clima: Construyendo un nuevo futuro”. Allí se expresa la necesidad mundial de cambiar, preferir y utilizar madera y otros materiales biológicos para frenar la degradación de los ecosistemas, lo que podría representar ahorros de emisiones de hasta un 40% para 2050. La construcción de proyectos “verdes” no solo minimiza el impacto ambiental de la construcción actual, sino que también será rentable a largo plazo.

Compartí esta noticia !

“La rápida urbanización en todo el mundo significa que cada cinco días, el mundo agrega edificios equivalentes al tamaño de París, y el sector del entorno construido ya es responsable del 37 por ciento de las emisiones globales”. Estas alarmantes cifras surgen de un informe publicado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y el Centro Yale para Ecosistemas + Arquitectura (Yale CEA), bajo la Alianza Global para Edificios y Construcción (GlobalABC), el cual ofrece soluciones para descarbonizar el sector de edificios y construcción y reducir los residuos que genera.

En este contexto, la Federación Argentina de la Industria Maderera y Afines – FAIMA -, única entidad de 2º grado que representa a nivel nacional al sector industrial maderero a través de sus 28 Cámaras asociadas en las distintas provincias del país – llama a todos los protagonistas del mundo de la construcción a poder construir y fundar un nuevo paradigma constructivo nacional con un claro perfil sostenible. De hecho, cada vez son más las obras nuevas, ampliaciones, proyectos y construcciones de casas y edificios que buscan aportar a sus habitantes el máximo ahorro energético posible, bienestar y generar obras que sean amigables con el medio ambiente y estén construidas con elementos de origen natural. Desde la orientación, materiales, revestimientos, estructuras y otros elementos la madera es el denominador común que u ne a todos, por sus características y propiedades naturales como aislante térmico y acústico.

“Actualmente, el mercado de la construcción con madera en Argentina se encuentra en un proceso de crecimiento sostenido, a pesar de las dificultades que se presentan en el camino. Comparado con 10 o 20 años atrás, se puede observar un cambio significativo en la demanda y en la oferta de construcciones con madera” afirma Daniel Vier, vicepresidente de FAIMA y experto en construcción con madera. “Hace algunos años, la madera no era considerada un material de construcción relevante en Argentina, y se utilizaba principalmente para elementos decorativos o en construcciones rurales. Hoy, debido a la necesidad de construir viviendas más eficientes y sostenibles, la madera se ha vuelto cada vez más popular en la construcción”.

El informe de la ONU brinda a los responsables de políticas, fabricantes, arquitectos, desarrolladores, ingenieros, constructores y recicladores, además, una solución de tres frentes para reducir las emisiones de “carbono incorporado” y los impactos negativos en los ecosistemas naturales derivados de la producción y el despliegue de materiales de construcción (por ejemplo, cemento, acero, aluminio, madera, biomasa):

Evitar el desperdicio a través de un enfoque circular: construir menos mediante la reutilización de edificios existentes es la opción más valiosa, generando un 50-75% menos de emisiones que la construcción nueva; promover la construcción con menos materiales y con materiales que tengan una huella de carbono más baja y facilitar la reutilización o el reciclaje.

Cambiar a materiales de construcción renovables éticos y sostenibles basados en la biología, incluyendo madera, bambú y biomasa. El cambio hacia materiales a base de biología adecuadamente gestionados podría llevar a ahorros de emisiones acumulativos en muchas regiones de hasta un 40% en el sector para 2050. Sin embargo, se necesita más apoyo político y financiero para garantizar la adopción generalizada de materiales de construcción renovables a base de biología.

Mejorar la descarbonización de los materiales de construcción convencionales que no pueden ser reemplazados. Esto se refiere principalmente al procesamiento de concreto, acero y aluminio, tres sectores responsables del 23 por ciento de las emisiones globales totales hoy en día, así como vidrio y ladrillos. Deben priorizarse la electrificación de la producción con fuentes de energía renovable, el aumento del uso de materiales reutilizados y reciclados y la ampliación de tecnologías innovadoras. La transformación de los mercados regionales y las culturas de construcción es fundamental a través de códigos de construcción, certificación, etiquetado y la educación de arquitectos, ingenieros y constructores sobre prácticas circulares.

Te puede Interesar  Misiones vuelve a recibir a los Embajadores de la Unión Europea

El informe de la ONU también indica que esta solución de tres frentes – Evitar-Cambiar-Mejorar – debe ser adoptada a lo largo de todo el proceso de construcción para garantizar que se reduzcan las emisiones y se proteja la salud humana y los ecosistemas biodiversos. La implementación de la solución también requiere sensibilidad a las culturas y climas locales, incluyendo la percepción común del concreto y el acero como materiales modernos de elección.

Hasta la fecha, la mayoría de las acciones climáticas en el sector de la construcción se han centrado en la reducción efectiva de las emisiones de “carbono operativo”, que incluyen calefacción, refrigeración e iluminación. Gracias a la creciente descarbonización de la red eléctrica en todo el mundo y al uso de energías renovables, se espera que estas emisiones disminuyan del 75% al 50% del sector en las próximas décadas.

Dado que los edificios contienen materiales producidos en regiones dispersas en todo el mundo, la reducción de las emisiones de “carbono incorporado” de la producción y el despliegue de materiales de construcción requiere que los tomadores de decisiones adopten un enfoque de ciclo de vida completo.

Esto implica medidas armonizadas en múltiples sectores y en cada etapa del ciclo de vida de la construcción, desde la extracción hasta el procesamiento, la instalación, el uso y la demolición.

También se requiere regulación y cumplimiento gubernamentales en todas las fases del ciclo de vida de la construcción, desde la extracción hasta el final de uso, para garantizar la transparencia en la etiqueta, códigos de construcción internacionales efectivos y esquemas de certificación.

Se necesitan inversiones en la investigación y el desarrollo de tecnologías incipientes, así como la capacitación de los interesados en los sectores, junto con incentivos para modelos de propiedad cooperativa entre productores, constructores, propietarios y ocupantes para el cambio hacia economías circulares.

El informe completo en https://www.unep.org/es/resources/informe/materiales-de-construccion-y-el-clima-construyendo-un-nuevo-futuro

¿POR QUÉ CON MADERA?

MENOR IMPACTO AMBIENTAL

La construcción con estructura de madera es beneficiosa para el medio ambiente en comparación con otros recursos debido al impacto mínimo que tiene en la cadena de suministro. El costo de fabricación, transporte y construcción de viviendas y edificios con estructura de madera es considerablemente más económico que las alternativas de acero y concreto, la madera usa inmediatamente menos energía y es una solución ecológica. Asimismo, la madera captura carbono, lo que garantiza que la liberación de gases de efecto invernadero del proyecto se mantenga al mínimo.

Además, la evaluación del ciclo de vida a largo plazo (LCA) de la madera es mucho mejor que la del acero o el hormigón. Esto significa que las obras de madera y madera en masa tienen una tasa de consumo de energía más baja en general en cada paso del proceso, desde la recolección de materiales hasta los efectos a largo plazo del mantenimiento.

MAYOR EFICIENCIA ENERGÉTICA

De hecho, diversos estudios indican que el 40% del consumo energético en Europa proviene de los edificios, además de ser los responsables del 30% de las emisiones de CO2 a la atmósfera. Estos datos son muy significativos porque ponen de manifiesto la necesidad de apostar por materiales sostenibles – como la madera – que mejoran la eficiencia energética de las viviendas y contribuyen a un importante ahorro energético. 

Te puede Interesar  Misiones recibirá una de las Mesas de diálogo del Acuerdo de Escazú

La madera es el único material de construcción renovable. Una alternativa muy recomendable que destaca por sus propiedades higroscópicas, es decir su capacidad para absorber la humedad ambiental. Este factor, se suma a su gran comportamiento como aislante térmico y contribuye a mantener durante más tiempo las temperaturas interiores, lo que reduce el consumo relativo al uso de aparatos y sistemas de climatización.

Estas propiedades lo convierten en el producto ideal para alcanzar un elevado grado de eficiencia en las construcciones. Pero, además, tiene una gran capacidad de absorber los sonidos. Es decir, también funciona como aislante acústico, mejorando el confort interior e incrementando el bienestar de los usuarios.

CALIDAD DE EXCELENCIA

La belleza natural de la madera brinda serenidad y armonía, su aroma, su pareja con los árboles, tanto en pie como los procesados convertidos en techos, paredes, pisos y muebles mejoran la calidad del aire, reducen el estrés y fomentan una sensación de bienestar generalizado y son mucho más productivos para la agilidad mental, tanto para el ámbito académico como para el laboral. “Argentina cuenta con extensas áreas forestales y una gran variedad de especies de madera, lo que proporciona una base sólida para el suministro de material y la diversidad en la construcción con madera” agrega Vier sobre este punto.

ALTO PODER DE AISLAMIENTO

A diferencia del acero y el hormigón, la estructura celular de la madera frena la pérdida de calor. Esto significa que la estructura de madera es un buen aislante natural para cualquier proyecto y puede generar una factura de energía más barata.

La estructura de madera no solo es buena para capturar el calor en los meses más fríos, sino que también es excelente para mantener alejado el calor del verano. Esta versatilidad permite que la madera en masa sea un excelente intermediario entre lo estilístico y lo funcional.

GRAN FLEXIBILIDAD DE DISEÑOS

Los proyectos de construcción con madera ofrecen otra ventaja muy competitiva en cuanto al diseño flexible para el futuro. Incorporar madera al diseño también puede mejorar la longevidad y el valor general a largo plazo. En las últimas décadas, la calidad e ingeniería de la madera ha experimentado una revolución. Las técnicas de fabricación progresivas y los recubrimientos especializados están haciendo que la madera diseñada sea increíblemente duradera y rentable durante su ciclo de vida. Cada vez más se vuelve a evaluar como la primera opción moderna para aplicaciones estructurales, interiores y exteriores en proyectos de construcción pública.

La madera tiene una velocidad en la ejecución de la obra muy superior a la construcción húmeda tradicional. En un período de entre 60 y 80 días, por ejemplo, se puede construir una vivienda promedio de 65 metros cuadrados con un sistema de entramado.

Se trata de una cadena de valor que tiene un efecto multiplicador desde la semilla, la plantación, resina y todos sus derivados, manejo forestal, cosecha de rollos, destino de rollos finos para celulosa y papel y de rollos para madera aserrable, aprovechamiento de desperdicio como chip y viruta para generación de energía renovable, maderas y molduras con destino para la construcción y viviendas con madera y muebles, entre otros usos.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin