Hombres armados en la playa mientras el buque comercial Galaxy Leader, incautado por los hutíes de Yemen el mes pasado, está anclado frente a la costa de al-Salif

Hombres armados en la playa mientras el buque comercial Galaxy Leader, incautado por los hutíes de Yemen el mes pasado, está anclado frente a la costa de al-Salif

Los hutíes, los piratas del Siglo XXI

Son un movimiento armado basado en el fundamentalismo islámico de mayoría chiíta, con una fuerte perspectiva anti-Occidental y un aliado primordial: Irán.

Compartí esta noticia !

Son impresionantes las imágenes que provienen del Mar Rojo, en donde se ve a este grupo armado que no para de asediar a las embarcaciones extranjeras. Pero, ¿quiénes son estos temerarios que coquetean con el terrorismo internacional?

Estos muchachos, que mucho saben de armas, tomaron el poder en 2014 en Yemen y desde ese momento llevan adelante una encarnizada guerra civil que sigue dejando consecuencias gravísimas, las cuales pueden resumirse en el concepto de crisis humanitaria. Llegaron al poder tras una serie de alianzas y hasta el día de hoy son el gran azote de la zona. 

Por su condición geográfica, Yemen cuenta con el patrullaje casi terrorista de los hutíes en la zona, quienes sin ningún tapujo son quienes se encargan de expandir su ideario. Son un movimiento armado basado en el fundamentalismo islámico de mayoría chiíta, con una fuerte perspectiva anti-Occidental y un aliado primordial: Irán.

Intentar entender a los hutíes es hablar de su cercanía con Teherán, que va desde el financiamiento de armas y equipamiento hasta compartir algunas concepciones filosóficas en contra de, por ejemplo, Israel. Asimismo, los hutíes también mantienen rispideces con Arabia Saudita, Egipto y Emiratos Árabes Unidos. 

Es clave comprender que más allá de que todos sean musulmanes, las corrientes internas juegan un rol fundamental, y además de que cada uno tiene sus propias pretensiones políticas y/o estatales. 

Si uno quiere ahondar más, podría decir que los hutíes son como satélites de Irán. Una especie de sucursal radicalizada del ideario político que Teherán no puede expandir a rajatabla, entendiendo que semejantes contiendas solo servirían para romper el orden geopolítico global, y es claro que hay que mantener caos en el orden para hacer dinero, alianzas y mantener el poder. Básicamente, el grupo armado que funciona en Yemen, es el sueño húmedo de Irán.

Te puede Interesar  El compromiso social de los laicos

Esto cobra relevancia cuando uno analiza los ataques de los hutíes, casi como oficiando de piratas en el Mar Rojo, ejecutando arrebatos, saqueos y robos a embarcaciones que pasen por la zona y no sean de bandera amiga. Tal fue el caso del “Galaxy Leader”, barco israelí que no solamente fue capturado por los hutíes, sino que ahora es un atractivo turístico en Yemen, donde pagan un buen dineral por conocerlo. Por esto, Estados Unidos creó una alianza naval militar internacional para intentar darle garantía al tránsito de barcos en la zona, básicamente porque es una zona de alto movimiento económico. 

Por allí viajan gran parte de los barcos que abastecen a gran parte del mundo, y claro, como siempre a Estados Unidos no le importa la vida de los yemeníes ni nada por el asunto. El tema aquí es cuidar las divisas. El canal de Suez es una de las obras que posibilitó el crecimiento exponencial del comercio internacional, a tal punto que el 12% del flujo pasa por ahí. La preocupación es máxima en ese sentido. Solo basta con pensar lo siguiente: un número importante de barcos y empresas comenzaron a cancelar sus viajes por esa zona debido a las hostilidades de los hutíes, esto significa que buscan rutas alternativas para poder trasladar sus mercancías. La que cobra sentido es bordeando el continente africano, como se hacía hace siglos. Esta ruta además de ser más larga, es más costosa y tarda más, lo que se traduce en un encarecimiento de la cadena comercial. Es decir, los costos lo terminan pagando desde los exportadores, las empresas y hasta el propio consumidor. 

Te puede Interesar  Redoblando esfuerzos por un verdadero Federalismo

Ese es el tema, el dinero, siempre lo fue y los hutíes lo saben. Ellos no son sonsos, más allá de que detesten a Occidente, los conocen muy bien y saben dónde golpear. Además, esto se acrecentó por la guerra en Gaza. El grupo armado que maneja los destinos de Yemen, obviamente expone su apoyo hacia Hamás, a tal punto de que están pensando en enviar tropas a combatir al enclave palestino. Su ideario, además, contempla el enfrentamiento directo con Israel, es lo que desean. 

De hecho, desde que arrancó la conflagración, están lanzando misiles con dirección hacia las ciudades israelíes de relevancia.

Entonces, ¿los hutíes son piratas? Diría que más bien son corsarios y que también hay que aceptar que su lectura geopolítica es magnífica. Saben que no tienen condiciones tecnológicas ni económicas para sembrar el terror, por lo que usan las virtudes geográficas a su favor. Usan el mar y sus conocimientos, además de ser lo suficientemente aguerridos como para poder lanzarse sin tapujo hacia quienes pasen por allí, no solo para arrebatarle sus objetos, sino que para poder expandir su ideario terrorista con el miedo como aliado. Además, hay que prestarle atención a su enclave, ya que pueden abrir un nuevo frente de guerra en el mundo, uno que ya tiene a Ucrania, a África, a Gaza y podría sumar a Yemen. 

Paralelamente, el que dijo que los piratas solo toman ron y usan espadas está equivocado: los hutíes usan AK-47 y son terroristas por excelencia. 

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin