Martinez: “Hay problemas de fondo que requieren buscar soluciones un poco más juntos”

Compartí esta noticia !

Como todos, la celebración católica también padeció los efectos de la pandemia. Por eso la expectativa es alta esta Semana Santa, con una presencialidad plena que se traducirá nuevamente en celebraciones masivas en Cerro Monje o las Misiones Jesuíticas de San Ignacio. El obispo de Posadas, Juan Rubén Martínez es uno de los que celebra la vuelta a la presencialidad. “Hemos tenido tantos cuidados durante estos dos años y volver a la presencialidad a la gente le hace mucho bien, hay un gran deseo de esto y después de Semana Santa se vienen celebraciones muy importantes, como Fátima, Santa Rita, que son acontecimientos de mucha presencia de nuestra gente”, explica.

“En nuestro pueblo, sobre todo nuestra Misiones, en Argentina, hay una experiencia de fe muy profunda y muy linda de la gente. Hay una piedad popular muy fuerte, que definimos como el catolicismo popular, que se expresa de muchas maneras. Obviamente que estamos en contextos que a veces son complejos, nuestro tiempo no es fácil, salir de la pandemia, muchas consecuencias que esto trajo y esperemos que salgamos de esto realmente y podamos recuperarnos bien. Pero hay otras cosas en las cuales tenemos preocupaciones serias, como es el tema de la guerra entre Rusia y Ucrania: Vamos a hacer una petición especial porque no es novedoso el tema de la guerra. Hubo guerras muy duras que hemos tenido y esta es terrible. A nosotros nos duele porque acá hay mucha gente que son descendientes de los inmigrantes, sobre todo de ucranianos, algunos rusos también y siempre es dolorosa una guerra. Nos degrada humanamente, la guerra siempre nos degrada”.

Hablar de una guerra cuando todavía no salimos de una pandemia…

Tener que hablar de una guerra era lo menos pensado, era el escenario menos pensado, pero de todas maneras, estamos comprometidos para que esto, ojalá, que termine pronto y después también pondremos las propias preocupaciones y las esperanzas que tenemos, esa es la realidad.

También destacamos esto de la presencialidad y el poder trabajar, por ejemplo, con la catequesis. Hay 400 capillas en la diócesis de Posadas, son miles de catequistas y que todo esto esté activo con presencialidad, a nosotros nos resulta maravilloso. 

¿Qué le dice la gente en estos días?

Tiene muchas expectativas y hay mucha alegría alrededor de la vuelta a la presencialidad. Lo notamos en cada celebración que hacemos ahora con la gente y la participación es masiva. Lo vimos, fue impresionante acá en Posadas, el día de San José que la plaza estaba repleta, había 800 sillas y estaba toda la plaza, así que supongo que había más de 1.500 personas. La gente goza con la presencialidad y ojalá que seamos sensatos para aprovechar la presencialidad, para hacer las cosas bien.

Hay que cuidarnos entre todos… Nos dimos cuenta de que somos finitos…

Si, nos dimos cuenta de lo finito que somos, que somos limitados. La pandemia nos ha hecho percibir la necesidad, que todos somos necesitados, queremos que esta sea una consecuencia positiva de un momento tan doloroso como fue la pandemia. Ojalá que en nuestra realidad podamos salir de las grietas, podamos salir pensando en que hay problemas más de fondo, que requieren buscar soluciones y que nos tiene que encontrar, por lo menos en los temas más serios, un poco más juntos

Te puede Interesar  Enero exitoso: el turismo en Posadas dejó 735 millones con más de 24 mil arribos

Hay problemas que son complejos, que estaban, que se profundizaron con la pandemia y que la verdad que requerirían que nos juntemos para ver esos temas de fondo…

Escuchando al presidente de Chile, Gabriel Boric, me gustó, porque él es de una postura totalmente distinta a los anteriores y sin embargo, sin dudar, decía: “Este tema es un tema de Estado, que lo venimos tratando, que lo trató, que lo está tratando el presidente anterior y seguiremos tratándolo, porque son políticas de Estado”. Qué poco acostumbrados estamos nosotros a esto, a la sucesión de ideas, porque el otro habrá sido más de derecha, éste más socialista, pero tienen este una mirada de que los temas fundamentales hay que trabajarlos juntos y en Argentina nos falta un poquito ser más maduros en esto.

¿Están convocando a la Iglesia para dialogar?

Hay problemas de pobreza y hoy se ha profundizado. Seguro la pandemia no ayudó., Que bueno sería que pueda haber una mesa donde se sienten los unos y los otros a pensar. Estas son las cosas que pedimos, con esperanza. La Iglesia es escuchada relativamente, en estos pedidos. En algunos aspectos sí, en otros en otros no, faltan mesas de encuentro. Hemos estado en momentos muy duros, como fue el 2001, en ese diálogo social, en esas mesas de diálogo que eran claves. Ahí fue como que a pedido a la Iglesia, la Iglesia tuvo una presencia relevante en ese encuentro para poder salir de ese pozo en el que habíamos estado y en este momento no hay demasiadas mesas, esa es la realidad.

Son situaciones muy complejas y creo que llega la hora en que tendremos que pensar, porque si no, cada vez vamos a estar más en el fondo y más dañados. 

¿Cómo estarán las celebraciones en Semana Santa?

Estos días están a full en las comunidades, en cada capilla, porque  hay celebraciones, confesiones. Hay muchas actividades. 

La misa de este jueves en San Ignacio, desde las 19 es muy significativa, es la misa en la que Jesús instituyó en la Última Cena, la Eucaristía, el sacerdocio y la misa de la Caridad, está el lavatorio de los pies, previo a lo que es el, ahí se celebra, sacramentalmente con el pan y el vino, lo que se vive el Viernes Santo. Será emblemática porque lo hacemos en la plaza de San Ignacio, de la reducción, transmitido por la televisión pública y Canal 12. Con presencialidad y la peculiaridad de que celebramos la Cena del Señor ahí, pero con la música armada por los músicos populares misioneros, letras que compusieron ellos para esa noche, eso es muy lindo. Será abierto al público, en dos años que lo hemos mantenido sin presencialidad, pero ahora, con la participación de la gente. En esto tuvo mucho que ver como como músico, el actual ministro Joselo Shuap. Ahora va a estar la misa y va a haber un festival posterior. Es un servicio también para los cristianos que están como turistas, que quieran participar.

Te puede Interesar  Natura es reconocida como una de las mejores empresas del mundo por su impacto positivo en el medio ambiente

El viernes, a la mañana, se hacen los Via Crucis en Loreto, que es acompañarlo a Jesús en su pasión y en Loreto, hacemos a las 8:30 y también en un lugar emblemático, que ya los jesuitas lo realizan, la hemos recuperado y son 15 cuadras que está todo eso en medio de la selva, muy lindo. Esto lo recuperamos después de estos dos años y es toda la representación de la Pasión, con los jóvenes que lo van a hacer de la parroquia de Luján, en Loreto. Muy lindo, muy emocionante y muy movilizador también verdad. A las 13 nos vamos a la Cruz de Santa Ana, hay una capilla ahí que es muy linda también, una capilla que está subiendo hasta la cruz, y ahí haremos la adoración a la cruz. 

Después, la vigilia Pascual, la voy a celebrar en la Catedral el sábado a la tarde.

¿Cuál es el mensaje en estos días?

Siempre en estas fiestas y celebraciones  tengo una un recuerdo especial para todos, pero especialmente para los que están más necesitados. Hay situaciones de mucha gente que está mal, de gente que está en situaciones de salud, que no pueden participar. Los medios prestan un servicio muy grande para enfermos, para tanta gente y tener el corazón también la marginalidad, de tanta gente que vive en condiciones muy complejas de necesidad, que están presos, en esta Pascua, los tenemos en el corazón. Gente que tiene problemas de soledad, porque los nuevos problemas urbanos son bien distintos. Es una celebración para la esperanza, porque también tenemos nosotros que cambiar cosas seguramente. Cada uno sabe por dónde aprieta el zapato y  que tenemos que tener la esperanza de poder mejorar. Esto es la Pascua, nada más y nada menos que Dios hecho hombre y se hizo uno de nosotros, sufre y celebramos esto, muere, pero resucita. La vida triunfa sobre la muerte y esto tenemos que saberlo, los que tienen algún sufrimiento, con más razón.

El obispo Juan Rubén Martínez con parte del equipo de Economis y Open1017.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin