Devolviendo resultados: fila1on fila2 fila3on fila4on

Misiones es la provincia con el mayor grado de autonomía financiera en el NEA

Escribe Alejandro Pegoraro, director de Consultora Politikon Chaco, exclusivo para Economis. Semanas atrás, en esta columna de Economis hablábamos sobre la importancia de tener las cuentas públicas ordenadas como base de un proceso de crecimiento sostenido en Misiones, que no solo satisface demandas sociales sino que también impulsa inversión pública y articulación con el sector privado. Ahora, con los datos disponibles de las demás provincias de la región, se puede hacer análisis comparativos entre los cuatro distritos del NEA de modo tal de determinar la eficiencia del gasto y la robustez de las cajas provinciales.

Un primer punto clave a analizar es el origen de los ingresos. Las provincias del Norte históricamente han sido altamente dependientes de los recursos de origen nacional, principalmente de regímenes de coparticipación federal pero también de transferencias discrecionales que permitían a los distritos afrontar políticas de expansión del gasto. Si bien esa particular es una constante en la región (aunque también lo es para la gran mayoría de los distritos del país), hacia dentro se observan situaciones muy distintas.

Por caso, en el NEA al segundo trimestre del año, agrupando los recursos de la administración central, organismos descentralizados e institutos de seguridad social, Misiones es la provincia con el mayor grado de autonomía financiera: el 40% del total de sus ingresos es de origen provincial y el 60% de origen nacional. 

Esta distribución es muy superior al promedio del NEA, donde los ingresos de origen provincial son de apenas el 28% y el 72% es de origen nacional. Por provincia de la región, en el Chaco el 28% de sus ingresos son de origen provincial; en Corrientes, el 23% y en Formosa, apenas el 17%

Si reducimos el análisis sobre a los recursos tributarios (aquellos derivados del cobro de impuestos), en Misiones los recursos propios equivalen al 36% del total, cuando el promedio regional es de solo el 19%

Por ende, el primer dato clave está en la fortaleza de los recursos propios. Un mayor nivel de actividad económica empodera a la caja provincial y pone al sistema tributario al servicio de programas de desarrollo. Desde hace un tiempo hay opiniones encontradas respecto a los esquemas tributarios en las provincias de la región, y más allá de las consideraciones personales, la evidencia demostró que fortalecer la recaudación local genera en Misiones no solo la posibilidad de impulsar programas expansivos del gasto para el desarrollo, sino también tener una espalda distinta y robusta ante escenarios de depresión de la economía

Analicemos el gasto: las principales calificadoras de riesgo crediticio argumentan que las provincias argentinas, en general pero más acentuado en el norte, tienen un problema respecto a las presiones del gasto en personal, debido a que históricamente este punto tuvo (o tiene) una fuerte participación en la estructura del gasto total. 

En el NEA, el gasto en Personal participa en promedio del 41% del total de las erogaciones y del 47% si se lo limite solo al total del gasto corriente

En Misiones hay un doble avance: la participación del gasto en personal es menor al promedio regional (fue del 38% en Misiones, nueve puntos porcentuales menos que el promedio regional), pero esto a su vez se logró con recomposiciones salariales (cerca del 3% en términos reales)

Lo más relevante sobre punto está en las bases comparativas: Chaco y Formosa muestran crecimientos reales de importante magnitud en el gasto en personal en este período de análisis, pero habían cerrado el 2021 con caídas significativas; en cambio, en Misiones creció de manera algo más moderada, pero sobre una base de crecimiento real que ya se había dado el año anterior

Siguiendo en análisis del gasto, la articulación público-privado es altamente relevante para desarrollar programas de desarrollo en diferentes niveles, desde el fomento al consumo hasta la inversión pública. Para ello, los gobiernos provinciales destinan recursos al sector privado para hacer realidad esos proyectos de articulación y brindando un espaldarazo fundamental para el crecimiento. 

En este punto, Misiones exhibe el mayor nivel de transferencias al sector privado del NEA, con poco más de 21 mil millones de pesos entre transferencias corrientes como de capital. En valores absolutos, es el mayor monto en la región; y en términos de participación, también muestra liderazgos: los envíos al sector privado equivalen en Misiones al 42% del total de las transferencias (tanto corrientes como de capital); mientras que el promedio del NEA está en torno al 36%, mostrando su piso en Formosa donde apenas equivalen al 28% de los envíos totales. 

De la mano con esto, la inversión pública también tiene a Misiones liderando en el NEA, no solo en valores absolutos (mayor monto en la región con $19.753,5 ejecutados en inversión real directa) sino también en participación sobre el gasto de capital (87% vs. 81% promedio del NEA) y sobre el gasto total (15% sobre 14% promedio del NEA). 

Es decir, Misiones de cada $ 100 ejecutados, destina $15 a inversión pública, mientras que en el Chaco destina $12 de cada $100 y Corrientes $11 de cada $100

Por el lado de las erogaciones por servicios de deuda pública, Misiones destinó apenas el 0,8% del total del gasto, mientras que el promedio regional es del 1,2%. 

Finalmente, en las cuatro provincias de la región las cuentas cerraron con superávits en sus tres niveles: económico, primario y financiero. En el caso de Misiones, estos superávits fueron más bajos que en las otras provincias, en parte explicado por una expansión del gasto en áreas sensibles. Esto muestra cuales son las prioridades de gestión: si bien es saludable que no exista déficit en las cuentas, el principal objetivo de los Estados no es ahorrar, sino gastar de modo responsable y con prioridades bien marcadas los recursos que tienen. Sostener superávits importantes pero sin lograr superar desafíos de gestión no sirve de nada. Ahora bien, cerrar un ejercicio con ahorro financiero pero bajo la premisa de eficientizar las erogaciones para ir paulatinamente cumpliendo una agenda de desarrollo, es el escenario óptimo. 

En este sentido, Misiones también se destaca del resto porque va por ese camino; en otras provincias, vemos como existe a la fecha un importante superávit pero con salarios en claro proceso de caída (caso Corrientes) o con niveles de inversión pública aún relativamente bajos (caso Formosa); en otros casos, como Chaco, hay un fuerte superávit pero con una fenomenal asistencia del Estado nacional, que equivale prácticamente al ahorro financiero señalada, lo que la pone en una situación totalmente asimétrica con los demás distritos ya que aún con eso, sigue siendo una de las provincias con mayor volumen de recursos discrecionales que llegan de la Nación.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE