ECONOMIA, EN FOCO

¿Por qué baja el dólar?

¿Por qué baja el dólar?
Compartí este articulo en:

Escriben Martín Leiva Varela y Guillermo Knass, ECONEA. Quizás la primera pregunta que debemos hacernos es: ¿baja el dólar?,  ya que en realidad desde que salimos de la Convertibilidad comprar un dólar con nuestros pesos vale 15,72, en tanto que, comprar un dólar en el año 2000 (vigencia de la convertibilidad) se necesitaba solo un peso, es decir, hoy necesito 14,72 pesos más de lo que necesitaba antes.

Esto es lo que se denomina tipo de cambio nominal, y es simplemente el precio que tiene la moneda extranjera. En este caso, podemos decir que el dólar viene subiendo desde que salimos de la Convertibilidad con algunos periodos de breve estancamiento.

 

Pero el precio del dólar es simplemente un precio más de la economía y el valor en sí, no nos dice nada, lo que nos interesa es el tipo de cambio real, que en realidad es un índice que nos muestra cómo están los precios en nuestro país con respecto a los precios en dólares de, por ejemplo, Paraguay. Si vivo en Posadas, Iguazú o cualquier ciudad que límite con Paraguay y a la hora de comprarme cosas, voy comparando precios, descubro que cada vez está más barato en Paraguay que acá y esto ocurre cuando el precio del dólar (nominal) no sube o sube menos que la inflación, originando que las cosas se vuelven más caras en dólares en Argentina o, lo que es lo mismo, más baratas en el país vecino. Por esto, se dice que el dólar baja, y se mide por medio del tipo de cambio real, indica que es más barato comprar dólares o lo que es lo mismo, comprar cosas con precios en dólares como se está viendo en la actualidad en nuestra Provincia.

Si analizamos el tipo de cambio real la gráfica nos muestra lo siguiente:

Nótese que medido así el dólar viene bajando ininterrumpidamente desde que tuviera su pico en 2002.

¿Qué ocurre con esto?, cuando el dólar baja de tal manera, influye positivamente en las Importaciones (compra de bienes y servicios a otros países), porque resulta más barato efectuar las adquisiciones afuera que en tu país y negativamente en las Exportaciones (venta de bienes y servicios que se le realizan a otros países), porque tus productos locales son más caros que los que te ofrecen los demás países.

¿Es bueno o es malo?

El valor del dólar (tipo de cambio real) define el modelo de desarrollo económico que tenemos, los cuales podríamos sintetizarlo en tres medidas:

Tipo de cambio alto: Modelo de desarrollo de la industria y los bienes con valor agregado. Es un tipo de cambio que favorece a la producción nacional, tanto para las exportaciones, como para la sustitución de importaciones, ya que los productos importados se vuelven más caros. Siempre que se tuvo un tipo de cambio alto en el país, se observó un acelerado crecimiento y creación de puestos de trabajo.

Tipo de cambio medio: Modelo agroexportador: Es viable para el desarrollo agropecuario del país, principalmente el de la Pampa húmeda, ya que es un tipo de cambio rentable para exportar materias primas y no muy alto para comprar maquinarias e insumos para la producción agrícola.

Tipo de cambio bajo: o dólar barato o plata dulce: Es un modelo que favorece el negocio financiero y el consumo de productos importados o las compras en el exterior que es lo mismo.

En la práctica es un poco difuso definir en qué tipo de cambio estamos, pero si vemos que es mucho más conveniente comprar afuera que adentro, que las industrias cierran y se destruye el empleo, la historia nos demuestra que; como en el 80-81 o durante la convertibilidad; estamos con un dólar demasiado bajo.

¿Por qué baja?

Actualmente baja por muchos factores, el blanqueo, la nueva etapa de endeudamiento, las tasas altas, en fin, cuestiones del mercado. El Gobierno ve como una buena señal que el dólar baje por si solo ya que es un signo de confianza y que no haya que salir a vender reservas para que no suba. Pero la realidad es que indirectamente se hace mucho para que el dólar se mantenga bajo. Y ¿para qué?

Una de las ventajas del dólar barato es que le da al asalariado un mayor poder de compra, por eso las colas a Paraguay. El fin de semana pasado se calculó que pasaron alrededor de 150.000 personas, de acuerdo a las declaraciones del delegado de la delegación  local de la dirección de Migraciones, y en un año electoral conviene que el sueldo rinda más, aunque sea en otro país. El problema es que este poder es artificial y alguien lo está financiando (por eso el incremento de deuda en más de 40.000 millones de dólares en 2016). Pero como ya pasó siempre cuando se corta el crédito externo el dólar barato nos hace saltar por los aires y la historia termina como en diciembre del 2001.

Misiones, cuya superficie limita en más de un 80 % con los países de Paraguay y Brasil, padece en mayor magnitud un tipo de cambio real bajo (dólar barato), originado por el incremento de la inflación en mayor proporción que la variación del tipo de cambio nominal, que años atrás no impactaba negativamente en mayor magnitud como en la actualidad, por las restricciones en la compra de divisas (cepo cambiario) que estaba vigente hasta mediados de diciembre del 2015. Asimismo, nuestros hermanos paraguayos cuentan con una menor presión tributaria, la cual asciende al 22 % en términos del PBI en el año 2015, en tanto que en la Argentina alcanzó el 36,6 % en términos del PBI (las Provincias inciden en 5 puntos), tal diferencia en más de 15 puntos porcentuales agrava aún más la diferencia en el intercambio bilateral, que origina una fuga en las ventas provinciales en un importe no menor a los 900 millones mensuales.

Pero con el dólar alto ¿gano menos?

Si bien es cierto que las devaluaciones hacen que el salario pierda poder de compra, porque hacen que aumenten los precios de los bienes y servicios importados, en el mediano plazo provoca una reactivación porque se exporta más y se vuelven a abrir empresas que no podían competir con los importados en un esquema de dólar barato. El modelo neoclásico del mercado de trabajo dice que, si baja el desempleo los salarios aumentan, con lo que la baja de sueldos por subir el dólar se recuperaría de una forma más genuina y sólida que es a través de mayor cantidad de trabajo y producción, y no a través del endeudamiento.

Conclusión:

Lo barato sale caro decía paradójicamente una propaganda de industria nacional que no pudo sobrevivir a la Convertibilidad. El dólar que tenemos es el país que queremos.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*