¿Por qué Latam es vital para la transición energética global?

Compartí esta noticia !

Un informe de la AIE, explica que la región puede cubrir su demanda de energía con fuentes renovables, para 2030.

América Latina y el Caribe (ALC) cuenta con una riqueza de recursos energéticos, desde la energía hidroeléctrica hasta el gas no convencional, y una amplia riqueza de minerales críticos. Esto la ubica como un jugador estratégico para la transición global a fuentes de generación renovables.

A esta conclusión llegó la Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés), al señalar que también existe el potencial para un mayor desarrollo de la bioenergía y de los recursos solares y eólicos de alta calidad en la región, con la posibilidad de cubrir la demanda energética total con fuentes renovables hacia 2030.

“Los recursos de América Latina y el Caribe y la experiencia en su desarrollo (desde energías renovables de alta calidad hasta petróleo y gas y minerales críticos) podrían hacer contribuciones importantes a la seguridad energética global y las transiciones a energías limpias con los paquetes de políticas adecuados, además de impulsar la propia transición de la región y generar importantes beneficios para las economías locales después de una década de lento crecimiento”, indicó el organismo en su primer análisis detallado de la región, Latin America Energy Outlook.

La región ya tiene uno de los sectores eléctricos más limpios del mundo, con energías renovables, encabezadas por la energía hidroeléctrica, que generan el 60% de la electricidad de la región, el doble del promedio mundial.

Para cumplir con las metas de reducción de emisiones de carbono que se han propuesto los países de la región, e influir en la transición global, se calcula que la inversión debe crecer de manera sustancial, logrando una financiación de proyectos de energía limpia que debe duplicarse hacia 2030 y llegar a los US$150.000 millones y quintuplicarse de aquí a 2050.

Datos del Foro Económico Mundial mostraron que, no obstante, los países de la región son los que más lento han progresado en transición energética en la última década. Alrededor del 3% de la población (17 millones de personas en la región) carecen de acceso a la electricidad y el 11% (74 millones) no tienen acceso a opciones limpias para cocinar.

Te puede Interesar  Con las ruedas sobre la tierra: cómo afectó el COVID-19 a la aviación

Para aprovechar al máximo su potencial energético, la región necesita:

  • Fortalecer las políticas públicas para apoyar la transición a energías renovables.
  • Invertir en tecnologías de energía limpia para el transporte y la industria.
  • Garantizar que los hogares tengan acceso a energía limpia con precios asequibles.

El petróleo sigue como protagonista

Según un informe de la Agencia Internacional de Energía (AIE), América Latina y el Caribe tienen el potencial de convertirse en un importante jugador en la transición global a energías renovables. Sin embargo, la región seguirá utilizando combustibles fósiles para satisfacer una gran parte de sus necesidades energéticas, especialmente para el transporte por carretera.

El informe señala que, si se cumplen las promesas de los países de la región de alcanzar emisiones netas cero para mediados de siglo, las energías renovables cubrirán toda la nueva demanda de energía en esta década. Esto permitiría que las exportaciones de petróleo aumentaran en casi 2 millones de barriles por día para 2030.

El informe también destaca el potencial de la región para producir hidrógeno de bajo costo y bajas emisiones, lo que podría ayudar a descarbonizar la industria pesada y el transporte de carga. Además, la producción de biocombustibles aumentará y los ingresos a largo plazo provenientes de minerales críticos se duplicarán a casi US$200.000 millones.

Los recursos clave para apoyar la transición global

Brasil, México, Argentina y otros países como Colombia son importantes productores de petróleo y gas. Algunos productores enfrentan una disminución de la producción, como Venezuela, mientras que otros están viendo un aumento de nueva oferta, como Guyana. Así mismo, Colombia es el principal proveedor de carbón de la región, y Chile, Perú, Argentina y Brasil producen grandes volúmenes de minerales críticos como litio, cobre y grafito.

Te puede Interesar  YPF alcanzó un acuerdo por el caso Maxus

Estos últimos minerales son claves en la transición energética. En cuanto al litio, un mineral clave para la movilidad de los autos eléctricos, América Latina posee el triángulo de reservas conformado por Argentina, Bolivia y Chile. Datos consolidados por el Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS) a 2021, mostraron que cuatro países a nivel mundial abarcaron el 96% de la producción de litio del mundo. Entre ellos, Chile con 28.300 toneladas y Argentina con 5.970 toneladas.

En energías renovables, inversionistas y desarrolladores buscan la alineación de tres aspectos antes de avanzar en proyectos: un historial macroeconómico responsable, un marco legal integral y necesidades apremiantes de generación de energía

“La región es muy importante para la producción de minerales que son componentes esenciales de muchas de las tecnologías de energía limpia de rápido crecimiento actuales: cuenta con alrededor de la mitad de las reservas mundiales de litio y más de un tercio de las reservas de cobre y plata. El suministro de electricidad limpia de la región sienta las bases para la extracción y el procesamiento sostenibles de estos materiales”, precisó la AIE.

Los excelentes recursos de energía renovable en la región significan que ALC tiene el potencial de convertirse en un importante productor y exportador de hidrógeno de bajas emisiones “y combustibles a base de hidrógeno para 2050″.

Por último, se hizo énfasis en que la inversión en tecnologías de energía limpia debe trasladarse también a la agricultura y el cambio de uso de la tierra, que representan respectivamente el 25% y el 20% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero en Latinoamérica.

ALC tiene el potencial de convertirse en un importante jugador en la transición global a energías renovables. Para ello, es necesario que los países de la región trabajen juntos para impulsar las inversiones necesarias para lograr este cometido.

Fuente: Bloomberg

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin