Se espera más destrucción de divisas y economías débiles en 2024

Compartí esta noticia !

Escribe Daniel Lacalle en Mises Institute – Los mercados cerraron 2023 con el repunte más fuerte de las acciones, los bonos, el oro y las criptomonedas en años. El nivel de complacencia era obvio, registrando un nivel de “codicia extrema” en el Índice de Avaricia y Miedo.

2023 también fue un año increíblemente malo para las materias primas, en particular el petróleo y el gas natural, algo que muy pocos habrían predicho en medio de dos guerras con relevante impacto geopolítico y importantes recortes de suministro de la OPEP+. También fue un mal año para las acciones chinas, a pesar de un crecimiento económico más lento de lo esperado pero fuerte y ganancias sólidas en los grandes componentes del índice Hang Seng.

Los mercados subieron debido a una combinación de expectativas optimistas de inflación y agresivos recortes de tasas por parte de los bancos centrales. La pregunta ahora es, ¿qué podemos esperar en 2024?

El año de la desinflación solo puede venir de una recesión. Las expectativas del mercado de una reducción masiva de la inflación no pueden provenir de lo que los economistas llaman un aterrizaje suave. La razón por la que no hemos visto una recesión en 2023 es porque la oferta monetaria mundial no cayó por debajo de los 103 billones de dólares y terminó casi en el nivel récord de 107 billones de dólares, según Citi. Además, los gobiernos de los países desarrollados han seguido gastando como si la inflación y las subidas de tipos no existieran. La política fiscal ha sido extremadamente agresiva, mientras que la política monetaria ha sido restrictiva. Así, la caída de los agregados monetarios y el impacto de las subidas de tipos han recaído sobre los hombros del sector privado.

La inflación disminuyó en línea con los agregados monetarios, pero aún no hemos visto el verdadero impacto en la economía debido al efecto rezago. Es probable que veamos el impacto a gran escala de la contracción monetaria de 2023 en 2024. Si la economía se debilita y la demanda agregada del sector privado se desploma, la inflación disminuirá como se espera. Sin embargo, es casi imposible ver el tipo de economía de Ricitos de Oro -que predicen muchos inversores- y alcanzar una inflación del 2%.

Los recortes de tasas de los bancos centrales solo vendrán de una economía muy débil. Los bancos centrales nunca actúan de forma preventiva. Si terminan recortando las tasas en 150 puntos básicos, será porque la desaceleración de la economía es severa. No podemos apostar por una cosa ni por la otra. Si cree en un aterrizaje suave, no debe esperar seis recortes de tasas. Por otra parte, si cree que los bancos centrales recortarán los tipos cinco o seis veces, debe preparar su cartera para un aterrizaje forzoso, uno terriblemente malo, de hecho.

Te puede Interesar  La generación de empleo temporal aumentó casi un 40% en nuestro país

Las materias primas pueden rebotar a medida que el riesgo geopolítico crea un suelo y la demanda marginal de China se recupera. Los mercados han ignorado la fortaleza de la economía china, que crecerá al menos un 4,5% en 2023, porque la bolsa no se ha comportado. Sin embargo, no se debe ignorar una economía que crece a este ritmo a pesar de los inmensos desafíos del sector inmobiliario. Es probable que la demanda marginal de materias primas energéticas repunte justo cuando el riesgo geopolítico mantiene un suelo en el precio, lo que provocará un rebote en el complejo de materias primas gracias a la demanda marginal de China y al rápido crecimiento de la India. A medida que una mayor parte de la moneda recién creada se destina a activos relativamente escasos, una política monetaria más laxa también puede respaldar esta recuperación de las materias primas

América Latina y Europa seguirán decepcionando, mientras que Asia lidera el crecimiento. Debido a las expectativas de que lo peor ha pasado y a un rebote relativo del euro frente al dólar estadounidense, los mercados han comprado acciones y bonos europeos. Lo mismo está ocurriendo con los activos de riesgo de América Latina. Sin embargo, los problemas son más profundos y complejos. El euro puede rebotar, pero su posición como moneda de reserva mundial se está debilitando en relación con el dólar estadounidense y los contendientes en alza como el yuan. La falta de crecimiento de Europa no se debe a factores exógenos sino, como la mayor parte de América Latina, es autoinfligida. La eurozona cerró 2023 en recesión a pesar de los bajos precios de las materias primas y del Fondo Next Generation de la UE. El problema en la eurozona y en la mayoría de los países latinoamericanos es la constante implementación de políticas que dañan el crecimiento e inflan a los gobiernos. Para deshacer la pesadilla que ha creado el intervencionismo colectivista, Argentina probablemente pasará por un año de desintoxicación.

Te puede Interesar  Beira Rio quiere desembarcar en el norte argentino

Debido a la destrucción monetaria que han llevado a cabo los bancos centrales, es posible que los mercados de renta variable sigan teniendo un rendimiento satisfactorio, pero es probable que aumente la volatilidad a medida que el optimismo del mercado choque con la realidad económica. Aunque 2024 probablemente no será el año de las monedas digitales de los bancos centrales, están en camino, y esto significa aún más degradación monetaria. En este entorno, Bitcoin y el oro pueden seguir apoyando la lucha contra la destrucción del poder adquisitivo de las monedas. No podemos ignorar la alta volatilidad y el riesgo de bitcoin, pero no podemos olvidar que ha comenzado a separarse de otras criptomonedas para ser una clase de activos propia.

A medida que los bancos centrales preparan el camino para las monedas digitales, que son lo más parecido a la vigilancia disfrazada de dinero, las reservas de valor son más necesarias que nunca. Es probable que el oro sea un buen activo descorrelacionado que proteja contra la devaluación de los bonos soberanos y las monedas nacionales.

Es probable que 2024 sea un año de desaceleración significativa en las principales economías teniendo en cuenta las tendencias actuales del sector privado y un año de aumento de la deuda pública, que los gobiernos tratarán de disimular con la destrucción del poder adquisitivo de la moneda. En ese escenario, apostar por el rápido final del estallido inflacionario puede ser prematuro. Si la inflación disminuye como se prevé, será el resultado del deterioro de la economía y del gasto excesivo del gobierno. Si la deuda y los déficits públicos siguen aumentando, la inflación puede sorprender en el lado negativo. De cualquier manera, la clave en 2024 será esperar más destrucción de divisas.

Daniel Lacalle, PhD, economista y gestor de fondos, es autor de los bestsellers Freedom or Equality (2020), Escape from the Central Bank Trap (2017), The Energy World Is Flat (2015) y Life in the Financial Markets (2014). Es profesor de economía global en el IE Business School de Madrid.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin