Balance del primer año económico de Macri Cambiamos… ¿Para bien?

Escriben Martín Leiva Varela y Guillermo Knass Guillermo, ECONEA. El 10 de diciembre del año 2015 asume la presidencia de la Argentina un outsider de la política: El ingeniero Mauricio Macri, un hombre ligado al sector empresarial tradicional argentino y a una exitosa gestión como dirigente futbolístico del (según dicen sus hinchas) el club de la mitad más uno del país.

Quizás estas dos características ayudaron en parte a su triunfo electoral, sobre todo en sectores de medios y altos ingresos de la población: la gestión kirchnerista se caracterizó contrariamente por dar poder de decisión en  base a la militancia política y a la presencia y regulación del Estado como forma de gobierno.

La decisión de votar por Macri no puede tomarse como la decisión de votar porque vuelvan los noventa, la población vota siempre pensando que con este candidato le va a ir mejor en el futuro…. Es hasta ingenuo acusar a un simpatizante de Cambiemos de votar por el retroceso de la historia…. Todos sabemos que la Convertibilidad fracasó y nadie está pensando en reimplantarla, (esto responde más a chicana electoral por la amistad del actual presidente con Carlos Menem  que a un argumento serio).

Lo que si coincide es el razonamiento de gran parte de los votantes macristas con los que vieron con beneplácito las privatizaciones y las desregulaciones menemistas: Si son exitosos y eficientes en su actividad privada, démosle los cargos públicos para que apliquen su receta y hagan del Estado algo eficiente y exitoso que nos garantice un sólido crecimiento y posibilidades de desarrollo. El axioma es por demás seductor. Todos anhelamos entrar en las oficinas públicas y encontrar gente preparada, motivada, que nos atienda bien y nos solucione los problemas ( como en las empresas privadas competitivas y exitosas ). En resumen, la gente vuelve a optar por la gestión privada del Estado porque la gestión política no les gustó.

Comparaciones odiosas:

Hacer dos tablas de números donde en una columna estén los datos del primer año de Macri y en la otra los del último año de Cristina es tremendamente subjetivo y tendencioso si no miramos toda la película. El que está, si le va mal le culpa a la herencia y el que se fue dice “conmigo esto no pasaba”. En este artículo trataremos de analizar objetivamente las principales medidas adoptadas, de la gestión actual sobre la marcha de la economía:

Eliminación del cepo cambiario, la primera medida relevante y quizás la más exitosa de la gestión. Quitar el cepo sin que el dólar se dispare más allá de lo recomendable, y sin que deje al país sin reservas por la corrida cambiaria, si bien no fue gratis, nada lo es, el éxito fue conseguir el respaldo del sector agropecuario para que no falten dólares y no se genere una corrida al menos durante el primer tiempo de la liberalización cambiaria. ¿A quién benefició? A los ahorristas….grandes y pequeños que por determinados hechos de la historia argentina son propensos a ahorrar en dólares. También es la primer condición necesaria para que haya inversión: nadie va a poner dólares en un país donde después no puede retirar su ganancia en dólares.

 

-Arreglo con los fondos buitre: esta medida permitió a la Argentina poder acceder al financiamiento internacional, la escasez de dólares fue un condicionante de la última etapa del gobierno anterior, y para los que defienden una política de financiamiento con deuda en lugar de emisión, esto era algo clave. Nadie le presta a un país en default, o se les presta a tasas altísimas. Con esto Argentina pidió prestado durante la gestión de Macri más de 40.000 millones de dólares en el 2016.

-Eliminación de las retenciones al campo en su totalidad, salvo la soja: Desde el famoso conflicto de la resolución 125, el sector agropecuario de nuestro país, venía reclamando por mayor competitividad para exportar, a 2016 casi el 70 % de lo que exporta la Argentina (58.500 mill. de uss) son: productos primarios o manufacturas de origen agropecuario. Esto significa que si el diagnostico de las crisis argentinas es la falta de dólares, el campo es un sector clave para generarlo, sin retenciones los incentivos son más y debería exportarse más.

-Desregulación de precios, reajustes de tarifas energéticas y una batería de medidas tendientes a quitar los controles sobre los precios esenciales de la canasta familiar. El control de estos precios tiene un efecto distributivo a favor del consumo y no controlarlos reorienta los recursos a favor de los beneficios empresarios.

Resultados:

Todas las medidas adoptadas tienen un denominador común, incentivar a los empresarios y retirar el poder regulatorio del Estado. Nadie priva al pueblo de consumir por el solo hecho de provocar sufrimiento en la población, es una visión infantilista decir que el gobierno es malo y quiere ver a la gente sufrir. Todas las medidas tomadas responden a un modelo neoclásico que concluye que mientras más se retire el sector público de la economía más incentivos habrá para la inversión privada, y esto significa crecimiento y empleo genuino. La ansiada lluvia de inversiones sería una consecuencia lógica acorde a las medidas tomadas.

Otra vez falló el pronóstico

La lluvia de inversiones esperada en el segundo semestre del año 2016 no llegó a categoría de chaparrón, y si bien este año se espera un rebote de la economía, esto responde más a causas cíclicas (después de una recesión siempre hay una recuperación) que a los esperados anuncios de creación de empresas de todo tipo y tamaño por las medidas adoptadas.

Pero el modelo dice…

Que debería haber inversiones. Pero si en vez de generar ahorro y reducir el déficit ( ver gráfico 1 ), cambio a los beneficiarios de los recursos del Estado solamente todo va a seguir igual, el empleo público tan criticado no descendió a pesar de los despidos ( ver gráfico 2 ), simplemente cambió de color. La inversión necesita menos regulación, pero también tasas bajas, y la política del Banco Central distó mucho de esto durante el año pasado.

En realidad, hasta ahora el cambio de fondo fue poco, en vez de emisión hubo deuda; en vez de favorecer consumo y salarios favorecemos a otros sectores. No es eso lo que el modelo necesita para la lluvia de inversiones.

Algo no cambió.

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password