Breve manual de la Reforma Tributaria que el Gobierno nacional volvió a prometer

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, confirmó el envío del proyecto para antes de fin de año. Además, apuntó que la reforma “va a proponer un esquema gradual de reducción de alícuotas impositivas”.

El Gobierno dilató los tiempos de debate de la reforma porque -dijeron allí- que no querían empantanar el proyecto en el lodo de la campaña electoral. La reforma busca -dicen en Casa Rosada- generar el marco de inversión favorable para el desembolso de inversiones que generen producción y nuevos puestos de trabajo, lo que el Gobierno destaca como el arma más eficaz para el combate contra la pobreza.

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, volvió a prometer este jueves el envío al Congreso del proyecto oficial de reforma tributaria. Ante empresarios reunidos en el marco del Council of the Americas, en el Hotel Alvear, Dujovne anticipó que el texto será remitido “antes de fin de año”.

El ministro de Hacienda expresó que “el Gobierno tiene que crear el marco para que haya inversión e innovación”. Para ello, indicó que “necesitamos más inversión en capital físico y capital humano”.
Por otra parte, afirmó que “para que la Argentina sea solvente estamos impulsando dos iniciativas”. Una de ellas es la “Ley de Responsabilidad Fiscal”, es decir, con la fijación de un gasto público cuyo crecimiento debe estar ajustado por inflación, al igual que la expansión del gasto de aquellas provincias que están en déficit.
Dujovne planteó como iniciativas centrales para 2018 las leyes de Reforma Tributaria y Responsabilidad Fiscal. “Con la economía creciendo vamos a bajar el peso del sector público en relación al PBI”, aseguró el jefe de Hacienda. “El otro componente, para nosotros muy importante, es la Reforma Tributaria. Va a proponer un esquema gradual de reducción de alícuotas impositivas”, apuntó.

“Argentina hoy tiene un sistema tributario desordenado y volátil. El desafío en los próximos años será lograr un sistema en el cual Nación y Provincias, todos juntos, trabajemos para lograr un sistema que permita al país crecer de manera sostenida. Hay que avanzar en el modo de cobrar los impuestos porque el nivel de gasto que sostenemos no está alineado con la presión fiscal”, explicó el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.

Respecto de la reforma tributaria en las provincias, el ministro afirmó que la idea es “promover este tipo de reformas a nivel subnacional respetando la autonomía de las provincias”.

“El proyecto de Responsabilidad Fiscal ya ha sido negociado con las provincias a través del trabajo técnico que hemos hecho en el Consejo Federal de Responsabilidad Fiscal”, aseguró Dujovne. “Es necesario que nuestro sistema tributario sea responsable, efectivo y equitativo. Para lograr que sea justo hay que maximizar la transparencia y bienestar social. Nuestro principal objetivo es lograr la sostenibilidad impositiva a lo largo del tiempo y que nuestro sistema se convierta en ejemplo para otros países del mundo”.

El Gobierno dilató los tiempos de debate de la reforma porque -dijeron allí- que no querían empantanar el proyecto en el lodo de la campaña electoral. Algunas versiones sostienen que, envalentonado con el triunfo en las PASO, el Ejecutivo apuraría el tratamiento para antes de las elecciones de octubre. Pero eso contradiría la estrategia oficial de no mezclar la discusión con la campaña, por lo que lo más probable sería que el envío se produzca post resultado del 22-10.

La reforma busca -dicen en Casa Rosada- generar el marco de inversión favorable para el desembolso de inversiones que generen producción y nuevos puestos de trabajo, lo que el Gobierno destaca como el arma más eficaz para el combate contra la pobreza.

La reforma atacaría a los llamados “impuestos distorsivos”. El principal blanco es ‘Ingresos Brutos’. Pero también hay otros targets, como el ‘Impuesto al Cheque’ y ‘Ganancias’. El Gobierno también quiere modificaciones en las contribuciones patronales, que, por un lado, reduzcan los costos laborales y, por el otro, impulsen un masivo blanqueo de empleados que hoy trabajan la informalidad.

En el caso de ‘Ingresos Brutos’, el tema debe conversarse con los gobernadores en el marco de la Ley de Responsabilidad Fiscal que Dujovne también ponderó en el Hotel Alvear. Los mandatarios provinciales ya firmaron con Nación un acuerdo previo. La reforma busca la normalización de las cuestas públicas en los distritos, por la que el gasto no crecerá más que la inflación, sobre todo con el freno del crecimiento del empleo público.

Las provincias, en tanto, discuten en la Corte Suprema el reclamo de la gobernadora María Eugenia Vidal por el ‘Fondo del Conurbano’, para el que pide una actualización. Para ello deberían destinarse fondos coparticipables que, por supuesto, las provincias no están dispuestas a ceder.

Algunos especulan con que el proyecto de reforma tributaria que impulsa el Gobierno podría incluir algún atenuante que evite choque entre Buenos Aires y el resto de las provincias. Por ahora, el conflicto sigue en la Corte Suprema.

En cuanto a los tiempos para la aplicación de la eventual ley la palabra clave es una que ya caracteriza al gobierno de Mauricio Macri: Gradualismo. No está previsto que las reformas se apliquen de una sola vez, ni de la noche a la mañana. Se habla de un proceso lento hacia el horizonte previsto. Si bien el Gobierno está en camino de achicar el déficit primario, no está aún en condiciones de desprenderse de la masa de recursos que le garantizan, incluso, los impuestos distorsivos.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password