Cayó la producción pero las PyME tienen más confianza

Compartí esta noticia !

A pesar de que la situación productiva actual de las PyME industriales difiere  sustancialmente de las PyME de Software y Servicios Informáticos (SSI), en el  primer bimestre 2024 el nivel de la confianza empresarial para el próximo año  aumentó un 20% en ambos sectores, de acuerdo con lo registrado por el Índice  de Confianza Empresarial PyME (ICEPyME) relevado desde hace más de 20 años  por Fundación Observatorio Pyme.

Las expectativas positivas sobre el país (uno de los subcomponentes del ICEPyME  de FOP), arrancan desde muy abajo, pero entre octubre ’23 y febrero ’24  aumentaron un 57%, tanto entre las PyME industriales como entre las de SSI.  

También aumentaron en ambos sectores las expectativas en el subcomponente  sobre el desempeño de la propia empresa que, aunque arrancando desde un nivel  mucho más alto que el subcomponente País, crecieron desde octubre ’23 un 12%  entre las industriales y 16% entre las de SSI.

A pesar de la uniformidad del aumento de la confianza de los empresarios PyME  de los dos sectores, las diferencias en el actual desempeño productivo entre  ambos son notables. Las ventas reales (facturado deflactado por los precios de la  propia empresa) de las PyME industriales en el cuarto trimestre de 2023 con  relación al mismo período del año pasado cayeron un 12% y la ocupación  disminuyó 3%, mientras que en el mismo periodo las ventas reales y ocupación de  las PyME del SSI aumentaron (+15% y +4%, respectivamente). Asimismo, las  expectativas de ventas y empleo para el primer trimestre resultaban negativas  para las industriales y positivas para las del SSI.

Te puede Interesar  Larreta elogió al campo y prometió "eliminar retenciones a productos regionales"

Concentrando más la atención en el particular fenómeno de las PyME de la  industria manufacturera, se releva que el aumento de la confianza de los  empresarios se verifica tanto en las empresas medianas (50-249 ocupados), como  en las pequeñas (10-49 ocupados).  

En cambio, se observan importantes diferencias en la evolución de la confianza  de los empresarios de los diferentes sectores: por ejemplo, mientras que la  confianza de los empresarios del sector textil, confecciones y calzado aumenta  solo el 4%, la confianza de los empresarios de maquinarias y equipos y del sector  químico aumentan 35% y 22%, respectivamente.  

Es importante destacar que esta importante dispersión sectorial de la confianza  no tiene correspondencia directa con el desempeño de las empresas durante el  año pasado: en efecto, el facturado real (ventas deflactadas por sus precios) de las  empresas del sector textil, confecciones y calzado, cayó mucho menos (-7%) que  el facturado real del sector metalmecánico (-16%) y del sector químico (-17%) en el  último año.

Se confirma así que, también a nivel sectorial dentro de la industria  manufacturera, el aumento de la confianza y la mejora de las expectativas no se  fundan ni tienen una correlación directa con la situación productiva del último año, ni del último trimestre 2023 donde el facturado real (ventas deflactadas) cayó  14% en el sector metalmecánico, 10% en el sector químico y 7% en el sector textil,  confecciones y calzado.

Este hecho, esta disociación en el sector industrial entre evolución negativa del  facturado real y evolución positiva de la confianza empresarial, constituye un  extraño fenómeno que habrá que seguir con atención durante los próximos  trimestres.  En efecto, es la primera vez que, en la larga serie estadística de los indicadores de  FOP, se verifica de manera tan drástica en el sector industrial el fenómeno de una  caída del indicador de producción -el PMIPyME (Purchasing Managers’ Index o  Índice de Gestores de Compras PyME), que mide la evolución de las variables de  nivel de producción, empleo, cartera de pedidos, stock de materias primas e  insumos y velocidad de entrega de los proveedores- y un simultáneo aumento del  Índice de Confianza Empresarial PyME -ICEPyME-.

Te puede Interesar  "Afilando el lápiz y la motosierra": Milei se reunió con Espert y reconoció que el momento más duro será entre marzo y abril

A modo de conclusión, cabe destacar que el aumento de la confianza de las PyME  industriales no se traduce aún en un aumento del porcentaje de empresas que  consideran que este es un buen momento para invertir en equipamiento. De  hecho, frente al antes mencionado aumento del 20% de la confianza empresarial,  la proporción de empresas manufactureras que consideran que es un buen  momento para realizar inversiones se mantuvo constante (24% en octubre ’23 y  23% en febrero ’24), mientras que en entre los empresarios del SSI la consideración  positiva del buen momento actual para invertir aumentó del 17% al 27% entre  octubre ’23 y febrero ’24.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin