Estacioneros apoyan la “guerra contra la inflación” pero exigen que se extienda al cuidado de la renta empresaria

Estacioneros apoyan la “guerra contra la inflación” pero exigen que se extienda al cuidado de la renta empresaria

Compartí esta noticia !

Surtidores – Luego de la arenga de Alberto Fernández por contener la escalada de precios al consumidor, la dirigencia de las Estaciones de Servicio manifestó la importancia que tendría para el sector que los costos fijos dejen de aumentar.

Los dueños de bocas de expendio vieron con buenos ojos la intención del Poder Ejecutivo de redoblar los esfuerzos para bajar la inflación que llegó este mes al 4,7 por ciento, pero pidieron que paralelamente a las medidas que se supone que debe llevar adelante el gobierno, se les permita mantener los precios de los combustibles en un nivel acorde sus necesidades.

CECHA ya había advertido que el último aumento de los importes al surtidor de naftas y gasoil no cambiaba sustancialmente la situación de las Estaciones de Servicio que se encuentran en estado crítico por el achicamiento del margen entre compra del producto y de venta al público.

Si la guerra que en sentido figurado plantea el Presidente de la Nación contra la inflación es efectiva, será un alivio para los elevados gastos fijos que tenemos los estacioneros, como los insumos dolarizados, las tarifas de servicios públicos y los aumentos de salario de nuestros empleados que siguen el ritmo de la devaluación”, dijo a surtidores.com.ar Alberto Boz, presidente de FAENI.

Recordó que siempre cualquier período de congelamiento causó pérdida de capital de trabajo en las Estaciones de Servicio y que por el contrario a lo que se intenta imponer políticamente, quedó demostrado que desde mayo cuando dejó de aumentar el combustible, la inflación siguió subiendo hasta un 52 por ciento anual.

Te puede Interesar  Lanzaron la 3° edición del Programa de Incentivo para Inversiones Turísticas de Pequeños Prestadores (InTur)

Como muestra vale destacar que, a partir de la actualización del lunes pasado, la factura de un  camión de 48.000 litros suma $4.900.000, cuando antes era de $4.400.000.

En ese contexto, la diferencia que le resta por cada litro expendido al operador promedia el 8 por ciento, lo que debe servir para asumir el pago de sueldos y demás costos operativos constantes y cotidianos.

Por ello, Boz reiteró que el Gobierno tiene que asumir que el valor del litro debe acompañar el ritmo inflacionario y del precio internacional que hoy se disparó por la crisis bélica europea.

About The Author

Compartí esta noticia !

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin