Incertidumbre, falta de confianza y nafta al fuego: el dólar se disparó en un día de miércoles

9.40, minutos antes que abran los “mercados” en Buenos Aires, el presidente Mauricio Macri, en un breve spot difundido por redes sociales, anunciaba que iba a pedir nuevamente un auxilio del Fondo Monetario Internacional para “devolver la confianza a los mercados”. Pasado el mediodía, el dólar rozaba los 34 pesos y los “mercados” cerraron con un récord de 34.48, que nadie espera que sean el techo.  En la city posadeña el dólar ya costaba 36 pesos
Se pueden escuchar múltiples razones, pero la primera que hay que resaltar es que el mismo mensaje del Presidente encendía la mecha de la desconfianza. Recurrir nuevamente al Fondo Monetario implica admitir que las metas impuestas hace apenas dos meses –parece que pasaron dos años- son incumplibles ni con el respaldo de la mayoría de los gobernadores que, a pesar de los daños colaterales internos, están decididos a sostener el timón para evitar una hecatombe política.
El mejor equipo no aparece siquiera para evitarle al Presidente el disgusto de tener que repetir promesas que quedan truncas en un suspiro. Llama la atención que un equipo tan acostumbrado a ganar desde el mensaje exponga al líder al bochorno de comparar archivos.
Periodistas amigos como Marcelo Bonelli no aportan demasiado al sugerir el nombre del misionero Ramón Puerta como la incorporación que le falta al gabinete para calmar las aguas. Todos recuerdan las horas del embajador en España en la Casa Rosada. Entró tras la huida en helicóptero del fugaz Fernando De la Rúa. Se fue después de la renuncia de Adolfo Rodríguez Saá en la semana de los cinco presidentes. No es el mejor deja vu.
El nuevo llamado a indagatoria de Cristina Fernández de Kirchner a manos del solícito Bonadío tampoco logra cambiar el tema de conversación. La falta de confianza en la economía, reflejada en la ansiedad por el dólar, domina todas las conversaciones y todos los noticieros. 
Pero volvamos a los que saben de economía. ¿Por qué sigue subiendo el dólar tras la promesa del nuevo blindaje del FMI? “El mercado ve poco probable el cumplimiento de las metas fiscales para lo cual salen capitales por posible incumplimiento de compromisos financieros. No significa que caiga en default pero si el Gobierno no cumple con las metas fiscales no tendrá los recursos para afrontar los vencimientos”, explica un conocedor de las negociaciones entre Macri y los gobernadores.
“El mercado ve que aún el dólar está barato y sigue demandando dólares”, agrega.
“Es difícil de entender porque siguen errando y no lo dejan flotar. Va un 80 por ciento de devaluación y siguen con la misma receta y cada vez menos balas. Han perdido toda credibilidad”, acota el senador Maurice Closs. 
La economista posadeña Mercedes D’Alessandro escribió: “La última semana hemos tenido nuevas expresiones de falta de confianza en los mercados”. Así empezó Macri su video-anuncio en el que cuenta que le van a pedir adelantos del FMI (que no estaban previstos) para salvar las papas del fracaso absoluto de su equipo económico. Fracaso en todo sentido: no logran siquiera cumplir con el plan que armaron con el FMI, están peor que en el escenario que se plantearon como “adverso”. No logran frenar el dólar, no logran frenar la inflación, no logran mejorar el empleo, la economía no crece, no pegan una, básicamente”.

La economista recordó que “cuando empezó la tormenta de Dujovne, Sturze y los amigos de la deuda, el dólar estaba menos de 23 pesos. Eso fue en mayo. Mayo 2018. En junio todavía se hablaba de que el dólar a 25 estaba bien… En el medio metieron al FMI para “calmar a los mercados”. Hoy el dólar está en 32 (Nota de la redacción: cerró en 34) y “los mercados” siguen rugiendo por más”.

“Aunque el gobierno quiera venderlo como “fue un shock” o “vino una tormenta”, no es así. ES EL MODELO ECONÓMICO”, argumenta.

Sin embargo, el modelo no se cambia. El ex diputado Alfredo Schiavoni, referente de Cambiemos en Misiones, entrevistado en el programa Dominio Público, señaló que “la Argentina atraviesa un momento muy delicado, en lo económico, por supuesto no pretendo ser alarmista ni nada por estilo, pero hay que entender que estamos atravesando una época de vacas flacas, y que muchas de las cosas y de los beneficios que por ahí antes teníamos, hoy no van a gozar la población, de eso hay que ser claro, hay que ajustarse el cinturón y apostar a hacer las cosas bien para poder salir de esta situación”.

“La economía argentina es muy frágil ante los vaivenes de la economía mundial, nuestra moneda es la que más se devalúo”, reconoció el ex legislador.

El economista Alejandro Rodríguez advierte que la suba no cesó. “¿7,4 por ciento de devaluación en un día y que no pase nada? Me sorprendería”, indica.
Pese a que suele ver el vaso medio lleno, esta vez no esconde su pesimismo: “Esto lleva la inflación a mínimo 35 por ciento y a 40 puede llegar”, anticipa.
El día de miércoles se termina con una sola certeza. Nadie puede asegurar que mañana volverá la calma. Para graficar las “turbulentas” horas en la Argentina, vale este pronóstico de Ecolatina: “Concretamente, según nuestras proyecciones, la divisa terminaría 2018 –de mínima- en la zona de 32 ARS/USD”. Fue publicado el lunes. Ya quedó viejísimo. 

Juan Carlos Argüello213 Posts

Periodista, director de Economis

Sintonía verde

La guardia alta

Cartas marcadas

El robot de Pozo Azul

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password