Industria cervecera: los beneficios que aporta el nitrógeno in situ para reducir los costos de producción

Escribe Cynthia Almeida* La cerveza es la bebida más consumida en la Argentina con 41 litros por persona por año, lo que representa el 60 % sobre el total del segmento1 . Tal es así que la fabricación de latas para la categoría artesanal creció en un 1.000% en los últimos dos años2  y la industria se convirtió en la de mayor nivel de inversión, con $17.950 millones desembolsados por toda la cadena entre 2020 y 2022. 3

Ante este escenario, reducir los costos de producción resulta fundamental. Uno de los factores a tener en cuenta es el nitrógeno que se utiliza para la purga de los tanques para evitar que el mosto y el puré residual no oxiden ni contaminen el lote siguiente. Al mismo tiempo, ayuda a transferir el producto final de un tanque a otro y a presurizar los barriles antes de su envío. También se emplea en el proceso de envasado, ya sea en lata o en botella, para conservar la consistencia y el sabor del producto.

Si bien la mayoría de las empresas aún depende de la provisión externa de este gas, hay quienes han apostado a generar nitrógeno in situ. En líneas generales, puede decirse que mientras las primeras están sujetas a los costos y tiempos de distribución de proveedores, las segundas han logrado aumentar las ventajas comparativas, a saber: reducir los costos, aumentar la seguridad laboral y contribuir al cuidado del medioambiente.

Un insumo vital en la línea de producción

El nitrógeno posee varias características que lo convierten en un aliado para el productor: no es inflamable, elimina el crecimiento de microbios que degradan el producto, es un gas seco, inerte, sin olor, sabor, color, y tiene menor densidad que el aire.

Generarlo in situ garantiza que los costos operativos no varíen al dejar de depender de terceros y de los ajustes que las gaseras puedan establecer por distintos motivos, como logística y tarifas de electricidad. Además, los generadores demandan espacios pequeños, desde 2 a 12 metros cuadrados, aproximadamente, y son equipos autónomos y de fácil manejo.

Del mismo modo, al utilizar solo la cantidad necesaria, minimiza los residuos de gas derivados de pérdidas por evaporación o la devolución de botellas de alta presión que nunca se pueden vaciar por completo. Además, optimiza la producción al mantener el fluido en movimiento empujando el producto a través de los tanques.

Por otro lado, ofrece mejoras en materia de seguridad laboral ya que elimina los riesgos de movimiento de tubos y recargas de tanques. Es también una buena solución para cooperar con la reducción de la huella de carbono al ahorrar el combustible que se utiliza para su traslado y los gases emitidos en la purga y ventilación de los recipientes antes de retornarlos.

En conclusión, la implementación de nuevas tecnologías y soluciones inteligentes colaboran para conservar los precios de venta, disminuir los costos hasta un 60% -al evitar gastos de alquiler y transporte- y lograr una productividad sustentable y rentable. Las empresas que generan nitrógeno in situ en el proceso de envasado se aseguran un suministro de gas ininterrumpido, rentable y de alta pureza.

Fuentes: 

1. Dato extraído de la Asociación Toxicológica Argentina: https://toxicologia.org.ar/argentina-pais-mayor-consumo-alcohol-. america-latina/#:~:text=Seg%C3%BAn%20datos%20del%20mercado%2C%20lo,que%20m%C3%A1s%20toman%20esa%20bebida

2. Según Ball Corporation, la única empresa dedicada a la producción de envases de aluminio en la Argentina. https://www.baenegocios.com/negocios/Despues-del-boom-cuales-son-los-nuevos-desafios-para-la-cerveza-artesanal-20220914-0086.html

3. Según el director ejecutivo de la Cámara de Cerveceros Argentinos, Alejandro Berlingeri: https://www.telam.com.ar/notas/202204/588395-inversion-industria-cerveza.html

*Cynthia Almeida, Gerente de Línea de Negocio Industrial Air

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE