Inflación y poca tasa: la corrida al dólar es inevitable

Compartí esta noticia !

Usar la inflación como estrategia para reducir la deuda en pesos puede transformarse en un arma de doble filo.

El equipo económico de Javier Milei, liderado por el ministro de economía, Luis Caputo, está utilizando la inflación como estrategia para reducir la deuda en pesos, aprovechando la baja de tasas en la moneda local (peso). Si los precios suben, la deuda podría disminuir en unos considerables $8,3 billones en términos reales.

Este escenario se presenta favorable para el emisor, es decir, el Estado. Sin embargo, para el ahorrista, la situación se torna compleja. Con la ausencia de activos que superen la inflación, se recomienda la inversión en bonos denominados en dólares. Este escenario se presenta favorable para el emisor, es decir, el Estado. Sin embargo, para el ahorrista, la situación se torna compleja. Con la ausencia de activos que superen la inflación, se recomienda la inversión en bonos denominados en dólares.

La estrategia de tasas en la economía argentina tiene sus pros y contras, dependiendo del punto de vista. Ninguna tasa de los instrumentos financieros locales puede competir con la inflación esperada del 25% o 30% para diciembre y enero.

Esto implica que, aunque los ahorristas pueden ganar nominalmente por los intereses generados, en términos reales experimentarán pérdidas. Para el Estado, en cambio, esta situación es positiva al reducir el valor de su deuda. Se trata de una estrategia autoinducida para abordar la deuda heredada.

Gráfico de Nery Persichini (GMA Capital)

Gráfico de Nery Persichini (GMA Capital)

Recientemente, el Banco Central bajó la tasa de interés del plazo fijo para personas físicas al 110%, generando una pérdida real de casi 20 puntos contra la inflación. Invertir en money market podría resultar en una pérdida del -80,1% (TEA) en los próximos tres meses, y para plazos fijos, la merma sería cercana al 77% (TEA). Recientemente, el Banco Central bajó la tasa de interés del plazo fijo para personas físicas al 110%, generando una pérdida real de casi 20 puntos contra la inflación. Invertir en money market podría resultar en una pérdida del -80,1% (TEA) en los próximos tres meses, y para plazos fijos, la merma sería cercana al 77% (TEA).

Te puede Interesar  La influencia del paquete de reformas y sus efectos (Segunda Parte)

A pesar de las implicaciones negativas para los ahorristas, el BCRA considera esta situación como positiva, ya que ve reducido el valor de su deuda. Según cálculos, si la inflación acumula un 87% en el próximo trimestre y el BCRA mantiene la tasa en 100% TNA, el stock de pases y Leliq se reduciría en un 32% en términos reales.

No obstante, la realidad actual de inflación hace que diciembre sea un mes difícil para los ahorristas. Se estima que el rendimiento de los pesos quedará rezagado en comparación con el aumento del costo de vida, mostrando una tasa real esperada de -77% (TEA), la más baja desde 1990.

En términos de la política monetaria, se espera una caída a -13% para diciembre, con la posibilidad de equilibrarse a medida que se estabiliza la inflación. En términos de la política monetaria, se espera una caída a -13% para diciembre, con la posibilidad de equilibrarse a medida que se estabiliza la inflación.

Según cálculos de Julián Yosovitch, los ahorristas perderán un 12,2% en términos de tasa efectiva mensual en diciembre, -14,8% en enero, -9,1% en febrero y -5,2% en marzo. Este escenario pronostica un verano complicado para los ahorristas, ya que las tasas no podrán seguir el ritmo de la inflación.

Ante la falta de instrumentos para vencer la inflación y la percepción de los bancos sobre las Leliq, las tasas en las curvas de pesos han caído a mínimos históricos. La curva CER muestra tasas en terreno negativo, evitando los bonos CER y favoreciendo instrumentos líquidos o bonos en dólares.

Gráfico de Nery Persichini (GMA Capital)

Te puede Interesar  El empresario indio que se convirtió en la tercera persona más rica del mundo, detrás de Musk y Bezos

Gráfico de Nery Persichini (GMA Capital)

Expertos sugieren precaución y liquidez, considerando que no hay atractivo en el CER corto. Ante tasas reales tan negativas, la liquidez parece ser la opción más sensata.

La dificultad de alcanzar un rendimiento del 30% en este contexto lleva a la recomendación de dolarizar las carteras. Buscar cobertura a través de bonos soberanos se presenta como una opción, considerando que una disminución en la brecha podría ser compensada por un aumento en sus paridades. Bonos como GD30 y GD38 son señalados como los favoritos.

Gráfico de Nery Persichini (GMA Capital)

Para aquellos que prefieran mantenerse en pesos, opciones como el dual de febrero a 2024 (TDF24) y el dólar linked a 2024 (TV24) se destacan por tasas anualizadas de 70% y 30%, respectivamente, compensando el aumento mensual del tipo de cambio.

Gráfico de Nery Persichini (GMA Capital)

Fuente Urgente24

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin